lunes, 5 de octubre de 2009

EL SECRETO DE SUS OJOS

Después de las dos últimas entradas en este blog, recibidas con buena aceptación de crítica y público, me apetecía cambiar de registro por un día. En otras ocasiones he hablado de libros, autores o eventos literarios, pero en esta ocasión quería comentar mis impresiones sobre la última película que he visto en el cine.

Se trata de la maravillosa obra "El secreto de sus ojos", de Juan José Campanella. El aclamado director argentino, autor de ese film que llegó al corazón de tanta gente titulado "El hijo de la novia", nos sorprende en esta ocasión con una mezcla de thriller, cine negro y drama romántico todo en uno, con unos puntos de humor que te hacen carcajear sin remedio.


En ella se nos narra las vidas entrelazadas de unos personajes en Argentina a lo largo de los últimos 25 años. El protagonista, Benjamín Espósito, interpretado por el genial Ricardo Darín, es un oficial de Justicia que acaba de jubilarse. En sus largas horas libres, llenas de tedio y pensamientos hacia lo que podía haber sido su vida, decide emprender una doble aventura: escribir una novela basada en unos hechos reales y a la vez escarbar en ese pasado de frustraciones personales y profesionales.

La violación y asesinato de una joven recién casada es el punto de inflexión a partir del cual configurar la trama. Con unos flashbacks magníficamente ambientados, Campanella nos introduce en la investigación que tuvo lugar para atrapar al asesino. Espósito, acompañado del impagable Sandoval (el personaje más tierno, más irónico, pero a la vez con la vida más triste), se recorren el país intentando cumplir la promesa dada a Morales, marido de la fallecida: atrapar al sanguinario criminal.

En una época convulsa de la historia argentina, los protagonistas se enfrentarán a numerosas trabas. El personaje interpretado por Darín deberá hacer frente no sólo a la soledad de su vejez, sino a los errores del pasado que le vienen en oleadas a su mente al recordar los acontecimientos vividos con la excusa de escribir la novela. La búsqueda inacabada en su día le obliga a plantearse muchas cosas, entre otras su propia vida, su presente y el amor que no pudo llegar a alcanzar, aún teniéndolo delante de sus ojos durante tanto tiempo.

Una impecable fotografía, acompañada de una fabulosa puesta en escena (no se pierdan la recreación de un partido de fútbol del Racing de Avellaneda) y el excelente trabajo de todos los actores dan lustre a un guión muy bien escrito por Campanella y Eduardo Sacheri, autor de la novela "La pregunta de sus ojos", en la que está basado el film.

En definitiva, una película que te llega directamente al corazón, haciéndonos reflexionar sobre la verdadera importancia de las cosas que nos rodean: el amor, la amistad, la ética en el trabajo, la palabra dada a otra persona. Y sobre todo, el no dejar escapar las oportunidades que se te presentan en la vida, ya que ese tren que se pierde es posible que nunca vuelva a pasar ante ti.

20 comentarios:

Daniel DC dijo...

Interesante entrada Armando. Tuve la oportunidad de ver la película “El hijo de la novia” y me fascinó la temática, dirección y actuación.

Por tu reseña y recomendación, esperaré a ver si la distribuyen en Estados Unidos; de lo contrario esperaré su transferencia al DVD.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Armando Rodera dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Daniel. Efectivamente, "El hijo de la novia" era una estupenda película, pero esta me ha cautivado también.

No te arrepentirás de verla, eso seguro. Del mismo director te recomendaría también una serie que hizo para una televisión privada en España. Se titula "Vientos de agua" y puedes obtener más información aquí:

http://www.vientosdeagua.com.ar

Gracias por pasarte.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Soy poco de cine pero la tendré en cuenta. Está muy bien cambiar de registro de vez en cuando y adentrarnos en otros temas. Un abrazo.

Deusvolt dijo...

A mí me ha parecido una muy buena entrada, Armando. Estoy con Maribel: es bueno cambiar de registro y además la peli lo merece.
Lo tendré en cuenta porque todo el mundo habla muy bien de ella.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Pues a mí me gusta muchísimo el cine, Maribel, pero voy menos de lo que quisiera. Y esta película lo merece, desde luego.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Bienvenido a este blog, Deusvolt, y gracias por tus palabras. Tenéis razón en que es bueno cambiar de registro de vez en cuando, lo tendré en cuenta para futuras entradas.

No os arrepentiréis de ver la película, os lo aseguro.

Un abrazo.

Alicia dijo...

Intentaré verla.

Armando me encanta la magia del cine. Sin embargo me pasa como a muchos...el tiempo. Los días se pasan y sin parar un instante siempre me queda algo por hacer.

Me gusta tu vocabulario próximo. Transmites perfectamente lo que te propones. Eres muy versátil, lo mismo bordas una crónica de una presentación literaria, cómo nos cuentas unas vacaciones o nos regales un buen relato.

Por último, gracias por ese paseo que has dado sobre nuestro manto blanco. He visto tus huellas. Gracias a ti por ofrecernos buen material del que aprender y del que poder presumir.
Besarkadatxu bat

Rafael Ayerbe dijo...

Buenas Armando. Esta película desde que vi un reportaje previo a su estreno me la apunté para verla.
A mí también me fasciona el cine. De hecho, voy anotando en un documento las películas pendientes que tengo que ver.
Muy buena entrada. Un saludo.

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Alicia, siempre nos falta tiempo para algo. ¡Hay tantas cosas por ver y por hacer!

Me ha gustado eso de la versatilidad, je, je. Es cierto que últimamente estoy haciendo cosas diferentes, y con comentarios como el tuyo sé que debo seguir por ese camino.

En la nieve sabes que me pierdo un poco y por eso se notan más mis huellas al llegar. Gracias de nuevo por tus palabras y por tu apoyo, es muy importante para mí.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Pues pon esta película de las primeras de la lista, Rafael, no te arrepentirás.

Yo también soy un enamorado del cine. Tengo una colección de cine clásico americano y de vez en cuando vuelvo a ver esas películas míticas, que nunca pasan de moda. Pero el film que recomiendo es también una muy buena opción.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Marta Abelló (martikka) dijo...

Soy seguidora de Campanella y sobretodo de mi adorado Ricardo Darín, así que he visto casi todas sus películas (o todas, ya no sé). Esta tampoco me la puedo perder y menos aún con ésta estupenda reseña.
Pobre Vientos de agua, una serie tan buena y tan maltratada por mor de las audiencias. (No, si viendo las audiencias que tiene por ejemplo Sálvame, no me extraña que el nivel de este pais no aceptara una SERIE como Vientos en un horario normal. Recuerdo que la acabaron dando a las 2 y 3 de la madrugada y encima variando las horas) Yo la compré en DVD, no hay de otra.


¡Gracias!

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Marta, no te la puedes perder. Me gusta mucho Campanella y no te voy a hablar de Ricardo Darín (esa fantástica "Nueve reinas").

Tienes razón con lo de las audiencias y el nivel cultural de los programas que gustan a la gente, que le vamos a hacer. Lo que hicieron con "Vientos de agua" fue denigrante. Una magnífica serie con la que yo también sufrí por sus cambios horarios, aunque afortunadamente me hice con ella para disfrutarla como se merece y estoy pensando en volverla a ver.

Así que no tardes mucho en ir al cine, ya sabes lo que duran este tipo de películas en cartel. Y que la disfrutes!!

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola Armando.
Las películas de Campanella suelen ser solventes. Las hay mejores y peores pero todas ellas respiran el mismo ambiente y la misma sensibilidad en el tratamiento de temas cotidianos, cosa que las hace muy cercanas y entrañables.
Me apunto esta recomendación que haces. Hasta ahora para mí la favorita es " El mismo amor, la misma lluvia", todo un alegato a la lucha interior de las personas por salir de las malas rachas.
Un abrazo.JC

Lola Mariné dijo...

Ya le tenía ganas a esa peli, pero ahora con tu comentario, todavia más.
Saludos

B. Miosi dijo...

Armando, paso un poco tarde, pero paso:)

Me han gustado las reflexiones finales, muchas veces tenemos al lado a una persona, (no necesariamente tiene que ser la pareja), para darnos cuenta de su valía como ser humano, si una película además de tener buena fotografía, buenos autores y un buen guión, deja un mensaje claro, creo que ha cumplido con su finalidad. No había oído de ella, tal vez la consiga en DVD.

Gracias por la reseña.

Besos!
Blanca

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Juan Carlos, las películas de Campanella tienen algo especial. No gastan millones de dólares en escenarios fabulosos o efectos especiales que te dejan con la boca abierta, pero ahí radica la magia de sus imágenes: en la sencillez. Y con todo ello, el director siempre consigue llegarnos al alma.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Pues no lo pienses, Lola, reservate un hueco y verás como merece la pena ir a ver esta película.

Saludos.

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Blanca, esas son las películas que me gustan más. Las que te hacen pasar un buen rato y además te obligan a reflexionar sobre aspectos de tu vida sin moralizar a nadie.

Si la consigues ya me contarás. Espero que te guste.

Un beso.

Sonia dijo...

Coincido contigo, la película también me encantó.

Armando Rodera dijo...

Bienvenida al blog, Sonia. Me alegra saber que también te ha gustado la película.

Un saludo.