jueves, 25 de marzo de 2010

DÍAS DE PENITENCIA

Durante los últimos quince días he estado un poco alejado del mundo de Internet, los blogs y demás, pero es que a veces las circunstancias personales nos alejan de lo que nos gusta, obligándonos a estar pendientes de otras sutilezas. Y como lo acaecido en días pasados puede afectar a mi devenir futuro, quiero compartirlo con todos vosotros. Quizás de ese modo pueda exorcizar algunos demonios.

Siguiendo la línea temporal el primer hecho causante de mi zozobra interna fue un asunto que se llevaba rumiando desde hacía meses. Ya sabía que la interinidad de la que disfrutaba desde hacía 3 años trabajando para la Comunidad de Madrid tenía una fecha de caducidad próxima. Pero eso no es óbice para que siente igual de mal que te llamen de la Consejería de Hacienda un viernes a última hora del día y te digan que cesas con carácter inmediato. El motivo: la publicación minutos después en el BOE del nombramiento de la funcionaria de carrera a la que le otorgan esa plaza en propiedad debido a un concurso de méritos.

Aunque esperaba el momento, la verdad es que se te queda cara de tonto. En otras circunstancias hubiese vuelto a la bolsa de empleo de interinos y me hubiesen llamado enseguida. Pero con la crisis, y os aseguro que ésta es monumental en la Administración Pública madrileña tras algunos episodios que he visto y me han contado, me voy directamente a la cola del paro. Y ahí fui yo el otro día, perdiendo toda una mañana para arreglar los papeles en el INEM.

Si esto no era suficiente, sabéis que el señor Murphy suele actuar de oficio en estos casos para ayudarte a pasar mejor el trago. Otra de los retos profesionales que tenía a corto y medio plazo también se fue al traste. Los ínclitos miembros del Tribunal encargado de las oposiciones a las que me presenté para el Ayuntamiento de Madrid se sacan un decretazo de la manga, y colocan una nota de corte para pasar el primer examen de aproximadamente ocho puntos sobre diez. Con lo tranquilo que estaba yo con mi siete pelado...Os podéis imaginar la escabechina que ha resultado. De telón de fondo la puñetera crisis. Dejan menos gente para el segundo examen, puede que no cubran todas las plazas y se quedan con una pequeña bolsa para posibles interinidades. C'est la vie!!

Rotos todos los esquemas que tenía en mente para los próximos meses, sólo me quedaba apechugar y salir adelante. Cuando una puerta se cierra seguro que es porque otra se va a abrir en breve. Reconozco que estos últimos días he estado un poco alicaído, duermiendo mal, y me siento un poco extraño. Mis rutinas habituales han cambiado y de golpe y porrazo me encuentro sin nada que hacer, sin trabajo y sin tener exámenes que estudiar.

Pero es mentira que no tenga nada que hacer, claro está. Tengo un montón de proyectos literarios en mente, y no todo iban a ser malas noticias. Ahora voy a tener más tiempo para leer, escribir, asistir a eventos literarios, etc. No hay mal que por bien no venga.

Además, he tenido la suerte de ser obsequiado por mis antiguos compañeros de trabajo con una tarjeta-viaje de regalo. Y naturalmente vamos a aprovecharla. Este fin de semana nos marcharemos unos días a las costas levantinas. De ese modo podremos disfrutar un poco del sol y la playa, si el tiempo aguanta, que este largo invierno ha sido demasiado pesado para todos. Me relajaré durante estas jornadas de Semana Santa y pensaré sobre mi futuro, encarando una época en la que podré ser escritor a tiempo completo.

Mientras tanto he retomado las colaboraciones con el blog "Más que palabras", apareciendo en su portada la nueva reseña que he escrito sobre la última novela de Pérez-Reverte: "El asedio". Podéis pinchar en el enlace si os apetece leerla. También asistí el otro día a un acto muy ameno en la librería "Estudio en Escarlata", donde tuve la suerte de conocer al escritor Fernando Marías, flamante y reciente ganador del Premio Primavera de Novela, que muy amablemente tuvo la deferencia de invitarme a la gala de presentación de las novelas premiadas en ese certamen.

Y hablando de premios, quisiera aprovechar la ocasión para felicitar desde aquí a nuestra querida amiga Maribel Romero, autora del impagable blog "Ocurrió en Febrero", por su fantástico premio como finalista del prestigioso Premio Azorín de Novela 2010, fallado anoche en Alicante. ¡Enhorabuena!

Mientras tanto seguiré trabajando en mis novelas, esperando que en un futuro no muy lejano pueda daros noticias más alegres. Y con mejor ánimo afrontaré esta recién comenzada primavera, sabiendo que todo en este mundo tiene un motivo. Una nueva vida se abre ante mis ojos y sólo me queda aprovecharla; os aseguro que lo intentaré con todas mis fuerzas.

28 comentarios:

Guillem López Arnal dijo...

Buf! Te leo y es como si me viera a mí mismo. Yo también pasé un viernes por la palestra y, sin comerlo ni beberlo, me encontré haciendo cola en el Inem. A mí me ha costado tres semanas deshacerme de preocupaciones hipotecarias y ponerme a la escritura a jornada completa. Como dices, no hay mal que por bien no venga, de momento... (ves, todavía no lo tengo superado, je)
Disfruta las vacaciones.
Un saludo.

Armando Rodera dijo...

Encantado de verte por aquí, Guillem. Afortunadamente tengo cubierta la hipoteca y por ahí no tengo problemas; además tengo casi dos años de paro concedido, aunque espero no tener que cumplirlos, je, je

Es más la sensación agridulce que se te queda y esa cara de idiota posterior al enfrentarnos con algo así. Yo tampoco es que lo tenga superado del todo, pero seguro que se nos pasa en breve. Y luego a aplicarse en la tarea de ser mejores escritores y dar con la tecla adecuada para cumplir nuestros sueños.

Gracias por tu comentario. Un saludo y feliz fin de semana.

antonio dijo...

Hola Armando no desesperes. Seguro que de estas sales. Ya se que lo toros se ven muy bien desde la barrera pero 2 ó 3 dias bajón y para adelante! No hay tiempo ni para deprimirse!
Pasatelo bien y desconecta!

Hasta la vuelta.

Buen finde

Armando Rodera dijo...

Un placer verte por aquí, Antonio. No, tranquilo, sólo fueron unos días con un poco de bajón, pero ya está casi superado.

Seguro que todo esto me servirá para encontrar algo que me llene más y encauzar mis pasos de la mejor manera posible.

Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Pues mucho ánimo, Armando. A mí, los cambios me cuesta asimilarlos. Así que no te sientas solo y saca fuerzas de flaqueza. Quizá, a la larga, este punto de inflexión sea bueno. Aprovecha este tiempo, como bien dices, para tus proyectos literarios. Creo que algún día tiene que llegar tu momento, oye, ¿por qué no ahora?
Un fuerte abrazo, amigo.

Anónimo dijo...

Mucho ánimo y muchos besos!

esther

Armando Rodera dijo...

Pues ya somos dos, Sergio. Como se suele decir, yo soy un animal de costumbres y cuando me las cambian me encuentro desubicado.

Pero bueno, quizás es el punto de inflexión que necesitaba, como bien dices. Quien sabe, quizás ahora encuentre algo más acorde con el mundo en el que me quiero mover: el editorial. Así que si algún afamado empresario me quiere ofrecer un trabajo, ya sabe donde me puede encontrar, je, je.

Tendré más tiempo también para evolucionar como escritor y puede que un día de estos me llegue por fin el momento. Yo desde luego trabajaré por ello.

Gracias por tus palabras. Un abrazo y feliz fin de semana.

Armando Rodera dijo...

Gracias, Esther. Han sido sólo unos días con un pequeño bajón, pero enseguida me pondré las pilas y dejaré de estar crepuscular, je, je.

Un beso.

Proyecto de Escritora dijo...

Pues sí, es un buen momento para aprovechar y escribir, porque la preocupación tampoco lleva a nada.
Como te dije, seguro que pronto sale algo, ya lo verás.

Ánimo y besos!!

Armando Rodera dijo...

Eso haré, Elena. Tendré más tiempo para leer, escribir y seguir aprendiendo.

De momento no me voy a preocupar por el trabajo, ya tendré tiempo. Seguro que ya me saldrá algo.

Gracias por tu apoyo. Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Aprovecha esta oportunidad para dedicarte a escribir. Todo se irá encarrilando, no te preocupes y disfruta ese viaje.

Saludos.

Armando Rodera dijo...

Seguiré tu consejo, Lola. Intentaré relajarme estos días en la costa, espero que nos respete el tiempo.

Y después, a la vuelta, seguiré escribiendo mientras intento encauzar mi nueva situación.

Gracias por pasarte. Un abrazo y feliz fin de semana.

B. Miosi dijo...

Armando, a mal tiempo, buena cara, la parte positiva, siempre la parte positiva, amigo, y esa es que podrás dedicarte a la escritura. Por ahora disfruta tus vacaciones y dale un abrazote de mi parte a Arantza.
Leí la crítica de El asedio. Estupenda.

Besos!
Blanca

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus ánimos, Blanca. Eso es lo que tengo que hacer, ver la parte positiva de todo esto. Seguro que algo bueno tiene que salir a partir de ahora.

Intentaremos descansar y relajarnos estos días, para volver con más ganas a partir de la Semana Santa.

Me alegra saber que te gustó mi reseña.

Un abrazo y feliz fin de semana.

MiánRos dijo...

Ánimo, Armando,

En esta vida todo pasa, pero lo bueno es pasar (que se dice).
Siempre hay que buscar el lado bueno, y es el tiempo que vas a poder dedicarle a lo que tanto te gusta que es leer y escribir; y ahora más que antes.
Un abrazo, amigo.
Mián Ros

Armando Rodera dijo...

Me ha gustado tu frase, MiánRos. Pero tienes razón, ahora podré dedicarle más tiempo a leer y escribir, dos de mis pasiones.

Gracias por los ánimos. Un abrazo.

Marta Abelló dijo...

Cada vez somos más en el club de los desocupados (que no ociosos), pero sólo me queda darte ánimos, que te relaje el mar y que aunque abril es el mes más cruel, según T.S.Eliott, para tí empieza una nueva vida como hace poco ha empezado una nueva estación.
Aprovecha para centrarte en tus proyectos literarios con más tiempo y libertad. Nunca se sabe qué nos depara aquella puerta; sí, aquella de allí, al fondo...la que casi no se ve.

Abrazos.

Armando Rodera dijo...

Pues tienes razón, Marta, cada día somos más los desocupados. Bueno, a ti te han encargado un trabajo muy interesante, voy a tener que buscarme yo también algo ahora que tengo tiempo.

Veremos si el mes de abril se nos da mejor, por mucho que diga Elliot. Quizás esa puerta tan lejana que mencionas podemos acercarnos a ella poco a poco, y si ya la traspasamos pues miel sobre hojuelas.

Gracias por tus ánimos. Un abrazo y feliz semana.

g.l.r. dijo...

Lo lamento, Armando. Mucho ánimo. Ah, y no te olvides: a trabajar, que estamos esperando esas crónicas y tu novela.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Gracias por tus palabras, Gervasio. Tranquilo, que seguiré con las crónicas y trabajando en mis novelas.

Aunque lo primero serán unos días de relax en la playita. Me voy a poner con la maleta, que al final no salimos mañana, je, je.

Saludos y feliz semana.

Blas Malo Poyatos dijo...

La verdad es que un poco traumático sí debe ser. Una cosa es dejar uno el trabajo, por voluntad; otra, que te echen.

Despejáte de todo unos días. Reorganizate. Lo peor, son las comeduras de coco (te lo digo por experiencia)

Un abrazo

Arlette dijo...

Desde aquí te envío toda la energía positiva para que el ánimo no decaiga, y comiences nuevos proyectos que te reporten mucha satisfacción.
Un beso y lo dicho ¡ánimo!

Maribel dijo...

Armando, no pretendo desanimarte pero a mí se me cerró una puerta hace ya tiempo y no se me ha vuelto a abrir otra. Son cosas que quiero dejar al margen y no comento, quizá me desahogaría haciéndolo pero...
En cualquier caso ánimo y al toro, disfruta de esta Semana Santa (¿estarás por mi tierra?) y después seguro que todo lo verás con más claridad. Piensa en positivo. Tendrás todo el tiempo para escribir y puedes crear algo maravilloso.
Muchas gracias por mencionarme y por tu felicitación, yo todavía estoy aterrizando después de la tensión vivida hace escasos días.
Un abrazo.

Cita dijo...

Te mando toda mi fuerza y mi ánimo. Poco a poco se sale de todo y no seré yo quien te diga cosas que de sobra sabes.
Mi ausencia también ha sido larga y mis motivos de peso... pero todos acabamos de nuevo aqui, que es uno de los lugares que nos hacen sentir bien.

Muchos besos Amigo!

Cita

Armando Rodera dijo...

Hombre, Blas, yo sabía hace meses que se iba a acabar la interinidad por la resolución del concurso de méritos pero de todas maneras no me hizo ninguna gracia.

Eso es lo que haré, reorganizarme, ver mis prioridades y plantearme lo que quiero hacer a partir de ahora. Pero desde luego, no pienso comerme mucho el coco, que luego duermo fatal, ja, ja.

Gracias por tus palabras, Blas. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Muchísimas gracias, Arlette. Toda la fuerza que me insufláis a través de vuestros comentarios y el inestimable apoyo dado con las palabras de ánimo hacen que vea todo con otra perspectiva.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

No me voy a desanimar, Maribel, aunque entiendo perfectamente a lo que te refieres.

Después de los días de asueto (sí, he estado en el norte de tu provincia), me encuentro con el ánimo mejor y con ganas de hacer cosas. Y se me han ocurrido otras dos magníficas ideas para novelas, pero las dejaré para más adelante, cuando tenga más bagaje como escritor.

Espero que tu aterrizaje sea suave después de unos días intensos. Te felicito de nuevo por tus logros, seguro que a corto o medio plazo esa novela te va a dar muchas más alegrías.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Encantado de verte de nuevo por aquí, Citta. Espero que los motivos a los que aludes no sean graves y vaya todo bien.

Muchas gracias por tus ánimos. Os agradezco muchísimo a todos vuestro apoyo y comprensión, no sabéis lo importante que es para mí.

Un abrazo.