martes, 17 de noviembre de 2009

LA FIESTA DE ORFEO

El otro día tuve la suerte de asistir a la presentación en Madrid de la obra titulada "La fiesta de Orfeo", primera novela de ficción del periodista y escritor Javier Márquez. El acto tuvo lugar en la conocida librería madrileña "Estudio en Escarlata", lugar que el autor eligió por poderosas razones que explicaré más tarde.


La presentación estuvo a cargo del escritor Pedro de Paz, autor con el que ya he coincidido en algún otro acto y que siempre nos regala intervenciones muy amenas y didácticas. Presentó en primer lugar al autor, Javier Márquez, joven escritor sevillano que después de publicar con bastante éxito obras de carácter cuasi biográfico sobre grandes leyendas de la música, decidió lanzarse al abismo de la novela de ficción. Y nada mejor que hacerlo con esta obra sugerente, una entretenida novela de misterio con cierto aire detectivesco a lo Conan Doyle, con lo que el presentarla en una librería llamada como una de las grandes obras del escritor británico le venía como anillo al dedo.

Después de hacernos una breve sinopsis sobre la obra, el maestro de ceremonias cedió la palabra al autor. Javier Márquez nos deleitó durante más de una hora hablando sobre el proceso de creación de esta magnífica novela. Nos comentó algo muy curioso que, según él, no debía mencionar en público: comenzó a escribir dicha obra sólo por el placer de terminar una novela con los ingredientes que más le atraían, por ver si era capaz de lograr su objetivo. Un mero acto de entretenimiento con el presumible final de acabar guardado bajo siete llaves en un cajón de su escritorio. Afortunadamente no fue así y todos podemos disfrutar ahora de dicha historia.

Javier Márquez no quiere ser catalogado de gran literato. Se considera un narrador, un contador de historias y sólo quiere entretener. Aunque eso conlleve que algún lector le haya comentado, casi echándole en cara y muy sorprendido, que ciertos pasajes de su obra son "demasiado literarios". Escribe de una manera muy cinematográfica, sin darle pausa al lector, y haciendo que nos veamos abocados a seguir a los protagonistas de su obra en una trama con ritmo trepidante, pero sin descuidar un estilo propio muy bien trazado.

Nos contó cual fue el origen, el germen del que salió su opera prima. La manera en que se documentó para la novela, de una forma casi exhaustiva, aunque luego no llegara a utilizar toda esa documentación para la trama. Sus viajes a Inglaterra, buscando detalles que le ayudaran a crear la atmósfera perfecta para esta historia con mayúsculas. Y a fe que lo consiguió.

El autor, mitómano reconocido y convencido, nos habló de los numerosos guiños que aparecen en su novela, sobre todo cinematográficos, aunque también alguno literario o musical. Entre el público asistente se mencionaron algunos de esos guiños, sin dar demasiadas pistas para el que no hubiera leído la novela. Incluso nos sorprendió con comentarios que le habían hecho algunos lectores sobre posibles guiños que, sin él saberlo, pensaban dichas personas que estaban incluidos en la trama, refiriéndose a determinados personajes conocidos.

Luego llegó el turno de preguntas de los allí reunidos y la presentación, casi convertida en una charla entre amigos, derivó hacia jugosísimas anécdotas con las que todos los allí presentes disfrutamos como enanos en aquel microcosmos cargado de historia literaria. El consabido turno de la firma de libros puso el punto y final al evento en sí.

Aunque quedaba casi lo mejor. Después del acto casi todos los asistentes al mismo nos dirigimos hacia un bar cercano, donde poder seguir charlando informalmente sobre nuestra pasión común: la literatura. Allí disfrutamos de unas cañas en grata compañía, acompañados por Pedro de Paz, Javier Márquez o el también escritor Jorge Magano, mientras hablábamos del porvenir de la literatura, de proyectos presentes y futuros, y de la marcha del sector editorial en general. Unas lecciones impagables que, como todo escritor novel que se precie, intenté absorber al máximo para seguir aprendiendo a moverme en este difícil mundo.

18 comentarios:

Alicia dijo...

Armando, tras el brindis por el primer año y sin dejar que las burbujas se te suban a la cabeza retomas el rumbo ya que cómo bien escribió el poeta "caminante no hay camino, se hace camino al andar".
Gracias de nuevo por esta explendida labor. Tú haces importantes a los protagonistas de tús crónicas, espero que se vayan dando cuenta de lo importante que vas siendo tú.
Musuak

Deusvolt dijo...

Excelente entrada, Armando.
Se te ve feliz entre escritores. Gracias a eso vas haciéndote a la idea de cómo es el mundo editorial por dentro, y como eres tan generoso, nos haces partícipes de esa visión.
Por la parte que me toca, muchas gracias.
Da gusto ver que la gente se muestra tan campechana, y que se puede hablar de literatura tomando unas cañas.
Como debe ser.

Un abrazo.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muchísimas gracias, Armando, por esta crónica detallada y tan amable con el autor y su obra. Sin duda una de las mejores cosas de la presentación fue conocer a nuevos amigos y colegas como es tu caso.

Gracias, de verdad.

Un fuerte abrazo

Armando Rodera dijo...

Claro, Alicia, después de las celebraciones hay que volver a ponerse las pilas. Ya sabes, la inspiración te tiene que pillar trabajando...

Gracias de nuevo por tus palabras. Yo sólo os intento transmitir mis impresiones de los actos a los que acudo. Si además lo paso bien, conozco gente interesante y aprendo cosas nuevas, pues eso que llevo ganado.

Un beso.

Armando Rodera dijo...

Muchas gracias, Deusvolt. Es cierto, me siento feliz entre escritores y me gusta charlar con ellos.

Que me cuenten sus experiencias, sus proyectos o sus desvelos, haciéndome partícipe de ellos, me llena de orgullo. Ya me voy soltando yo también y creo que son experiencias enriquecedoras que te hacen madurar como escritor.

Un saludo.

Armando Rodera dijo...

Es un placer verte por aquí, Javier. Gracias a ti por hacernos disfrutar con tu magnífica obra y con la presentación en sí.

Fue un acto tan distendido y ameno que se nos pasó el tiempo volando, mientras nos deleitábais con esas anécdotas tan interesantes.

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Armando, te siento tan cómodo en estos actos de presentación de libros que pareciera que has nacido para deleitarnos con tus crónicas, si a esto agrego lo buen escritor que eres, es más que posible que algún día seas tú quien esté presentando un libro, y tal vez yo haciendo una crónica. Eso sí, desde lejos y con mucha imaginación.

Conozco a través de Teo Palacios a Javier Márquez, y las referencias son muy buenas, le deseo el mejor de los éxitos con su nuevo libro.

Un abrazo, amigo,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Es cierto, Blanca, me siento muy a gusto en esos actos. Disfruto en ellos y aprendo muchas cosas. Luego intento plasmarlo lo mejor que puedo en mis crónicas y con vuestras palabras me animáis a seguir haciéndolo.

Ojalá llegue ese día que tenga que hacer yo mi propia presentación (aunque lo pase fatal y me muera de vergüenza). Por supuesto, estaría encantado de que hicieras esa posible crónica, y más encantado estaría de que pudieses acompañarnos en ese acto.

Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Maribel dijo...

Excelente crónica, como siempre, en un terreno en el que te mueves de maravilla. Cuando alguien disfruta con lo que hace se nota, porque mima las palabras con las que lo cuenta. Eso te pasa a ti.
Un abrazo.

Proyecto de Escritora dijo...

Seguro que se aprende un montón en estas presentaciones a las que asistes, seguro que coges muchas notas, jeje, para el día en que seas tú el que presente su libro. :)

Besos!!

Armando Rodera dijo...

Muchas gracias, Maribel. Tienes razón en lo que dices, disfruto mucho en esos actos y luego os lo intento contar a mi manera, para haceros partícipes de unas tardes estupendas en las que se palpa el amor por la literatura.

Saludos.

Armando Rodera dijo...

Yo sí estoy aprendiendo mucho, Elena y aunque sean notas mentales si me intento quedar con lo más importante. Pero tranquila, si llega el día que me toque presentar a mí estaré tan nervioso que no me acordaré de nada de lo que haya visto anteriormente, je, je

Un saludo.

Daniel DC dijo...

Armando, cada vez que asistes a una presentación literaria, ganas experiencia y nos deleitas con tu crónica.

Comparto la opinión de los comentaristas: siento tu alegría.

Sigue así mi estimado amigo; pronto serás tú a quien le hagan la crónica.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Armando Rodera dijo...

Es cierto, Daniel, voy ganando experiencia que espero me sirva para más adelante.

Disfruto en los actos y disfruto mientras os narro mis experiencias, y me satisface que notéis mi alegría.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

ROSARIO GONZÁLEZ VERA dijo...

Un gusto encontrar tu blog. Bello es el camino de tus letras.

Atentamente.

Rosario

Armando Rodera dijo...

Bienvenida a este blog, Rosario. Muchas gracias por tu comentario, es un orgullo para mí.

Saludos.

Eduard Pascual dijo...

Interesante, y muy amena, crónica literaria de esa presentación. Además, has despertado el interés en la lectura de la obra. Por ti la busco y la compro, ya es algo que puede agradecerte su autor. Un abrazo, amigo mío.

Eduard Pascual

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus palabras, Eduard. Me alegra saber que te ha gustado la crónica y si encima eso te hace buscar el libro, pues mucho mejor. Espero que disfrutes con la novela y tendré que pedirle comisión al autor, je, je.

Un abrazo.