sábado, 14 de agosto de 2010

"ORIGEN" (INCEPTION), DE CHRISTOPHER NOLAN

Para refrescarnos en este largo y cálido verano pensé que sería una buena idea zambullirme sin chaleco salvavidas en uno de los estrenos de cine más esperados de los últimos tiempos, el nuevo film de Christopher Nolan, aclamado director de joyas como "Memento", "El truco final" o las dos últimas de la saga Batman. Me refiero a la película titulada en su versión original "Inception", y que aquí ha sido traducida como "Origen", taquillazo del 2010 protagonizado por el cada vez más sobrio Leonardo DiCaprio. Y os puedo asegurar que no me equivoqué con la elección.


El personaje interpretado por DiCaprio, Dom Cobb, es un ladrón poco común, especializado en robar información esencial del subconsciente de la víctima a través de los sueños. De esta forma se convierte en un espía industrial muy cotizado que cobra por trabajo realizado, pero a la vez se ve envuelto en intrigas internacionales que le mantendrán muy ocupado.

Para borrar su pasado más reciente y empezar una nueva vida, a Cobb no le queda más remedio que aceptar una nueva misión diferente a todo lo que él conoce. Un poderoso empresario le exige algo descabellado para un "extractor", como ellos mismos se definen: implantar una semilla, una idea nueva a través de los sueños que sea ese "Origen" primigenio que obligará a su máximo competidor empresarial a retirarse de la carrera por la supremacía en su campo.

Para esa tarea tan poco convencional DiCaprio se rodea del mejor equipo, un grupo sin el que no podría siquiera plantearse el reto: Adriadne, una estudiante de arquitectura con un talento descomunal para el diseño de sueños (Ellen Page); Eames (Tom Hardy), el falsificador o recreador de identidades; el químico Yusuf o Arthur (Joseph Gordon-Lewitt), su lugarteniente más fiel, acostumbrado a lidiar junto a Cobb en los más arriesgados proyectos.

Mientras preparan el golpe, ese crimen perfecto dado en el centro mismo de la psique humana donde todo debe estar preparado al milímetro con exquisita precisión, Cobb es presa de sus propios sueños y temores, representados en el fantasma de Mal (Marion Cotillard), su esposa, que se le aparecerá cada vez con más fuerza en las representaciones oníricas poniendo en jaque toda la operación.

No os voy a destripar nada más del argumento o de la resolución final, ya que tenéis que verlo con vuestros propios ojos para recrearos en ese mundo de sueños tan visual con el que Nolan nos maravilla de nuevo. Cada persona tiene reacciones diferentes viendo la película, y sobre todo, comprendiendo los intrincados giros argumentales, los sueños dentro de sueños que se superponen en un juego de muñecas rusas que lleva nuestra imaginación hasta el límite. Seguro que las conversaciones a la salida del cine os dejarán un grato regusto, un dulce sabor de boca tras 148 minutos de apasionante cine de cinco estrellas.

Y es que esta película hay que verla en pantalla grande, sí o sí. El impacto visual para el espectador, abocado sin quererlo al interior de la mente humana, descubriendo junto a los protagonistas los recovecos de ese mundo de los sueños del que tanto se ha hablado en la época moderna, es tan brutal y conmovedor que no podemos más que abrir los ojos aún más y seguir disfrutando del film. Con escenas memorables como el primer paseo entre sueños que DiCaprio le enseña a la novata arquitecta para que se vaya familiarizando con el entorno. O la poderosa imagen en que esos mismos dos personajes toman un café en una terraza parisiense mientras todo lo que hay a su alrededor estalla en mil pedazos. Sin olvidarnos de dignos homenajes a los grandes maestros del cine, como la pelea en los pasillos de un hotel con gravedad cero, guiño al gran Kubrick y otros momentos en los que podríamos recordar al añorado Orson Welles.

Nolan juega con el espectador, le sumerge en niveles y subniveles hasta perdernos en esos intrincados laberintos oníricos, en esas paradojas mentales que nos transportan hasta un mundo desconocido para todos. En una coctelera excesiva y explosiva el director tira de recursos del cine, el cómic, la arquitectura, la publicidad o los videojuegos, casi de cualquier elemento que le sirva para fundamentar sus ideas. Puede verse el influjo de Matrix, o de películas de culto francesas, pero a mí me encantó el toque sutil de timadores con estilo, de esa pandilla de ladrones de guante blanco como la famosa cuadrilla de Danny Ocean que intenta cometer el crimen perfecto, aunque tengan que verse abocados a escenas tan vertiginosas como cualquiera de la saga de James Bond o Misión Imposible.

Apoyado en unos espectaculares efectos especiales, el director (también guionista y productor) nos cuenta la historia que tenía en la cabeza quizás desde "Memento". Apoyado en un elenco de lujo con actuaciones notables por parte de todo el cartel, sin olvidarnos de los veteranos secundarios Tom Berenger y Michale Caine, el guión cada vez más intrincado nos obliga a no parpadear para no perdernos el siguiente paso. Acompañado de forma sublime por la banda sonora de Hanz Zimmer, también nos sobrecogerán escenas con menos artificios de Hollywood donde el director puede hacer gala de todo el arte que lleva dentro, como los agotadores y devastadores diálogos del protagonista con su esposa o la huída de DiCaprio por unas callejuelas tan estrechas en las que casi se ve atrapado, literalmente.

No sé si nos encontramos ante una película de género, o un nuevo género hecho película. Un film donde la recreación onírica es el hilo conductor, un largometraje de ciencia ficción con marchamo de thriller de los de toda la vida, un engaño dentro de otro engaño donde Nolan nos seduce a perdernos dentro de su mundo. Un entretenimiento que hay que disfrutar en vivo y en directo para poder sentir esas y otras muchas sensaciones. No os la perdáis.

26 comentarios:

Andrés Pérez Domínguez dijo...

A mí me gustó mucho. No recuerdo haber pasado un rato tan bueno en el cine desde hace mucho tiempo.
Y Di Caprio, un actor que nunca ha sido santo de mi devoción, me ha demostrado en los últimos años que va camino de ser uno de los más grandes. Empecé a verlo de otra forma en Atrápame si puedes, y en las últimas cuatro películas suyas que he visto (Infiltrados, Revolutionary Road, Shutter Island y ésta) se ha ganado todo mi respeto y admiración.
Origen es una película que no gustará a todo el mundo, claro que no, pero yo estoy deseando volver a verla y no dejo de recomendarla a mis amigos. Y eso no (me) pasa siempre.
Un abrazo,

Armando Rodera dijo...

Un enorme placer verte por aquí, Andrés, bienvenido al blog.

A mí también me ha encantado la película. Al principio me pareció un poco lenta y liosa, pero enseguida cogió carrerilla y ya no pude casi ni parpadear para no perder detalle.

Es cierto que DiCaprio está ganando solvencia como actor, ayudado por los grandes directores con los que está trabajando últimamente. El resto del reparto está a la altura y la película en sí es una gozada para la vista.

Cierto que es que Origen tendrá sus seguidores y detractores. En la sala donde yo la ví, por ejemplo, dos personas se marcharon antes de terminar la proyección. Pero me pasa como a ti, ya tengo ganas de verla de nuevo y por supuesto que se la recomiendo a todo el que no la haya visto.

Un abrazo.

Antonia J. Corrales dijo...

Armando, como siempre tu reseña es impoluta y excepcional. Sigue gustándome un puñado leerte, aunque en esta ocasión mi gusto difiera del tuyo.
Sería largo y tendido de debatir algo que me encantaría hacer contigo, pues eres gran conversador: elocuente y coherente como pocos.
Ya te dije en el "facebú" que debo ser muy rarita. A mí no me gustó. Los efectos especiales sí. pero hay demasiadas cosas que no encajan sobre todo en el plano psiquiátrico que es en el que se desarrolla la trama. La interpretación es muy buena, pero la trama y el desarrollo, para mí no lo es.
Felicidades por tu reseña, que es muy buena, insisto en ello.

Armando Rodera dijo...

Muy halagado por tus palabras, Antonia. Da gusto "escuchar" opiniones como las tuyas. A uno le sube el ánimo al saber que su trabajo es valorado de ese modo. Muchas gracias.

Por supuesto, cada persona tiene sus gustos. Claro que me encantaría debatirlo contigo, faltaría más. Y más para una persona como yo, a la que le encanta hablar y expresar sus opiniones junto a personas de alma tan sensible como la tuya. Seguro que no acabaríamos con los problemas de la humanidad, pero la charla habría sido memorable.

La película no es perfecta, ya comenté lo del lento principio. O escenas totalmente prescindibles o acortables como la batalla en la nieve. Pero me quedo con el conjunto. Y sobre todo con la sensación que te queda al salir del cine. A mí tampoco me suele suceder que quiera volver a ver una película nada más visionarla, y éste es uno de esos casos.

En la variedad está el gusto, Antonia, y vuestros comentarios animan este debate y por ende la entrada del blog. Así que gracias de nuevo por tus palabras.

Un fuerte abrazo.

Antonia J. Corrales dijo...

Armando, eres un gran reseñista. Lo digo con total sinceridad.
Y no soy yo la única que lo piensa :)
Para mí sí, sería un lujo debatir contigo.
Un besazo, artista.

Armando Rodera dijo...

Hombre, Antonia, no es que mi intención al abrir este blog fuera convertirme en reseñista, pero agradezco tus palabras. Primero fueron los libros, luego las crónicas de eventos y ahora me he lanzado con las películas, je, je. Pero vamos, que no es mi intención dedicarme a esto a no ser que alguien me venga con una suculenta oferta, claro, je, je, que la economía está muy malita.

Y por supuesto sería un lujo poder debatir contigo. Ese es uno de los maravillosos detalles que me ha brindado el abrir el blog, conocer gente muy interesante con la que tengo cosas en común, con la que poder charlar, compartir y seguir aprendiendo. Incluyendo, claro está, a fantásticos novelistas como tú, que en el fondo es también a lo que yo quiero llegar algún día con mis obras.

Un beso.

Sergio G.Ros dijo...

Pues estoy jodido, Armando. Por razones que no vienen al caso me es imposible ir al cine en los próximos días y semanas, así que me temo que me la voy a perder.. cachis!! con lo que me gusta Nolan...!!!Ainsss... me quedo con tu reseña, amigo.
Genial, como siempre.

Armando Rodera dijo...

Pues vaya, Sergio, lo siento. Espero que puedas escaparte un rato y ver la película como Dios manda.

Y si no, te tocará esperar al DVD, aunque claro, no es lo mismo.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Bueno,Armando, paso de largo por la reseña sin leerla a fondo, para no reventarme la película, porque quiero verla la próxima semana. Pero viendo lso comentarios, ya veo que no deja indiferente.

Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Hombre, Blas, creo que no reviento la película en la reseña o eso espero. Cuento una sinopsis un poco desarrollada y mi opinión sobre la peli, nada más. Pero tranquilo, puedes pasarte cuando quieras.

Espero que te guste la película, ya nos contarás.

Un abrazo.

Daniel DC dijo...

Mi estimado amigo,

Tenía tiempo sin pasar por mis Blogs favoritos; el trabajo me mantiene tan ocupado que apenas puedo visitar el mío, je je.

Todos los que han visto Inception, me la recomiendan y luego de leer tu exquisita reseña, voy a disfrutarla en el cine.

Nolan y Di Caprio son una dupla explosiva de talento y genialidad. A Nolan lo sigo desde Memento porque me parece un visionario que no se deja manipular por Hollywood y Di Caprio lo sigo desde Romeo y Julieta; es un actor que se perfecciona con cada proyecto.

Tengo la dicha de poder ver la película en una sala IMAX (proyector 3D de 70mm); luego te daré mis apreciaciones.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Armando Rodera dijo...

Encantado de verte de nuevo por aquí, Daniel. Hombre, no es malo tener mucho trabajo, pero que le deje a uno algo de tiempo, claro.

Creo que te gustará la película y más si lo ves en un cine de esas características. Ya nos contarás.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Luis Miguel Coballes dijo...

He descubierto tu interesante blog en la página oficial de Origen que visito de forma asidua desde que la vi porque yo también estoy atrapado en la red tejida por Nolan.
Como escritor que eres supongo que te interesará pasarte por mi blog didáctico sobre cine y literatura en el que he dedicado una entrada a la relación entre Borges y Origen.

Este es el enlace:
http://imagendetinta.blogspot.com/2010/08/origeninception2010-borges-en-el.html

Un saludo

Armando Rodera dijo...

Bienvenido a este blog, Luis Miguel. Creo que yo también vi comentarios en la página de Origen, ahora me pasaré más tranquilamente por tu página.

Gracias por tu comentario. Un saludo.

B. Miosi dijo...

Muy buena la reseña, Armando, estoy de acuerdo con Antonia.

Veré si por aquí la están dando, y aunque no soy muy aficionada a las salas de cine, creo que merecería verla en la pantalla grande. Di Caprio es un actor que cada vez lo hace mejor. Su etapa de rostro lindo quedó atrás.

Besos!
Blanca

Jesús F. dijo...

Buenas tardes,
coincido contigo en la calidad de la película, en lo enrevesado de la trama y en el modo en que te fuerza psicológicamente hablando para seguir el hilo.
La vi el domingo y desde entonces, cuando pienso o hablo de ella encuentro nuevos detalles que la engrandecen aún más.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Te agradezco tus palabras, Blanca, me alegra saber que te ha gustado la reseña.

Espero que puedas ver la película por allí, creo que no te decepcionará.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Me encanta tu comentario, Jesús. Veo que el club de fans de "Origen" crece a ritmo vertiginoso.

Yo estoy tentando de ver la película de nuevo, pero creo que esperaré un poco.

Un abrazo.

Javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier dijo...

Mira, Armando, hace tiempo que leo tu blog, pero esta es la primera vez que voy a publicar en tu excelente espacio. Por lo tanto, puedo usar una frase, "nunca" antes utilizada en ningún solo foro, blog o red social, que se precie de serlo. Y es una frase que se me acaba de "ocurrir": Hola, soy nuevo. En fin, al meollo, que me ahogo.

Dura prueba para el público palomitero. Así definiría, de alguna forma directa, lo que representa “Inception”, para el común de los mortales. Como toda opinión, la mía es opinable y refutable, lo que no significa que por eso, me sienta atado, a la hora de encontrarle los significados y los calificativos adecuados para una situación cualquiera, como la de éste caso, en la que intento encontrar la clasificación, casi estereotipada de un film, extremadamente complejo. Al menos, desde mi punto de vista.

De principio, tengo que confesar, que tras visionarla por primera vez, al terminar, quedé un poco confundido. Tras un par de días, con la vida andando campante a mi alrededor, de a poco, comencé a hilar pensamientos abstractos y para estos momentos en los que escribo estas líneas, creo tener, más o menos, incluso aún hoy, una idea solo aproximada de lo que representa “El Origen” (por su título para Latinoamérica), desde mi punto de vista y de cara hacia el presente y el futuro del audiovisual.

Lo que pasa es que, a pesar de considerarme un cinéfilo empedernido, no puedo llegar a encasillar y encontrar todas las respuestas firmes y consolidadas como para, desde el desenlace final, atendiendo al argumento y analizando la trama, llegar a conclusiones certeras sobre el imaginario de esta producción norteamericana, y todo lo que representa desde el punto de vista psicológico, filosófico y técnico. Aunque en lo que se refiere a este último aspecto, pienso tener una captación más clara. Creo que nunca vi un guión tan complicado, llevado a la pantalla grande, con tanto coraje, y con una fuerza creativa arrolladora.

Javier dijo...

Tengo más, esta seria la segunda parte, de lo que seria este tipo de "ensayo" mental, con respecto al film del que se habla en este post.

“Inception” debe ser una monumental montaña rusa, en donde el espectador, de ninguna manera, puede quedar ajeno a lo que ocurre frente a sus ojos y se discurre por sus oídos. Y hago hincapié en lo de “debe ser”, porque todavía pienso que debo verla otra vez, como para ir cerrando de forma más contundente, los conceptos, y esto es solo una muestra, de todo lo que abarca y se proyecta desde esta nueva obra, del director norteamericano Christopher Nolan, el mismo que nos maravillara con la nueva saga de Batman y su muestra de talento indiscutible, cuando de generar un muy buen producto cinematográfico se trata.
El propio Nolan escribió el guión, y de momento, me parece que hay desde influencias de la saga “Matrix”, a referencias de su ópera prima como director, llamada “Memento”, que gustó a muchos críticos del séptimo arte en su momento, pero que no impactó en la taquilla del mundo, como sí lo consiguió su trabajo con los films basados en el célebre héroe de Ciudad Gótica. Ya desde éste punto de partida, tenemos unas cuantas muestras y paralelismos que podrían confundir, a pesar del esfuerzo de Nolan por disimular ciertos aspectos. Pero dentro de todo, creo que escribió uno de los guiones cinematográficos más tensos, pulidos, originales y punzantes de la historia del cine de acción, porque creo que “ésa” es la clasificación que más se le acerca, si lo que quiero es discriminar por género a este film, de capas y capas y múltiples escenarios entrelazados.

Ahora bien, no deja de ser dramática, no deja de ser ciencia ficción y tampoco deja de ser un thriller de alto vuelo. Pero en esencia es pura acción y de la mejor. La previsión en la previa, valga la redundancia, la forma en que se llevó a cabo la producción y los retoques finales que se le hicieron a “El Origen”, solo sirven para asegurar que esta propuesta funcione y creo, francamente, que estamos ante una muy buena película. Una de las mejores en lo que va del año, aunque, para mí, deja ciertos cabos sueltos, que le impiden alcanzar la excelencia. Todo esto, claro está, y no me voy a cansar de escribirlo, desde mi punto de vista.

Creo que las actuaciones son asombrosas. Porque la compenetración que muestran los actores que protagonizan “Inception”, la gesticulación exacta que logran, el ritmo que siguen, las mañas que exhiben de forma tan natural, y el drama que le ponen a sus performances, son un deleite para el avezado amante del cine, pero que no deja de buscar algo de teatralidad en las actuaciones de este siglo 21. Aquí hay de sobra y de muy buena calidad. Jamás me imaginé que Leonardo Di Caprio, siendo un detractor suyo, conseguiría semejante muestra de talento y compenetración para con un personaje asombrosamente complejo, lleno de miedos, virtudes y una fuerza espiritual, que subyuga y te llega a emocionar, por ese amor incondicional para con lo que es su familia, o lo que queda de ella. Una autentica joya dentro de la irregular, para mí, carrera del actor con nombre italiano, pero con nacionalidad norteamericana. ¿Hay más? Tal vez si...

Javier dijo...

Espero no cansar, pero tengo rollo, incluso, para una tercera parte, con las disculpas del caso, si ya resulto pesado, y agradeciendo al gran Armando, por su paciencia.

Retomo, en la cuestión de las actuaciones. Basta con decirles que las breves apariciones de Michael Caine son fantásticas, porque están llenas de una carga emocional y una muestra del dominio de la profesión de actor, como para que vayan entendiendo el nivel de actuación que se alcanza en “El Origen”. Con cada vuelta dramática, con cada yuxtaposición de escenas fuertes para con escenas intermedias o explicativas, uno va creyendo tan intensamente en los personajes, que no puedo más que afirmar que estamos ante uno de los elencos mejor logrados, dentro del conjunto ideal de lo que debe ser un “grupo actoral”, que comprenda, absorba y lleve a la práctica las ideas de un guión complicado, como lo es, sin dudas, el de “Inception”, con el agregado de poder ser fiel y a la vez creativo ante las cámaras. Creo que esto se logra solo con una dirección acertada y fuerte, dominante, por lo que en ese aspecto, al menos por lo que vi, Nolan muestra ser uno de los mejores, actualmente.

A mí me parece que el tema central de esta producción, desde el punto de vista filosófico, es el de la inmortalidad y su negación para con el ser humano. Pero esa idea, es solo una capa de las múltiples que hay en esta película. Un monstruo que crece, a cada nivel, de una forma mastodóntica. Y la presión que genera, con la expectativa correspondiente, produce una tensión que muy pocas veces he sentido en mi vida, al menos viendo una película. Con un absoluto dominio del lenguaje cinematográfico, Nolan navega seguro, con una música incidental perfecta, un montaje exacto, una fotografía asombrosa y un viaje imaginario subyugante, lleno de eventos extraordinarios.

Javier dijo...

¿No me da el cuero para ahondar más? Para nada, sólo que pecar de soberbio y de entrada pensar que este film es solo para un determinado grupo de personas que deberán ser avezadas en la cultura absorbida desde los años, no me parece adecuado. Por cierto, creo que en los rastros que deja esta película, radica, justamente su punto bajo. Rastros que cada uno deberá seguir por su cuenta, y en su mente. La capacidad de abstracción debe estar a punto, como para lograr hacer el contacto exacto para con “El Origen”. Por eso, no creo que aquel espectador que quiera solo evadirse o aquella espectadora que busque simplemente pasar un rato, logre soportar toda la carga emocional y visual que se presenta en esta obra, para mí, de gran nivel.

No se trata de ser despreciativo, ni nada por el estilo. Simplemente trato de ser sincero y creo que, a pesar de tener bases sentadas, dentro de todo lo que se narra en obras anteriores, y que ya cité; la originalidad de “Inception” se deja sentir en todo el gigantesco despliegue que se nos muestra, como un desafío mental de grandes proporciones. Con varios conceptos tomados de la ciencia moderna, y conjugados, los mismos, con una máquina de relojería indivisible y maravillosamente creada. Pienso que esta película, es de aquellas que a los cinéfilos más exigentes, les podría representar un gran reto a su manera y a su forma de entender el séptimo arte. Porque si uno no encuentra o no comprende del todo la trama, el mensaje, está la pregunta de siempre: ¿Qué es real? La metáfora de los sueños y el traspaso de la humanidad desde todos los siglos, con su eterna búsqueda de la comprensión de la vida, como vida en sí, o la inalcanzable inmortalidad, que genera más temores que certezas. Todo este conglomerado, termina dejándome un sabor de boca extraño, pero agradable.

Casi imposible de explicarlo. Creo que hay que sentirlo. En el caso de “El Origen”, eso se lograría, solamente, con la mente despejada y el pensamiento libre, listo para volar y hasta soñar. De ninguna manera, en mi opinión, uno puede asistir cargado, cansado o con la sola idea de evadirse. Imposible. “Inception” debe ser una las películas más complejas de los últimos tiempos, y a pesar de tener algunos cabos sueltos, se trata de una película recomendada, con pasión, para los amantes del gran cine de ayer, hoy y siempre. Cita ineludible. Lo que venga después, tal vez se manifieste en la mente, o en el subconsciente. O tal vez no. Pero que deja huella, deja.

Y creo haber terminado, agradeciendo y felicitando al señor Armando por su excelente blog, envio una gran saludo para todos, desde el "Corazón de Sudamérica". Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Pues encantado de tenerte en mi blog, Javier. Debo reconocer que tengo que releer con más calma todo lo que has escrito, que es casi como dices un ensayo filosófico sobre la obra en cuestión.

Gracias por tu fantástica aportación. Y bienvenido de nuevo a ésta, vuestra página.

Un abrazo.

Javier dijo...

Se agradece Armando! Y agrego que no solo soy cinéfilo, sino que también, un amante de la literatura, de aquellos; ya que la disfruto desde muy pequeño, asi que, ergo, este blog, el tuyo, es para mí, como un maravilloso oasis en donde las palabras cobran vida, de una forma diferente, distinta, por sobre todo, por tu carisma, que salta a la vista. Felicitaciones! Y soy ya uno de los tantos que espera con ansiedad, que puedas dar el golpe y consigas publicar alguna de tus novelas, que cuando eso ocurra, estaremos felices, pero por sobre todo, concientes de que aquello será, simplemente "El Origen", de una carrera, que espero, te llene de felicidad, que es lo más importante. Mientras tanto, soy uno más de los fans que estamos atentos a lo que pueda pasar con tu pasión por la literatura. Por de pronto, se nota que escribís bien, yo disfruto leyéndote, asi que, madera hay, y de sobra. Un abrazo!

Armando Rodera dijo...

Yo soy el que tiene que estar agradecido, Javier. Me han emocionado tus palabras, me siento muy halagado.

Da gusto sentirse arropado de esta manera, teniendo gente de tan diversos lugares que me apoya en este difícil camino que he decidido emprender.

Un abrazo.