sábado, 24 de octubre de 2009

SUECIA: ESTADO DEL MALESTAR

En una semana bastante agitada quise relajarme un poco asistiendo a algún evento literario de esos que tanto nos gustan, y que hacía tiempo no frecuentaba. Y nada más fácil esta semana, puesto que se está celebrando en Getafe, una ciudad al sur de Madrid, su segundo festival de novela policíaca: Getafe Negro.

Me llamaron la atención varios de los actos programados, pero muchos eran por la mañana. Decidí acudir una de las tardes al coqueto y remozado Centro Municipal de Cultura de la ciudad getafense, con motivo de una mesa redonda con un título particular. Suecia: estado del malestar. Según el programa del acto, la nueva hornada de jóvenes escritores suecos, moderados por Lorenzo Silva, hablarían sobre el gran éxito de la literatura negra sueca, incidiendo en la debacle del estado del bienestar en su país, aparentemente uno de los más avanzados del mundo.


A simple vista parecía un acto muy interesante y os puedo asegurar que no me equivoqué. Finalmente estuvieron en la mesa el escritor Jens Lapidus, la escritora Asa Larsson y la también escritora, ya conocida por muchos de vosotros, Mari Jungstedt. Los dos primeros hicieron sus intervenciones en inglés, y aunque se les entendía bastante bien, la presencia de sus dos traductoras nos sacó de algunas dudas. Mari Jungstedt habla un muy correcto castellano, así que por ese lado no hubo problemas.

Al acto acudieron unas cien personas aproximadamente y fue muy ameno. Yo pensé que el tema de la traducción simultánea le restaría fluidez y vistosidad, pero nada más alejado de la realidad. Las traductoras hicieron un trabajo impecable y los autores se relajaron, con constantes bromas que entusiasmaron al público asistente.

Lorenzo Silva les lanzaba una pregunta y después iba contestando cada uno, después de hacer una breve presentación de cada autor. En sus contestaciones ahondaron en el punto de vista que cada uno utiliza en sus narraciones, apoyándose en sus respectivas profesiones. Lapidus es abogado criminalista y escribe metiéndose en el papel de los supuestos "malos" de la película: los criminales.

Mari Jungsted es periodista y eso le sirve para documentarse muy bien y desarrollar a uno de los personajes principales de sus novelas, el reportero Johan Berg. Nos comentó que ella estaba interesada en la niñez, en los problemas que surgen en esa época tan difícil y las repercusiones que tienen más tarde: acoso escolar, violencia contra los niños, alcoholismo y problemas familiares diversos, pederastia, etc. En su infancia ella misma sufrió alguno de estos inconvenientes y por todo ello quiere tratarlo en sus obras para ayudar de alguna forma a erradicar esta lacra.

Asa Larsson es también abogada, pero en su caso fiscal, y confesó que era el trabajo más aburrido del mundo. De forma espontánea nos contó también como de joven fue captada por una iglesia un poco especial, más cercana a una secta. Uno de esos sitios donde anulan la personalidad y te dicen lo que tienes que hacer. Por eso no le tiene mucho aprecio a las estructuras piramidales donde los de arriba, gracias a su poder, machacan a los de abajo, los más débiles: Iglesia, Ejército o cualquier estructura parecida. Dice que quizás es la razón de que en sus novelas aparezca muertos muchos clérigos y policías, llevándose la reprimenda de familiares metidos en esos ámbitos.

Cada uno tiene su propio microclima para hablar de la sociedad sueca en sus novelas: Estocolmo, una ciudad norteña, cercana al Circulo Polar Ártico o la supuestamente tranquila isla de Gotland. En esos espacios tejen sus tramas, tratadas desde diferentes puntos de vista. Y en ellas reflejan, casi como en un espejo, los diferentes horrores a los que se enfrenta la sociedad sueca: corrupción, crimen organizado, asesinos en serie o mafias delictivas. Nos aseguraron que Suecia, en la vida real, no es el paraíso que se supone. No sólo en España, confirmaron que sobre todo en el sur de Europa (Francia o Italia, por ejemplo), tenemos una visión idílica de los suecos, cuando tienen una de las tasas de criminalidad más altas del viejo continente.


Por supuesto, salió el tema del famoso Stieg Larsson. Y aunque a Mankel no le parezca bien, estos jóvenes escritores paisanos suyos defendieron a capa y espada la labor del fallecido autor de la saga Millenium. Debatieron sobre las causas de su éxito en particular y el resto de novela negra sueca en general, en una charla amena y distendida.

El acto terminó con un turno de preguntas desde el público, donde muchos de los asistentes intervinieron con cuestiones muy incisivas. El tiempo se echaba encima, tenían otros actos previstos y hubo que abreviar, aunque el debate se había animado muchísimo y podíamos haber estado allí durante horas. A mí se me hizo muy corto, y eso que duró hora y media. Al final, hasta yo me reía de las intervenciones en inglés sin esperar a las traducciones, cuando mi duro oído se fue amoldando a escuchar en un idioma que no es el mío y con el que no estoy muy acostumbrado a tratar desde hace bastante tiempo.

En definitiva, una tarde muy entretenida, en la que aprendí bastante de escritores jóvenes y exitosos, quedándome con ganas de seguir asistiendo a actos de esta semana negra tan bien organizada. Pero de eso os hablaré en siguientes entradas.

14 comentarios:

Deusvolt dijo...

Armando, qué envidia me das. Ha sido una entrada estupenda y me has hecho pensar que me encontraba allí escuchando a esos escritores y escritoras. Por lo que dices, la semana negra de Getafe estaba estupendamente organizada, siendo de primer nivel.
Da gusto leer cosas así.
Un saludo.

Proyecto de Escritora dijo...

Si que suena interesante, encima con Lorenzo Silva, jeje y en Getafe!!, yo a ver si puedo ver algo esta tarde, que estoy un poco pocha.
De todos modos me hace gracia lo que comentas que defendieron a Larson, estaría bueno también, porque gracias a él nos están llegando los trabajos de ellos.
Espero que nos cuentes próximos actos a los que acudas, ya que nosotros no podemos verlos.
Un beso!!

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus palabras, Deusvolt. Me alegra saber que he podido trasladaros medianamente lo que allí se vivió.

Desde luego, la organización del festival de Getafe me ha parecido estupenda y ayer pude volver a comprobarlo. En próximas entradas os lo contaré.

Saludos.

Armando Rodera dijo...

Pues sí, Elena, super interesante. No sé si finalmente te pasaste ayer por la tarde, yo estuve en tu pueblo todo el día y aprendí una barbaridad...

Claro, estos autores son jóvenes y han aprovechado el tirón de Larsson. Mankel lleva muchos años en esto y el autor de Millenium le pareció un advenedizo, pero la nueva hornada tiene que defenderle.

Tranquila, en próximas entradas seguiremos hablando del festival de Getafe Negro.

Un saludo.

Daniel DC dijo...

Gracias por traernos esta entrada estimado amigo. Es interesante saber lo que se mueve en literatura sueca.

Espero tus próximas entradas.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Armando Rodera dijo...

La novela negra sueca ha sido el tema fundamental de la semana de actos en este festival, Daniel, aunque también he visto otras actividades muy interesantes que ya os contaré.

Un abrazo.

Xavier Borrell dijo...

Que bueno hubiera sido estar allí. Bueno Al menos disfrutaste y nos lo has podido contar.

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Xavier, este acto estuvo muy interesante, al igual que el resto de eventos a los que he podido asistir durante este festival negro-policíaco.

Un saludo.

Alicia dijo...

Armando,con respecto a ese Festival de Novela Policíaca de Madrid, Getafe Negro, en colaboración con Escuela de Escritores y Visit Sweden, que sepas que se convocó el Concurso de Microrrelatos Getafe Negro 2009 con motivo de esta II. Como no podía desplazarme a Madrid al menos he participado en este concurso. Daban la primera frase y se continuaba hasta máximo de cien palabras.
Se han presentado más de 1700 micros. Ya dieron el dictamen que me ha defraudado por qué había, según mi criterio, mucho mejores que el premiado y los dos seleccionados.
Creo que voy a abusar de tu confianza y voy a insertar el micro, creo que es una manera de completar tu excelente crónica.

SENTENCIA JUSTICIERA

LA SANGRE SOBRE LA NIEVE ES MÁS ROJA pensó mientras exhalaba abundante vaho a través de sus labios carmín
La luna llena reflejaba su luz en el inmenso manto blanco. Un charco rojo brillante empezó a deslizarse al lado del cuerpo, ya inmóvil.
Dejando el cadáver tendido entre los matorrales, se dirigió a un pequeño riachuelo aún sin helar. Con sumo cuidado, se quitó los guantes de lana y lavó la navaja con la qué le había dado la puntilla justiciera. De camino, en una especie de callejón próximo a su casa, se quitó los botines de suela ancha y se puso mocasines Introducidos en una bolsa de plástico, junto con los guantes, la depositó en el contenedor de recogida de ropa usada. La navaja en un agujero de una cañería oxidada.
-Éste no volverá a tocar jamás a ninguna niña-sentenció la juez mientras se disponía a revisar la causa del día siguiente.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Armando, leyendo tu crónica uno siente envidia sana y maldice su horario que le impide a uno aisitir a estos actos. Espero que la afición que compartimos por la novela negra sueca nos lleve a alguna charleta interesante. Yo sigo enganchado con la serie de Kurt Wallander de Henning Mankell.
Un abrazo.JC

Armando Rodera dijo...

Sabía lo del concurso de microrrelatos, Alicia. Lo había visto en la web de Getafe Negro y luego os leí a vosotras en la nieve. Había pensado participar, pero al ver que había ya chorrocientos relatos inscritos se me quitaron un poco las ganas y decidí participar mejor como espectador a los actos en sí.

De todas maneras, me parece un excelente colofón para la crónica.

Saludos.

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Juan Carlos, los horarios no son compatibles para alguien que trabaja a jornada completa. Incluso yo, que tengo jornada de mañana, me perdí algunos actos muy interesantes que hicieron en horario matutino. Todo no puede ser, claro...

Tengo ganas de leer a Mankell, ya lo sabes, tendré que sacar un huequecillo. Y por supuesto, será muy interesante charlar sobre el particular.

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Como siempre, Armando, nos traes una de tus completísimas crónicas del mundo literario.

Es curioso cómo cada autor toma parte de sus experiencias personales y las refleja en su obras, especialmente cuando se trata de novelas del género policial, o negro.

Supongo que debe dar mucha credibilidad hablar de secta, religiones, o doctrinas a las cuales se ha pertenecido, así como hay abogados criminalistas que deben tener un cofre lleno de historias dónde inspirarse.

Pienso que crear una novela de la nada, es decir valiéndose sólo de la imaginación, por supuesto, siempre documentándose para no cometer errores, tiene mucha más validez. Sin embargo, estas autoras y autores, parecen haber encontrado la clave del éxito, ¿será que existe una fórmula para escribir novelas negras exitosas? o ¿tal vez que ser nórdico sea la clave?

Te felicito, Armando, llego tarde, pero llego!

Un abrazo,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Tienes razón, Blanca, yo pensaba sobre lo mismo el otro día, al escuchar las intervenciones de este acto y el que voy a contar a continuación. Estos escritores son periodistas, abogados u otras profesiones que les permiten estar al cabo de numerosos detalles en una trama policíaca. Y eso siempre ayuda, porque sólo tienen que narrar algo que conocen muy bien.

Para los que nuestras profesiones no son tan interesantes sólo nos queda tirar de imaginación y documentación. Y creo que, quizás, el resultado es más gratificante al haber creado una obra desde la nada.

De todas formas, es cierto que lo sueco está de moda. Pero creo que sin el tirón de Larsson, estos escritores tampoco hubieran tenido tanta aceptación en el resto de Europa, aunque escriban bastante bien.

Un saludo.