viernes, 24 de julio de 2009

EL LARGO Y CÁLIDO VERANO

Pensando en un título para mi nueva entrada me vino a la mente la gran película de Paul Newman, Joanne Woodward, Orson Welles y demás estrellas cinematográficas presentes en el film basado en los relatos de William Faulkner. Un título que nos viene de perlas, ya que nos encontramos ante un verano particularmente cálido y que, aunque no lo parezca, no ha llegado ni siquiera a su ecuador.

No sé en vuestras respectivas ciudades como os estará afectando el tema, pero desde luego, aquí en Madrid llevamos más de dos meses con temperaturas medias entre 32 y 38 grados a la sombra, exceptuando un par de días en los que se puede soportar mejor el estío. Hay noches que no consigo conciliar el sueño ni con el aire acondicionado puesto y lo de escribir en estas condiciones también se antoja complicado.

Afortunadamente estoy de vacaciones en el trabajo desde el día de ayer, con lo que las penas son menores. Hasta el día 1 de Agosto no me marcharé a la playa a descansar, que todos nos lo merecemos después de trabajar todo el año, pero en estos días quería avanzar, literariamente hablando, en los proyectos que tengo pendientes.

Para empezar estoy enfrascado en una profunda reestructuración de mi segunda novela. Gracias a los diferentes comentarios de la gente que ha leído la obra, y ayudado por los sabios consejos de escritores amigos que me dan su sincera opinión, me he dado cuenta del arduo trabajo que tengo por delante. Así que ni corto ni perezoso me he lanzado a la aventura: revisión de la perspectiva de la novela, teniendo en cuenta el punto de vista de los personajes principales; corrección ortográfica y sintáctica, revisión de los diálogos, continuidad en la narración y todas esas pequeñas cosillas que hacen que una novela pueda pasar el exigente filtro de agencias y editoriales. Y en eso estamos.

Como comprenderéis con este calor no es fácil concentrarse en una tarea que me está resultando más difícil de lo que yo creía. La fase de la corrección no es que sea una de mis favoritas, pero es estrictamente necesaria para llevar a buen puerto nuestros proyectos. Poco a poco voy avanzando con la obra y el resultado me está dejando bastante satisfecho, aunque sólo lleve un tercio de la novela. Intento no ponerme fechas, ya que esta tarea merece toda nuestra atención si queremos presentar un producto realmente acabado, pero me gustaría poder terminarlo para finales de verano. De ese modo podré luego bombardear a las agencias y editoriales al comenzar el otoño, que es una buena época en el mercado editorial de novedades.

Por otro lado muchos de vosotros comprenderéis mi desazón, ya que hace tiempo que no escribo nada nuevo, enfrascado en estas cosas. Multitud de ideas bullen en mi cabeza para futuras novelas, y algunas de ellas empiezan a tomar cuerpo. Empezaré a escribir mi tercera novela en cuanto acabe con las obligaciones que me he impuesto, pero no sé realmente que es lo que voy a escribir.

Me explico. Desde hace meses tengo en mente bocetos y esbozos de futuras obras, sin tomar verdadero cuerpo ninguna de ellas: la novela de terror psicológico cuyo embrión surgió hace 15 años; un thriller de intriga internacional con protagonismo patrio o una histórica basada en el medievo. Todas ellas tienen sus pros y sus contras, pero no tengo decidido nada todavía.

Y para complicar más el asunto, la semana pasada tuve una idea bastante original para una novela policíaca que podría dar mucho que hablar. Tendría que documentarme bastante bien para plasmar con verosimilitud lo que quiero contar, pero creo que podría ser una buena oportunidad. Quizás lo deje para más adelante, que tanta novela negra seguida puede agotar al más pintado.

Así que seguiré aplicándome en las correcciones antes de largarme a la playa, y quizás allí, mecido por las olas y la brisa marina, pueda decidir con más convicción en que voy a invertir mi tiempo después del verano. Aunque quizás, nunca se sabe, las musas se abatan sobre mí y me traigan una nueva idea que triunfe sobre las demás. Ya os contaré...

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Ánimo Armando. LA corrección es una ardua tarea en la que tu propia motivación y amor propio son las tablas de salvación, porque es algo muy necesario pero desagradecido que no tiene la frescura de las ideas que bullen cuando escribes por primera vez. Con eso claro, seguro que llegas a buen puerto en esa revisión, pues siempre una segunda vuelta te da una visión diferente de las cosas

Me encantaría que pronto empezaras a estar de nuevo enfrascado en algo nuevo. Espero que esas playas portuguesas te den la clave de por dónde empezar dentro de todas las ideas que tienes. Qué envidia me das
Yo seguiré disfrutando del Largo y Cálido verano en la capital , que también tiene su puntito.
Un abrazo.JC

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus palabras, JC. Espero que tengas razón y pueda acabar esa segunda vuelta del mejor modo posible.

Eso deseo yo también, que en breve comience con mi tercera novela. Sabes que estarás puntualmente informado de los avances.

Disfrutaré en las preciosas calas del Algarve buscando a las musas. Y mientras, me daré también un chapuzón a tu salud. Espero que no se te haga demasiado largo el verano en la capital.

Un abrazo.

Proyecto de Escritora dijo...

No te lo pienses y lánzate a escribir. A mi en verano no me cuesta escribir, eso sí, lo de corregir es otro cantar, cuesta en cualquier época!, pero supongo que mas ahora con el calor, por eso yo me dedico solo a escribir, ya pensaré luego en las correcciones, que solo de pensarlo...si tuviera dinero sobrante seguro que lo utilizaría para este menester...
Tu sigue tu lista de propósitos y seguro que te irá bien!
Besos!!

Maribel dijo...

Vaya, a todos nos dio por la corrección. Debe ser que el verano no nos permite escribir nada nuevo y aprovechamos para revisar lo ya escrito. Yo estoy igual, con mil ideas para nuevas novelas y sin ganas de ponerme a trabajar. Lamentable. Creo que el calor tiene la culpa. Por aquí estuvimos ayer y también hoy a más de 40 grados. Imagínate.
Ánimo con esas correcciones y a disfrutar del verano y de las vacaciones, seguro que vuelves de la playa con renovados ánimos y mucha fuerza. Besos.

Armando Rodera dijo...

Pues yo estoy un poco espeso con este calor, Elena. Y lo de las correcciones no me hace mucha gracia que digamos, pero he decidido terminarlas antes de lanzarme a un nuevo proyecto.

Ya nos queda menos para irnos a la playita. Seguro que después de descansar y cargar las pilas volvemos con un montón de ideas nuevas.

Besos.

Armando Rodera dijo...

No me extraña que estés así, Maribel, con este calor no hay quien pare. Yo también tengo varias ideas en la cabeza, pero creo que las guardaremos a buen recaudo hasta después del verano.

Muchas gracias por tus palabras. Espero que disfrutes del resto del verano. Y que avances con tus proyectos, claro está.

Un abrazo.

Alicia dijo...

Por el Pais Vasco algún día ha hecho bochorno, sin embargo se lleva muy bien el verano. La brisa del mar alivia y además por la noche refresca el ambiente.
Te deseo buen y provechoso verano.
Yo marcho, como tú, el día 1 cambiando de costa. Igual hasta nos vemos. Me integro muy bien en Cataluña donde pasaré unos días. No sé que tendrá el mar, aunque para fines de semana prefiero el interior.
Te animo a continuar con tus ilusiones y recuerda que tienes muchos aliados por si te llegases a extraviar en el camino.
Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Eso me ha dicho mi familia política, Alicia, que también habéis tenido algunos días bochornosos por allí arriba. Pero se lleva mucho mejor que aquí, claro. Espero que me haga buen tiempo la próxima vez que vaya.

No creo que nos veamos esta vez, yo marcho para el Algarve portugués. En Cataluña también tengo muy buenos amigos y es una tierra que me encanta. Espero que disfrutes de tus vacaciones.

Muchas gracias por tus palabras. Sabes que a ilusión no nos gana nadie y el esfuerzo dará sus frutos.

Un abrazo.

Daniel DC dijo...

Estimado amigo, me alegra que ya estés de vacaciones. Aprovecha la playa y medita con el mar (como buen Cáncer, nos entendemos); puede que te encuentres con la musa de la arena; ella te susurrará ideas asombrosas.

Las correcciones; parecen tediosas, pero si las entendemos, lograremos amarlas. Es cuestión de verlas con el siguiente enfoque: “Re-Visión.”

Armando Rodera es un nombre que luce espectacular en la portada de un libro. En un futuro no muy distante, disfrutaré sentándome cómodamente en un sillón, mientras leo la ópera prima de un gran amigo.

Ánimo hermano, sé que con tu esfuerzo, lograrás las metas trazadas.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Armando Rodera dijo...

Eso haré, amigo Daniel, meditar con las olas, a ver si me traen alguna idea maravillosa que plasmar después en papel.

Tienes razón en que las correcciones son tediosas, pero necesarias. Me las tomaré de esa manera, sabiendo que ya queda menos para empezar un nuevo proyecto.

Muchísimas gracias por tus palabras, querido amigo. No sabes lo importantes que son para mí. Ojalá llegue ese día que vaticinas y podamos celebrarlo como es debido.

Un fuerte abrazo.

Lola Mariné dijo...

¡Qué maravillosa pelicula y qué guapo estaba Paul Newman!
La verdad es que con estos calores cuesta ponerse ante el ordenador, pero tambien hay que aprovechar que tenemos mas tiempo. El verano pasado estaba con Katmandú,y ya ves el resultado.
Cada cosa a su tiempo.Toma nota de las ideas nuevas y dejalas madurar en tu cabeza mientras te centras en la corrección.
Y pasate por mi blog,hay algo para ti.

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Lola, ya no hacen películas como las de antes...

Tienes razón, cada cosa a su tiempo. Ahora me lo tomaré con más calma, primero terminaré con las correcciones y después, una vez maduradas las ideas, empezaré una nueva aventura.

Creo que me he adelantado a lo que decías de tu blog, o nos hemos cruzado por el camino, pero te había escrito hace un rato un comentario...

Un abrazo.

g.l.r. dijo...

Suerte con el proceso, Armando. Yo también tengo una novela pendiente de revisar, pero no consigo encontrar el momento o las ganas necesarias; prefiero escribir algo nuevo y así logro posponerlo.
Espero que logres tus metas y tengas éxito con Agencias y Editoriales.
Un saludo.
P.S.- Disfruta de las vacaciones.

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus palabras, g.l.r. Te entiendo perfectamente, dan más ganas de escribir algo nuevo que de ponerse con las pesadísimas pero necesarias correcciones.

Esperemos que el resultado merezca la pena, luego ya veremos que opinan en agencias y editoriales.

Disfruta también de tus vacaciones.

Un abrazo.

LaU. dijo...

¡Voto por el tema medieval!
Estoy leyendo Los pilares de la tierra y la verdad es que es un tema fascinante...

Armando Rodera dijo...

Bienvenida a este blog, Laura, es un placer contar con nuevos seguidores.

Casualmente yo estoy leyendo "Un mundo sin fin" y aunque me encanta Ken Follet, reconozco que me gustan más sus historias de acción o intriga.

Me llama mucho lo de escribir algo histórico, pero me tira también para atrás. Creo que es una ardua y complicada labor y el proceso de documentación debe ser exhaustivo. Lo pensaré de todos modos.

Gracias por pasarte. Saludos.

B. Miosi dijo...

28°C grados en Caracas, durante el día y por las noches 23°C, aquí el clima es así todo el año. Yo vi esa película en televisión y la recuerdo conmo: "Un largo y ardiente verano" ellos hacían pasar el aire del ventilador por una cubeta de hielo para que les refrescase del caliente verano...
La verdad, no recuerdo exactamente el tema, pero Paul Newman era un verdadero atraco.

Suerte con tus correcciones, Armando,
Besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Tampoco tenéis mucho frío por Caracas, Blanca. Allí es más estable la temperatura todo el año, pero aún así me parecen temperaturas bastante calurosas, sobre todo por la noche.

La película es buena y sobre el actor no os digo nada, que conozco a muchas mujeres a las que desde siempre les ha encantado Paul Newman. En general me gusta bastante el cine clásico americano, ya no hacen películas como esas.

Y sobre las correcciones, que te voy a contar que tú no sepas sobre lo dura que es esa etapa. Seguiremos aplicándonos en ellas, son un mal necesario para alcanzar nuestro objetivo.

Un abrazo.

Félix G. Modroño dijo...

Estimado Armando:
una de dos, o el mundo es muy pequeño o lo que es pequeño es el mundo literario y al final nos conocemos todos los escritores. Últimamente me venía paseando por tu blog (creo que lo descubrí a través de algún enlace de Pedro de Paz). Y hoy descubro que un tal Armando Rodera ha reseñado muy cariñosamente "Muerte dulce" en el blog llegirencasdincendi. Gracias, buen verano y buena suerte.

Armando Rodera dijo...

¡Qué sorpresa, Félix! Es un placer verte por aquí, y un honor contar con tus comentarios.

Desde luego que el mundillo literario debe ser más pequeño de lo que yo pensaba. No sabía que ya te paseabas por este blog, pero es una agradable coincidencia, claro está. Y más sabiendo que visitas también la página de Llegir, donde suelo hacer colaboraciones.

Me alegra saber que te ha gustado mi reseña. Tu novela "Muerte dulce" me ha encantado, al igual que a mi novia, paisana tuya. Y juntos hemos disfrutado de las descripciones de vuestra bella tierra.

Voy a sumergirme más tranquilamente en tu blog, que tiene muy buena pinta. Conocía la web de Fernando de Zúñiga, pero no dicha página.

Muchas gracias por tus palabras. Espero que sigas teniendo mucho éxito con tus novelas.

Un saludo.

Félix G. Modroño dijo...

Un fuerte abrazo, Armando.
¡Ah! Por cierto, como los procesadores de textos son muy traicioneros mira a ver si mi nombre está correctamente escrito en Llegir.
Hasta pronto.

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Félix. Ya se lo he comentado a Xavier, director de Llegir, para que lo subsane lo antes posible. Imagino que habrán sido los duendes cibernéticos...

Un abrazo.