jueves, 4 de noviembre de 2010

"LA ESTRATEGIA DEL AGUA", DE LORENZO SILVA

Lorenzo Silva es uno de los más afamados y leídos escritores españoles contemporáneos de novela negra, aunque no es el único género en el que se siente cómodo. Un autor con importantes premios otorgados en su carrera, entre los que destacan el Nadal del año 2000 por “El alquimista impaciente” o el Primavera del 2004 por “Carta blanca”. Recientemente ha sido galardonado con el VIII Premio Algaba de Biografía, Autobiografía, Memorias e Investigaciones Históricas con su obra "Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil", en la que relata las memorias de la Benemérita.

El cuerpo castrense es el protagonista de su saga más afamada, la de Becvilaqua y Chamorro. Desde 1998, con la aparición de “En el lejano país de los estanques”, las investigaciones policiales de estos dos guardias civiles tan nuestros nos sumergieron de lleno en el casi siempre denostado género de la novela policíaca, tan de boga en los últimos tiempos, pero alejándose de las tramas anglosajonas y nórdicas para centrarse de un modo más efectista en problemas cotidianos de la sociedad española.

Este es el caso de la sexta entrega de esta singular pareja, “La estrategia del agua”, donde el irónico sargento Vila ha ascendido a brigada, y Chamorro, la guardia bisoña que recordamos de los primeros casos ha madurado personal y profesionalmente hasta alcanzar el grado de cabo. Ayudados por el novato Arnau se enfrentarán a un caso que tiene mucho más fondo del que aparenta en primer término.

El informático Óscar Santacruz es asesinado en el portal de su casa, abatido por dos tiros en la nuca efectuados por lo que parece un asesino a sueldo que conoce el oficio. Un trabajo que llama la atención de los investigadores, ya que la víctima tiene antecedentes menores por tráfico de drogas y violencia de género, pero nada lo suficientemente importante para atraer la atención de mafias con sicarios a sueldo.

Tras el escepticismo inicial de Bevilacqua, asqueado con el sistema judicial patrio al ser liberado un asesino al que había encarcelado tras una ardua y laboriosa investigación con extradición incluida, se impone su profesionalidad para encarar el caso. Los roces del finado con la justicia se debían sobre todo al desastroso divorcio con hijo de por medio que le traía por la calle de la amargura, hecho con el que empatiza inmediatamente el brigada de la Guardia Civil. Pero detrás de esa amarga experiencia se esconde una madeja más enredada de la que los investigadores habían pensado en un principio.

La apatía inicial de Bevilacqua se transforma al verse ligeramente reflejado en el hombre que ha sido asesinado. Tras empaparse de las costumbres de Santacruz, incluyendo las filosóficas lecturas de Epícteto y Sunzi, se crea una corriente etérea entre el muerto y el policía: el divorcio, los hijos, la desazón de una persona que cree haber malgastado más de la mitad de su vida y no está contento con el resultado, esa crisis de la madurez que le hace a uno replantearse si realmente está haciendo lo correcto. Y el brigada, admirado ante los esfuerzos de la víctima por reclamar sus derechos, emprende su propia cruzada personal para acabar con tal iniquidad.

Lorenzo Silva utiliza la más rabiosa actualidad para adentrarnos en una historia de las que podemos encontrarnos a la vuelta de la esquina, sin artificios desmesurados ni giros inesperados. La falta de medios y el mal funcionamiento de la Justicia española, o su propia injusticia, es uno de los trasfondos más sobresalientes. Pero el autor nos habla de otros asuntos muy candentes en el panorama actual, como las leyes contra la Violencia de Género, los problemas de divorcios y la custodia de los hijos, o el papel cada vez más predominante de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, intentando sobreponerse al machismo arcaico impuesto durante siglos.

Con la maldad como telón de fondo, abrumado por el hecho de que la perversidad se puede esconder tras cualquier esquina, el lector se encontrará una trama lineal y efectiva, narrada de forma magistral a la par que sencilla. Veremos la evolución de unos protagonistas de carne y hueso, su madurez a la hora de enfrentarse a los diversos retos que se les plantearán, ayudados por un plantel de secundarios de lujo que dan mucho juego a la hora de resolver satisfactoriamente el caso.

El hilo argumental se sigue a la perfección desde el primer momento, apoyado en unos diálogos tan finamente trenzados que no nos percatamos de que sean los que realmente llevan el peso de la trama. El autor utiliza un lenguaje llano y natural que capta la inmediata atención del lector desde el inicio, disfrutando de los combates dialécticos de Bevilacqua con compañeros, autoridades o delincuentes. En definitiva, una de las mejores obras de esta saga policial española, esperando que su autor no haga sufrir durante mucho tiempo a sus lectores para ofrecerles la próxima entrega.




Comprar la descarga en Todoebook

8 comentarios:

Maribel dijo...

Sigues en tu línea de hacer estupendas reseñas. No he leído demasiado de Lorenzo Silva, pero lo que ha llegado a mis manos me ha gustado por la claridad de su exposición, sin florituras, con un estilo sencillo y envolvente.
"La estrategia del agua", me encanta el título.
Feliz fin de semana.

Miguel Baquero dijo...

El libro está muy bien, lo acabé de leer hace poco y me gustaron en especial los diálogos, bastante chispeantes

Armando Rodera dijo...

Muchas gracias, Maribel. Pues te recomiendo sus novelas, son todas muy buenas. Yo he leído toda la saga de Bevilacqua, quiero ponerme también un día de estos con alguna de sus otras obras.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Armando Rodera dijo...

Los diálogos son buenísimos, Miguel, en eso te doy la razón. Me encantaron los combates dialécticos de Vila con el resto de personajes, aunque me hubiese encantado leer uno con los verdaderos culpables, pero bueno.

Un abrazo y feliz finde.

Anónimo dijo...

Gracias por la reseña, Armando. Aún no he leido nada de la saga de Bevilaqcua y Chamorro. Van camino de convertirse en referencia de novela policíaca española. Todo país tiene un escritor con una pareja de policías. ¿ estaremos ante una pareja tipo Wallander/ Ann Brit Höglund a las Española?

Blas Malo Poyatos dijo...

¡Hola Armando! Se me acumulan las buenas lecturas y se me acaban los estantes. Tengo ganas de hincarle el diente a este en particuñar, pero tendrá que esperar un poco más. ¡Me va a dar una indigestión de letras!

Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Creo que la pareja Bevilacqua-Chamorro ya son un referente en la novela negra española. Del personaje de Wallander no he leído mucho, así que no puedo comparar, pero yo de momento me quedo con nuestros guardias civiles.

Un saludo.

Armando Rodera dijo...

Los libros de esta saga son muy recomendables, Blas, tendrás que hacerles un hueco, je, je. Seguro que luego te enganchas y no puedes dejar de leer las aventuras de los beneméritos...

Un abrazo y feliz semana.