miércoles, 3 de febrero de 2010

LA REVOLUCIÓN DIGITAL SIGUE SU CURSO

Después de unos días ausente del mundo virtual, enclaustrado en casa mientras preparaba unas oposiciones, es hora de volver a actualizar este blog con una nueva entrada. Y como parece que es el tema de moda en este comienzo de año, voy a retomarlo para contaros algunos hechos interesantes que han tenido lugar en estos últimos días a propósito de los libros digitales y sus derechos de autor.

La polémica surgió hace unos días con un controvertido artículo de opinión firmado por Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex-presidente de la Junta de Extremadura, desglosando las razones que a su entender debían prevalecer para que los derechos de autor cambiaran el modelo actual por otro que sólo favoreciera al usuario, castigando a los autores. El escritor Antonio Muñoz Molina le contestó con una réplica mordaz y el político no se mordió la lengua a la hora de responderle de nuevo.

A mediados de enero se creó la Comisión de Estudios de Nuevas Tecnologías en relación con el Libro digital, dentro del marco de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE) y de Traductores (ACET). Con ello pretendían informar a sus asociados de sus derechos a la hora de negociar, por sí mismos o a través de sus agentes, las condiciones de venta de los derechos digitales de sus obras. Y en su primera reunión, de la que podéis leer aquí el acta, se pueden sacar algunas conclusiones interesantes.

Asumiendo que el negocio digital está en pañales y que nadie (ni autores, editores o agentes) saben muy bien por donde irá el mercado, la Comisión advierte a sus asociados que deberán estar atentos para que el pastel de los e-books no se reparta entre unos pocos privilegiados. Subrayan que a partir de Junio todos los escritores podrán negociar sus derechos digitales con la plataforma digital que elijan, sabiendo que no tiene por qué ser una editorial al uso y por tanto, sopesando los pros y contras antes de firmar con nadie. Pero sin tener que plegarse a los deseos de la editorial que publica esos libros en papel.

Dicho de otro modo. La Comisión recalca que los derechos digitales sólo se pueden ceder como licencia de explotación, no como contrato de edición. Advierten también sobre negociar diferentes contratos: uno para e-readers, otro para móviles o cualquier otro tipo de plataforma tecnológica. Siempre por un período corto de tiempo y teniendo en cuenta que la Ley de Propiedad Intelectual puede que cambie en breve.

Especifican los porcentajes que los autores deberían exigir por dicha cesión digital. Por lo que he leído en diversos medios, muchas editoriales quieren seguir pagando el 5 o 10% de esos derechos a los autores, cuando en los países anglosajones andan por el 40 o 50%. En el término medio parece ser que andará la virtud en el mercado español. Eso sí, recomendando un precio en torno a los 10$ para las novedades digitales, para no quedar muy desfasados con respecto a otros grandes mercados.

Una actitud valiente que no sé como será recibida por los grandes sellos editoriales. Y que tampoco podemos asegurar que vayan a llevar a cabo todos los escritores. Quizás los consagrados podrán negociar desde una posición de fuerza. Pero los noveles que firman sus primeros contratos o con pocos libros en la calle puede que se asusten ante la disyuntiva de no ver publicadas sus obras. Permaneceremos atentos para ver como se desarrolla esta nueva época ante la que, ahora sí, todos deberemos tomar posiciones.

De momento he sabido que una de las obras de Juan Gómez Jurado, uno de los integrantes de la famosa Comisión anteriormente citada, ya está disponible en el Apple Store para descargársela como aplicación de iPhone a un precio prácticamente simbólico (menos de un euro). Imagino que será sólo el comienzo de lo que se presupone como el inicio del cambio en el mundo editorial. Renovarse o morir, como suele decirse.

También en estos días he conocido otra sugerente iniciativa. El escritor Pedro de Paz, del que ya he hablado en alguna ocasión en este blog, ha tenido la idea de colgar en su web una selección de relatos inéditos titulada "Ocho vueltas de tuerca" que se pueden descargar de forma totalmente gratuita en diferentes formatos de lectura digital: EPUB, MOBI o PDF. Además se puede también acceder, en esos mismos formatos y con plena libertad, a las primeras páginas de sus tres novelas publicadas. Otro escritor que intenta adelantarse a los nuevos tiempos que se avecinan y al parecer con un considerable éxito tras esta iniciativa.

El siglo XXI parece que ha tardado en llegar al mundo del libro, pero parece que ahora es de verdad, y puede que empiece a moverse a velocidades vertiginosas. Todos deberemos estar preparados para esta nueva y fascinante aventura que se nos presenta. Y vosotros, ¿qué opináis al respecto?

14 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Armando. Desde luego una entrada que da para hablar largo y tendido. Lo cierto es que las editoriales no parecen querer mover ficha, pero creo que es un abuso pagar a los autores un 10% (igual que en papel) cuando ya no tienen los consabidos gastos de edición y distribución. Me parece un abuso intolerable. Además, no sé en qué medida le interesa al autor ese sistema, cuando mediante una página web puede vender sus propios libros, ¿no? Es un tema a estudiar, desde luego. Para los noveles como nosotros es una época difícil o¿una época de oportunidades?
Pues no sé.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Eso es cierto, Sergio, tenemos chicha con la que debatir. Y si las editoriales no se espabilan, igual esta iniciativa de la asociación de escritores les pone las pilas.

Desde luego que es intolerable que piensen pagar los mismos porcentajes a los autores por un ebook y en algunos casos, con precios de venta al público más caros que el libro tradicional. Eso se llama visión de negocio...

Los autores reconocidos quizás no quieran discutir con los grandes sellos, pero seguro que más de uno se piensa lo de vender a través de su web, con precios más baratos pero con todos los beneficiones para ellos.

Y para los noveles, ¿quién sabe? Puede que algún autor no consiga superar los umbrales de agencias o editoriales pero es un hacha en marketing 2.0, se maqueta sus libros, se diseña su web y a través de la Red puede llegar a triunfar como cualquier otro.

Es una etapa nueva, llena de oportunidades aunque estemos en crisis, y habrá que estar preparados.

Pedro de Paz dijo...

Gracias, Armando, por la mención y por hacerte eco de lanzamiento de "Ocho vueltas de tuerca".

Abrazos.

Armando Rodera dijo...

No hay de que, Pedro. He estado leyendo tus relatos y me han gustado mucho.

Además, me parecía una iniciativa digna de publicitar en los tiempos que corren y espero que los asiduos de este blog puedan también disfrutar con tus escritos.

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Interesante, Armando, supongo que las eeditoriales o los agentes tendrán que actualizarse, las descargas tienen demasiada diferencia entre o que se gana es Estados Unidos y lo que se gana en España.

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos, aunque al paso que vamos creo que será muy pronto.

Besos!
Blanca

Pasaré por el sitio de Pedro de Paz

Armando Rodera dijo...

Eso pienso yo, Blanca. O se espabila todo el mundo o la revolución digital nos pillará con el pie cambiado.

Lo único seguro es que sabremos a que atenernos en pocos meses, vista la rapidez con la que se desarrollan los acontecimientos.

Seguro que te gustan los relatos de Pedro de Paz, ya me contarás.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Armando. Ayer estuvimos hablando de esto y hoy he leido tu entrada en el blog. Creo que desde mi posición melancólicamente propensa al papel, que cada vez asedio más con preguntas acerca de este mundo del e-book que nos va a envolver de un momento a otro, no puedo opinar mucho todavía acerca de todo esto. Lo que sí creo firmemente es en que cualquier puerta que facilite la entrada en el mundo de la publicación ( sea el medio que sea) a escritores noveles que os estáis batiendo el cobre con muchísimas dificultades y con unas condiciones caninas para poder asomar el hocico por la ventana de la difusión de vuestras novelas, me parecerá bien, y que si de eso se llevan la menor tajada los de siempre, me parecerá mejor. Si alguna pequeña empresa o cualquiera que puede visionar otras formas diferentes de canalizar las cosas en el poderosos mundo de las grandes editoriales, creo que para cortar el hielo le serviría a muchos que están empezando.
Un abrazo.
PD- Le he dado fin esta mañana a La CArtuja de Parma

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Juan Carlos, ayer lo comentábamos y debatíamos sobre el inmovilismo y el conservadurismo del sector editorial en España.

Estoy de acuerdo contigo en que quizás esta nueva revolución, aunque seamos amigos del libro tradicional, nos traiga novedades a todos, lectores o escritores. Esperemos que sea para bien. Y si se abren otras posibilidades, bienvenidas sean.

Ayer comentábamos también las enormes dificultades que ahora mismo se plantean pra el escritor novel en España. Si ya de por sí era difícil, ahora con la crisis está imposible. A colación de otro interesante debate que se planteaba en el blog de Sergio G. Ros llegamos a la conclusión de que en este país hay un enorme potencial, un increible talento muchas veces desaprovechado (no sólo en la literatura), y que a veces la única solución es buscar fuera lo que se niega en tu país. Nunca se sabe los designios que nos tiene deparado el destino, pero estaremos preparados para cualquier eventualidad.

Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo y feliz semana.

Isaac dijo...

Mi nombre es Isaac Fernández de la Villa.
Y como escritor en sintonía con Armando –también dejé mi trabajo, e incluso España, para dedicarme a lo que uno siente que es su vocación-, quisiera contarles mi desagradable experiencia con Librosenred, para que otros no caigan en lo mismo.

Edité el libro Peregrinos de la Nueva Era en librosenred en el 2004, pagué la edición absoluta y profesional de entonces, más un servicio de corrección. Todo lo pagué en dos cuotas una mediante tarjeta de crédito, una de 445 $ y otra de 594 $. Ahí dejé todos mis ahorros, en algo que te lo pintan muy bonito, con promociones y anuncios con la que ellos llaman “edición absoluta o profesional”. La realidad fue otra: Poco a poco me fui decepcionando cuando veía que los meses pasaban y no se vendían libros. Me decepcioné tanto, que tuvieron que pasar 5 años para volver a escribir. Resignado al fracaso no presté atención a cómo iba la venta del libro, pero el 3 de febrero del 2010 se me ocurrió entrar a ver cómo iban las regalías y las ventas, y esta fue mi sorpresa. DESPUÉS DE 6 AÑOS DE VENTAS, LIBROSENRED, SÓLO HA CONSEGUIDO VENDER 6 EJEMPLARES DE MI LIBRO. SEIS (6), EN 6 AÑOS.
Y AHÍ NO QUEDA LA COSA, ENCIMA, EL TOTAL DE REGALIAS DA COMO RESULTADO QUE LES DEBO 29,37 $. POR UNA CUOTA INGRAN QUE ME SIGUEN COBRANDO SIN QUE AUTORIZARA. Y ADEMÁS, LEYENDO EL LIBRO POR EL CUAL PAGUÉ 75 $ POR CORRECCIÓN, COMPROVÉ QUE ESTÁ LLENO DE ERRORES ORTOGRÁFICOS.
¿Qué pasó con mi dinero? Así, que como verán no puedo estar muy contento con librosenred ni confiar en las ediciones digitales, ellos no promueven tu libro, tengo la prueba que con el mío no lo hicieron: ¿Lograr vender 6 libros en 6 años es promoción?... más bien me huele a estafa, y aunque en un mundo que el dinero lo gobierna todo tras bastidores puedan justificarse, no dejará de ser una estafa ética y moral cuando pagamos más de mil dólares, por unos servicios prácticamente inútiles. Un saludo de Isaac Fernández de la Villa. Mi correo ermite73@hotmail.com.

Armando Rodera dijo...

Lo primero de todo es darte la bienvenida a este blog, Isacc. Después de leerte lamento que te hayan ocurrido este tipo de cosas, pero creo que esto deberías aclararlo directamente con dicha plataforma.

En el caso que estábamos tratando en esta entrada se refería más a las plataformas digitales promovidas por editoriales o distribuidoras que están empezando a salir. Lo de Libros en Red, aunque sea algo digital y a través de internet, lo considero más una plataforma de autoedición o coedición, con los peligros que eso conlleva y que ya hemos tratado en alguna que otra ocasión.

Se han puesto en contacto conmigo los responsables de Libros en Red a raíz de este asunto, y como considero que mi blog no es el medio más adecuado para arreglar dichas diferencias, te rogaría que te pusieses en contacto con ellos para tratar dicho tema.

Gracias de antemano. Saludos.

editorial dijo...

Hola, Armando:

Han sacado el mensaje que envié ayer en respuesta al de Isaac de parte de la editorial LibrosEnRed.

Entiendo que tu blog no es el lugar apropiado para aclarar la situación particular de Isaac, pero te pido que dejes la respuesta como explicación si es que vas a dejar su mensaje. Tiene que ver con la libertad de Internet poder dar una respuesta a algo que se opina públicamente. Y sobre se vuelve necesario cuando lo expresado no se ajusta a los hechos: respeto lo dicho por Isaac, pero su mensaje da a entender algo que no es cierto.

Saludos cordiales y gracias,
Ivana Basset
Editorial LibrosEnRed

Armando Rodera dijo...

Lamento este malentendido, Ivanna, pero evidentemente este blog no es el medio más adecuado para dirimir vuestras diferencias.

Dejaré este último mensaje al igual que el de Isacc, ya que el otro no se puede recuperar, pero por mi parte doy por zanjado un hecho que no tiene nada que ver conmigo ni con este blog (ni conozco a dicho autor ni a la editorial).

Espero que pueden arreglarse entre ustedes fuera de aquí, porque a partir de este momento no daré cabida a más comentarios sobre dicho asunto.

Saludos cordiales.

Maribel dijo...

Gracias por haber retomado el tema y aportar datos tan interesantes, pero creo que hay un verdadero cacao y que todo el mundo está dando palos de ciego. A ver si se regulan pronto los derechos digitales porque en caso contrario se pueden generar muchísimas pérdidas y muchos perjuicios. A mí, sinceramente, me da hasta miedo.
Saludos.

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Maribel, parece que nadie sabe bien por donde tirar y cada uno va por su lado. Creo que tendrían que reunirse todas las partes y llegar a un acuerdo, porque si no esto va a ser un verdadero desbarajuste.

Esperemos que al final la sangre no llegue al río y todo se solucione.

Gracias por tu aportación. Saludos.