miércoles, 26 de enero de 2011

"LA BIBLIOTECA DE LOS MUERTOS", DE GLENN COOPER

Con este sugerente título, Glenn Cooper ha tenido el exitoso debut literario que todo escritor espera. El arqueólogo y médico nacido en Nueva York presidía una empresa biotecnológica en Nueva Inglaterra, además de ser guionista y productor, pero la literatura era su pasión. La sorpresa le ha llegado cuando ha vendido más de un millón de ejemplares de su opera prima, siendo ésta traducida a treinta idiomas, por lo que su afición como escritor ocupa ahora la mayor parte de su tiempo y dedicación profesionales.

La historia, aunque trufada de flashbacks, arranca en la Gran Manzana en la época actual. Nueva York está atemorizada ante una amenaza misteriosa. En las últimas semanas se han sucedido ocho asesinatos aparentemente no interconectados entre sí, pero con una abrumadora pista que lleva a pensar en un sanguinario asesino en serie. Todas las víctimas, en días previos a su fallecimiento, han recibido extrañas postales donde aparece la fecha de su muerte junto al grotesco dibujo de un ataúd.

La investigación de los crímenes se le asigna a Will Piper, uno de los más reputados especialistas del FBI en asesinatos múltiples. Pero Piper, de vuelta de todo y con numerosos problemas personales, no recibe de buen grado el encargo de investigar al asesino del Juicio Final, apelativo acuñado por la prensa sensacionalista, a pocos meses vista de su retiro definitivo. Las circunstancias le obligarán a tomar el caso de no muy buenos modos, síntomas que empeorarán al conocer a Nancy Lipinski, la agente novata que será su compañera a partir de entonces.

Paralela a esta trama se desarrolla otra totalmente diferente, situada en el lejano siglo VIII. El autor utiliza acertadamente los flashbacks para sumergirnos en la abadía de Vectis, donde empiezan a suceder hechos inexplicables. Octavus, un pobre niño analfabeto sobre el que pesa una maldición ancestral al ser el séptimo hijo engendrado de un séptimo hijo, empieza a escribir una lista de nombres y fechas sin un sentido aparente. Los monjes que le acogen empezarán a sentir el miedo cuando se produce una muerte en su abadía, coincidente en todo con los datos aparecidos en la lista del niño.

De vuelta a la época actual, la investigación policial tomará unos cauces sorpresivos para Will Paper, que le obligarán a plantearse ciertos asuntos de su vida. El asesino implacable prosigue sus crímenes y Will tendrá que averiguar su conexión con el pasado para atrapar al asesino en el futuro. Los miedos y temores de Piper, e incluso sus relaciones con amigos y familiares, le obligarán a mirarlo todo de un modo diferente, sin fiarse de nadie, como único modo de alcanzar sus objetivos.

Un thriller algo alejado de los cánones habituales, aunque con elementos claves que le han hecho auparse a las lista de los libros más vendidos, también en nuestro país. La parte que se desarrolla en el siglo VIII nos recuerda a otras famosas obras, evocando las novelas medievales de Ken Follett o la fantástica recreación de Umberto Eco en su abadía de “El nombre de la rosa”. El ritmo decae algo en esos capítulos, pero se agradece para descansar un poco ante la trepidante cadencia de la trama principal.

El autor no utiliza artificios desmesurados, ni pretende ahondar en el concepto de literatura profunda. Nos muestra un lenguaje directo, sencillo y fácil de leer, abogando por la ductilidad de las tramas, que van encajando como un guante hasta desembocar en un final que se presupone desde capítulos anteriores, aunque los giros inesperados de la segunda mitad de la obra ayudan a no perder el interés. Los diálogos son fluidos y apoyan el devenir de la historia, ayudando además a retratar a los personajes principales, aunque algunas de sus características puedan sonar a tópicas en el género en el que se desarrolla la trama.

Una novela inteligente que nos obligará a plantearnos nuestro verdadero destino, enfrentado desde siempre al libre albedrío. Una trama absorbente tejida con los mimbres necesarios para seguir un hilo argumental repleto de connotaciones científicas y místicas. Misterios ocultos por gobiernos a lo largo de la historia, aventuras personales que darán al traste con todo lo conocido e incluso la inesperada aparición de personajes ambivalentes con problemas de personalidad múltiple, harán de esta novela un sano ejercicio de entretenimiento con el que disfrutar leyendo.



Comprar la descarga en Todoebook

14 comentarios:

Javier Márquez Sánchez dijo...

Interesante reseña. ¡Gracias! Hace algún tiempo que estoy interesado en leer este libro, ya te explicaré las razones, y tu comentario me ayuda a afrontar esa lectura con más perspectiva.

Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Pues me alegra haberte ayudado, Javier, je, je. Ya me comentarás si lo lees al final y así podemos intercambiar opiniones al respecto cuando desees.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Cita dijo...

A veces utilizo mi blog para recomendar libros que a mi me han gustado o que me han generado dudas, me gusta que la gente que los ha leido los comente conmigo, y si no es asi, me gusta pensar que quiza he recomendado una buena lectura a alguien.
De lo que no soy capaz, es de hacer una crítica como las que te leo a ti y a muchos otros, me veo limitada. Es posible que en mi cabeza tenga mucho que contar sobre ese libro pero soy incapaz de plasmarlo.
Admiro a los que lo haceis.

Mil besos

Cita

Armando Rodera dijo...

Tampoco yo soy un crítico especializado, Cita. Siempre intento hacer una pequeña sinopsis del libro y luego comento valoraciones sobre el mismo que creo puedan interesar al posible lector, pero nada más.

Seguro que tienes mucho que contar sobre los libros que lees. Lánzate un día de estos, quizás te sorprenda lo que descubras al hacerlo.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Aunque no soy aficionada al thriller has hecho una reseña estupenda.
Tu entrada corrobora lo que yo digo en la mia: ahora leemos a muchos autores nuevos y de algun modo tambien los aupamos con nuestros comentarios y difusion.
Saludos

Armando Rodera dijo...

A mí si me gusta mucho el thriller, Lola, aunque intento leer un poco de todo.

Es verdad que a través de los blogs, redes sociales y demás estamos conociendo y leyendo a muchos autores nuevos de diferentes partes del mundo y eso siempre es bueno.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

MiánRos dijo...

Buenísima reseña, Armando. Lo dejaré en la lista de "pendientes"; quizá si me cruzó con él en una tienda será de los que se vengan primero.
Un abrazo,
Mián Ros

Armando Rodera dijo...

Me alegra que te haya gustado la reseña, MiánRos. Ya sé que nuestra lista de pendientes sigue creciendo exponencialmente, pero que se le va a hacer...

Gracias por comentar. Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Armando, tomada nota de la propuesta, y por no repetirme al respecto de la maestría que demuestras al contárnosla, me voy a centrar en tu vocabulario.
Expresiones como "historia trufada", "grotesco dibujo","reputados especialistas", "apelativo acuñado", "cauces sorpresivos", "trepidante cadencia", "artificios desmesurados", "ductilidad de las tramas", "trama absorvente",...han enriquecido, aun más si cabe, el divertimento a lo largo del aprendizaj que llevo a cabo en tu blog.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Jo, qué suerte tienen algunos con sus óperas primas. El thriller es un género muy exitoso porque atrae a cantidad de lectores, y si además tiene una trama bien tejida y un lenguaje fácil más que mejor.
Estupenda reseña. Tendremos en cuenta esa biblioteca.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Pues ahora que lo dices, Alicia...La verdad es que tampoco me había dado cuenta al escribir la reseña, pero al ver todas juntas las expresiones que comentas parece otra cosa, je, je.

Me alegra de todos modos que te haya gustado la entrada, te diviertas y si ya aprendes para que queremos más. Gracias de nuevo por tus palabras, no sabes lo que significan para mí.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Armando Rodera dijo...

Ya te digo, Maribel, algunos nacen con estrella, ya sabes. A mí me gusta el thriller, tanto de lector como de escritor, y este libro se lee muy fácil y engancha rápido.

A ver si se nos pega algo a los demás y tenemos, por lo menos, una pizquita de esa suerte, je, je.

Un abrazo y feliz finde.

B. Miosi dijo...

Yo diría que no tienes mucho que envidiar a Glenn Cooper, Armando. Tú también manejas bien los thrillers y tienes gran imaginación. El asunto es la oportunidad. Creo que si presentases tus novelas al mercado americano tendrías más posibilidades, pues de entrada el tiraje mínimo creo que son de 25.000 ejemplares. Gran difusión para hacerse conocido.

Como soy tan aficionada a los thrillers como tú, lo buscaré, me has convencido.

Un abrazo, amigo,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Hombre, Blanca, que más quisiera yo que tener el éxito que ha tenido Glenn Cooper con su opera prima!! Se agradece el apoyo, eso sí, ya que soy un entusiasta seguidor de los thrillers, tanto como lector como para escribirlos yo mismo.

En otras ocasiones, y en diversos blogs amigos, hemos tratado la idea que propones de intentar la aventura americana. Pero si ya está difícil aquí, conociendo algo del mercado, mucho más complicado es entrar en el mercado anglosajón. Lo primero sería traducir bien nuestras obras al inglés, tanto en gramática como estilísticamente, y eso es bastante complicado. Aunque no lo descarto, hay otras posibilidades por explotar de las que hablaré en mi proxima entrada.

Gracias por tu comentario, un placer verte por aquí. Un abrazo.