miércoles, 21 de enero de 2009

EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR

Después de los últimos sinsabores sufridos en torno a la publicación de la novela, aquella historia decepcionante que os conté sobre el fallido proyecto de coedición, tenía que mirar hacia delante y seguir caminando por esa famosa senda que recorría. No me iba a amilanar por un pequeño traspiés. Afortunadamente había salido con bien de todo aquello, moral y económicamente, así que no servía de nada lamentarse.

No era una guerra perdida, ni siquiera una batalla entregada. Quizás una pequeña escaramuza que a lo sumo dejaba ligeros rasguños en la coraza impuesta para adentrarme en el difícil mundo de la literatura. Imaginaba que era sólo el principio, que ésta es una carrera larga y difícil, casi una prueba de resistencia. Eso sí, esperaba no desfallecer en el intento, como el bueno de Filípides en la famosa carrera que dio nombre al actual maratón.

De todos modos durante esa época estaba más pendiente de otros asuntos, ya que tanto en mi vida profesional como personal todo dio un giro inesperado, en este caso para mejor. Con tanto cambio y hasta que logré aclimatarme de nuevo, en mi mente no quedaba mucho hueco para divagaciones diversas sobre proyectos inacabados. Así que recargué las baterías y me puse en marcha de nuevo.

Sin abandonar la búsqueda de editoriales o de cualquier otro camino que me permitiera llevar a buen término lo ya planteado, decidí comenzar una nueva novela. Diversas ideas batallaban en mi cabeza, pero al final ganó una de las opciones que más me llamaban la atención, pues quería averiguar si era capaz de afrontar con garantías un mayúsculo reto: escribir una novela negra.

Así que durante unas semanas me empapé todo lo que pude de novela policíaca, negra o de thrillers con tramas detectivescas. Devoré clásicos de Agatha Christie o Conan Doyle. Abogué por famosos escritores actuales, tanto extranjeros como españoles: Michael Connelly, Andrea Camilleri, Patricia Cornwell. Los más allegados a nosotros como Lorenzo Silva, uno de mis preferidos o el insigne Montalbán. Descubrí auténticas joyas de las letras patrias, como Juan Ramón Biedma o Gómez Ledesma. Y tantos y tantos otros...

Quizás me decantaba más por el subgénero policial, dentro de la novela negra. Una trama con buenos y malos, donde al final se descubriría al autor de los crímenes. Alejado quizás de los cánones de la tradicional novela negra norteamericana surgida al albor de la crisis del 29, con aquellos personajes típicos de Raymond Chandler o el inefable Hammett. Apoyado todo ello por mis gustos personales a la hora de leer: una trama que enganchara, con un ligero toque a thriller de esos que no te dejan respirar ni dejar de leer cuando estás absorto intentando dilucidar que pasará a continuación.

La semilla estaba ya plantada, los personajes esperando para salir a la palestra. Esta novela no iba a ser escrita en primera persona, sino que pretendía meterme en la piel de cada participante en la trama, pero todo relatado en tercera persona. Quería sentirme policía y asesino, investigador y delator, periodista de sucesos o testigo de cargo. Un trabajo arduo y agotador, pero muy gratificante y que esperaba diera los frutos apetecidos.

Así que metido de lleno en la vorágine de una nueva aventura, me sentía como el director de pista en un circo imaginario, a escasos segundos de pronunciar las palabras mágicas: "El espectáculo debe continuar".

jueves, 15 de enero de 2009

UNAS PEQUEÑAS PISTAS

Antes de retomar el pulso de mis avatares literarios quería escribir una entrada ligera, para pasar el fin de semana sin dificultad. Prometo que no tardaré en relatar en un post con más enjundia parte de las siguientes desventuras de este aprendiz de escritor.

Igual que me debo a los lectores de este blog, creo también importante mencionar aquí a los seguidores o visitantes casuales de mi otra web, la dedicada expresamente a mi opera prima: "El enigma de los vencidos". He recibido por diferentes medios algunas apreciaciones sobre dicha página y con este pequeña entrada espero poder ayudar a dichos solicitantes.

En general la página ha gustado bastante y aunque tiene menos visitas que el blog (algo totalmente entendible tratándose de algo estático, sin movimiento o cambio alguno desde que fue creada), también está teniendo una buena aceptación. Ha llegado a mis oídos los esfuerzos de algunos internautas por resolver los enigmas planteados en la sección de Juegos. Algunos han conseguido las tres claves, otros sólo alguna y también se da el caso de no haber podido solucionar ningún acertijo. No hay problema ya que voy a hacer caso a los visitantes de la página, dando alguna pista más jugosa para poder terminar las pruebas.

Os dejo aquí unos datos que seguro ayudan a los más intrépidos en la solución de los juegos.

Enigma visual: La estatua se encuentra en unos jardines aledaños a la Plaza de Oriente de Madrid, yendo en dirección Plaza de España. Pertenece a un soldado español muerto en la guerra de Marruecos en 1909 y su nombre era Luis...

Enigma matemático: En este caso sólo os puedo decir que me basé en un acertijo publicado por Sam Lloyd en su genial Cyclopedia of Puzzles. Simplemente cambié las cifras, así que he comprobado que con la acertada combinación de palabras el señor Google nos da la respuesta. Seguro que ahora tenéis más suerte.

Enigma lingüístico
: Salido directamente de mi calenturienta imaginación, con éste no hay buscador de Internet que valga. En la primera estrofa está escondido el apellido de un afamado poeta sevillano de la época romántica, muerto a la edad de 34 años. En la segunda estrofa están todas las letras de una de sus obras más conocidas, pero todas cambiadas de posición. Insigne compañera de otras similares, con golondrinas, balcones, besos y pupilas azules...

Espero que estas pistas os lleven por el camino correcto. Una vez obtenidas las claves, os recuerdo que podéis acudir a continuación a la sección de Descargas. Allí podréis obtener pequeños fragmentos de mi novela, uno con cada clave.

En mi próxima entrada relataré como enfoqué mis andanzas literarias después de los anteriores acontecimientos. Lejos de asustarme u olvidarme del objetivo planteado, cogí al toro por los cuernos y me lancé de cabeza a una nueva aventura. Y creo que no fue mala elección después de todo, el tiempo lo dirá. Aprendí una barbaridad por el camino y fue sólo el embrión de todo lo que vino después. Gracias a pequeños detalles de esa época, que os contaré con gusto, tengo el honor hoy en día de compartir experiencias con vosotros.

No quiero aburriros más. Os deseo un feliz fin de semana a todos y espero que la semana entrante sea muy fructífera. Ojala alguno de los frentes abiertos nos traigan buenas noticias para empezar bien el año. Mientras tanto, habrá que seguir trabajando y no desesperar...

miércoles, 7 de enero de 2009

LA SONRISA DEL ALMA

Creo que ya va siendo hora de retomar los viejos hábitos y volver a escribir en este blog. Tanta fiesta navideña, reuniones familiares, viajes, más reuniones con amigos, búsqueda de regalos y demás historias que todos conocéis de sobra hacen que acabemos un poco saturados. Pero bueno, no me quejaré. En estas fiestas me lo he pasado muy bien y he disfrutado junto a mis seres queridos. Para no gustarme demasiado la Navidad, ésta no ha estado mal del todo.

Aprovecho para desearos a todos un Feliz Año Nuevo. Seguro que en este 2009 se cumplirán muchos de nuestros deseos y estaremos aquí para contarlos. Espero que sigáis visitando esta humilde página y enriqueciéndola con vuestros comentarios. Es la única manera de que este blog siga vivo y crezca con todos nosotros.

Cuando empecé este blog, a finales de Octubre, no me imaginaba la buena aceptación que iba a tener. Yo era reacio a escribir en este tipo de páginas, pero una baja médica prolongada obró el milagro. Así ya tenía entretenimiento en un período en el que no estaba escribiendo nada. Y me alegro un montón de haberlo hecho. He conocido gente maravillosa, he seguido aprendiendo y me habéis regalado momentos inolvidables en estos escasos dos meses.

Me ha sorprendido sobremanera que durante ese período de tiempo haya tenido 1500 visitas y que vengan de 30 países diferentes. Ya sabía de la globalización y del poder de Internet, pero sinceramente, no me esperaba esto. Gracias a todos los que hacéis posible este pequeño milagro. Espero y deseo que sigáis haciéndonos compañía e incluso aumente el número de amigos de esta página.

Ayer fue 6 de Enero y seguro que os han traído muchos regalos los Reyes Magos, ya que sois gente muy maja. A mí me han traído, aparte de los regalos materiales, una pequeña sorpresilla literaria. Hace unas semanas, gracias a bitácoras amigas, conocí una genial iniciativa que se explicaba detenidamente en el blog de Javier Ribas. Solicitaba de los escritores con blog propio el envío de un cuento o relato solidario. Luego harían una selección para editar un libro con los mismos. Y la recaudación del mismo iría destinada íntegramente a la Fundación Vicente Ferrer. Me pareció una magnífica idea y quise participar.

En el blog de Javier se han ido recogiendo por orden de llegada esos relatos con enlaces a los blogs de los autores, entre los que se encuentran amigas como Lola Mariné y Martikka. También mencionaba mi relato y mi blog, pero lo mejor ha venido cuando han colgado todos los relatos recibidos, maquetados en pdf, en la web de Escritores en Red, Asociación Marqués de Bradomín. En su sección de relatos solidarios, pinchando debajo de la foto de una preciosa niña hindú, aparecen esos relatos. Me hizo mucha ilusión ver el mío en el número 14. Se titula "La sonrisa del alma" y os invito a leerlo.

No sé si finalmente formará parte de la terna definitiva de relatos que compondrán ese libro solidario. Pero si mi pequeña colaboración ha servido de algo ya me siento satisfecho. Sólo verlo colgado en su web y tener la posibilidad de verlo en papel, ayudando en una buena causa, ya son motivo suficiente de orgullo para mí. Os animo también a participar a todos vosotros, todavía hay tiempo.

Por hoy ya he tenido suficiente. En próximas entradas retomaré el hilo conductor de este blog, relatando el resto de mis experiencias literarias hasta llegar a conoceros…