jueves, 17 de marzo de 2011

ENTREVISTA CON BRUNO NIEVAS, AUTOR DE "REALIDAD AUMENTADA"

Durante las últimas semanas os he ido hablando de diversos temas relacionados con el mundo de la edición en el entorno 2.0 y esa auténtica revolución digital que amenaza con mover los profundos y tradicionales cimientos del sector. Entre otros asuntos hemos comentado el exitoso caso de Bruno Nievas y su novela “Realidad aumentada”, puesta gratuitamente a disposición del público internauta en la web del autor. Una iniciativa que se ha convertido en todo un boom mediático, con 40.000 descargas de la obra a través de diversas plataformas.

Hemos querido charlar tranquilamente con Bruno Nievas sobre estos y otros temas que pueden ser de interés para todos los que seguimos las evoluciones del mundo editorial.

P: Lo primero de todo, Bruno, es preguntarte sobre los orígenes de tu pasión por la escritura. ¿Cómo llega un médico pediatra a escribir un thriller futurista? Nos gustaría saber también que referentes literarios tienes a la hora de afrontar la hoja en blanco.

R: Te aseguro que es muy complicado, incluso para mí, responder a esa pregunta, jajaja, así que te contaré mi caso: siempre he querido escribir, pero, por falta de tiempo, iniciativa y herramientas, lo he ido posponiendo. Sin embargo, no mucho después de haberme “convertido” a Mac, encontré un programa enfocado específicamente a la escritura, llamado Scrivener. Probé la demo y, me gustó tanto, que lo compré inmediatamente. Para aprender a manejarlo, decidí probar a escribir una novela, sólo como una prueba. Se me ocurrió una idea de tres líneas, que empecé a desarrollar. Tras varios meses, ¡tenía cerca de 100.000 palabras escritas!

En cuanto a los referentes, me gustan muchísimos autores; pero los que más me absorben son, sin duda alguna, Stephen King, Michael Crichton, Douglas Preston y Lincoln Child, además del gran maestro, Ken Follet. En cuanto a españoles, siento auténtica devoción por los libros de Juan Gómez-Jurado, que considero a la altura de los mejores bestsellers mundiales. Sin olvidar a otro maestro, Arturo Pérez Reverte, y a esa nueva oleada de autores que tantas horas me han hecho perder, como Javier Sierra, Matilde Asensi y, por supuesto, Manel Loureiro. ¡Son muchos!


P: En tu novela se describe con detalle unos experimentos científicos aparentemente futuristas, pero que pueden estar a la orden del día en menos tiempo del que nos pensamos. El protagonista de tu obra es médico e ingeniero informático, un auténtico enamorado de la tecnología y los aparatos de última generación. ¿Tienes mucho que ver con tu personaje? Creo que tú también eres un auténtico geek...

R: Curiosamente, los experimentos que se nombran en Realidad Aumentada… ¡no tienen nada de ciencia ficción, al contrario de lo que muchos piensan! Esa parte es completamente real. Hoy en día existe tecnología de sobra para realizar ese tipo de desarrollos, como me han demostrado muchos lectores, enviándome webs y vídeos donde se ven trabajos similares a los descritos en el libro, aunque a una escala menor. Eso sí, estoy seguro de que el proyecto del libro, se está desarrollando en algún sitio. Como ves, la ciencia ficción de la novela… está en otra parte, jejeje.

En cuanto al protagonista, Jacob Assavar, es evidente que va «vestido» con mucho de mí, como personalidad y aficiones... ¡pero esto también ocurre con el resto de los personajes! En el caso concreto de Jacob, la afición a la tecnología sí que la comparte con su autor... No sólo es incapaz de salir de casa sin sentir el peso de su Macbook Pro a la espalda o la superficie del iPhone en su bolsillo; sino que estos aparatos tienen una gran importancia en el desarrollo de la historia… ¡como no podía ser de otra forma!

P: La obra tiene un ritmo endiablado, casi cinematográfico, que engancha al lector desde el primer instante. ¿Te gustaría ver la obra en pantalla, ya sea para cine o televisión? En caso afirmativo, ¿te implicarías directamente en el proyecto?

R: ¡Uf, se me ponen los pelos de punta al oír eso! Pero creo que hay que ser prudente... Si tiene un ritmo más o menos rápido, es sólo porque adoro ese tipo de novelas, tan propias de Michael Crichton o Douglas Preston. Creo que son las que realmente atrapan al lector. En cuanto a una adaptación al cine, por supuesto que me encantaría, pero me suena tan lejana e irreal que no llego a imaginármela, jejeje. ¿Implicarme? Sería algo obligatorio. Primero, por pura inquietud y curiosidad. Y segundo, porque creo que la novela juega mucho con los pensamientos y sentimientos de los personajes, sobre todo el protagonista. Y eso es tan sumamente difícil de adaptar al cine, que creo que sería necesario trabajar, codo con codo, con director, guionistas e incluso actores. ¡Vamos, que como me dejen, la hago yo entera, jajaja!

P: Tu iniciativa está siendo uno de los asuntos más comentados en el ciberespacio literario en las últimas semanas. Sabemos la dificultad actual para que las agencias y/o editoriales se fijen en un escritor novel pero, ¿cómo surgió la idea de publicar tu novela a través de la Red? ¿Qué ha supuesto para ti la espectacular respuesta de miles de lectores?

R: La verdad es que, a día de hoy, sigo sobrecogido por la espectacular respuesta. La idea comenzó a surgir, como suele pasar, de la forma más inocente. A medida que recibía las famosas respuestas negativas de editoriales y agencias, comentaba, de broma, que la novela encontraría su sitio, ella sola. Y empecé decir que si era necesario, la regalaba en Internet. El caso es que, a medida que lo comentaba a familiares y amigos, siempre me decían que era una buena idea. Y, con el tiempo, empecé a pensar que lo era.

Ahora, tan sólo dos meses después de haberla colgado, estoy encantado. Cuarenta mil descargas, más de mil seguidores en Facebook y, lo que es más importante, los innumerables emails y muestras de cariño de aquellos que la han leído, por no hablar de la maravillosa gente que he conocido estas semanas. Eso es lo que más valor tiene, sin duda, de esta iniciativa.

P: Un público que no sólo se ha descargado la novela por el famoso “todo gratis”, sino que se la ha leído, en muchos casos a través del ordenador, y además te dejan halagos y comentarios elogiosos a través de mensajes privados o a través de las redes sociales. ¿Te ha sorprendido este entusiasmo?

R: ¿Que si me ha sorprendido? ¡Aún tiemblo al recordar algunos de los mensajes! Hay quien me ha contado que es lo primero que se han leído en la pantalla de un ordenador, porque no podían dejar de hacerlo; una chica, ciega, la convirtió para poder leerla con un dispositivo especial, y me escribió para darme las gracias por haberla colgado gratis; y otro que me emocionó especialmente fue un chico, que me dijo que… ¡se había aficionado a leer gracias a ella! Eso, por no hablar de las personas que me han ayudado con las correcciones (dos de ellas, Amparo Luque y José María de Haro, han revisado la obra entera, por ejemplo). Cuando conoces las historias de las personas que están detrás de las cifras, esos miles de descargas, es cuando comprendes lo lejos que puede llegar algo que tú has hecho. Y eso es algo que te llega tan hondo, que hace que todas las horas de trabajo, y todas las negativas recibidas, no pesen nada en el cómputo de todo esto. Creo que poner la novela en Internet ha sido una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, y te aseguro que hay muchas de las que estoy muy contento.


P: La obra ya había sido ampliamente difundida, e incluso se ha hablado de ella en diversos medios de prensa, aunque quizás al participar también desde hace poco en la iniciativa creada por Juan Gómez Jurado de ”1libro1euro”, a favor de Save The Children, ha conseguido despegar más aún. ¿Qué nos puedes contar de esta plataforma?

R: Lo poco que puedo decir de ella, evidentemente, sólo puede ser fascinante. Es una iniciativa que han puesto en marcha los propios internautas, apoyados en la tecnología y las redes sociales (en este caso, Twitter). En ella, tuve la suerte de estar, al principio, nada menos que al lado de Juan Gómez-Jurado (Espía de Dios), y con Manel Loureiro (Apocalipsis Z). Ahora hay más autores, y cada día que pasa me enorgullezco más de ser uno de ellos, al ver la impresionante respuesta de la gente que la está utilizando. Pero, si a todo esto le añades el que su finalidad (lo más importante) es ayudar a una ONG enfocada a los niños, entonces es cuando te das cuenta de que, en este día a día tan gris de nuestras vidas, un par de clics de ratón pueden hacer mucho más que un ejército de tanques. Y no sabes lo gratificante que puede resultar contribuir a algo tan importante. Lástima que aún quede tanto por hacer…

P: Aparte del tuyo, en estos días se habla también del caso de Amanda Hocking, que ha vendido casi un millón de libros a través de Amazon sin editorial que la respaldara, u otro parecido en nuestro propio país, donde “El bolígrafo de gel verde” empezó su particular periplo a través de Internet antes de conseguir editorial. ¿Está el futuro en estas tendencias o ya es el presente más rabioso?

R: Agradezco las comparaciones, pero creo que en ambos casos esos libros han demostrado muchísimo más que el mío. El libro de Eloy Moreno ha conseguido dar el «gran salto», gracias a su gran narrativa, la genial historia que cuenta y, sobre todo, su trabajo e insistencia. He tenido la suerte de leerlo y comentarle a Eloy no sólo lo que me ha gustado, sino lo mucho que me ha hecho pensar. Algo que, como él mismo me dijo, era su intención. Pues lo consigue. De Amanda, aún no he podido leer su libro (pero lo haré, para algo tengo mi cuenta de Amazon); pero, de salida, uno sólo puede aplaudir su éxito, antes incluso de conocer la obra.

Evidentemente creo que estos casos ya no se pueden considerar aislados, ni mucho menos cosa del futuro, suerte o de ciencia ficción. Sólo Hocking, ella solita, ya está facturando más que muchas editoriales. Estoy seguro de que más de un agente se está tirando de los pelos. Pero, teniendo en cuenta que eso ya le pasó a J. K. Rowling o al mismísimo Stephen King, no debería sorprendernos. Lo que debe sorprendernos es que hace unos años era muy difícil encontrar a King o Rowling; pero ahora, los autores están en la red, a disposición de todo el mundo, a sólo unos clics de distancia. Si los agentes y los editores no los encuentran a tiempo, es porque no están sabiendo meter esa marcha que los autores sí han sabido engranar… Aunque me consta que algunos ya sí están haciendo, por fin, los deberes. La pregunta es ¿llegarán a tiempo?

P: Imaginamos que tu primera intención era darte a conocer al gran público, hecho que has conseguido con un gran éxito. Pero, ¿temes que este despertar digital haga recelar aún más a las editoriales tradicionales a la hora de apostar por un autor novel o por el contrario, será una auténtica carta de presentación editorial con la que dar el gran salto?

R: Creo que aún es pronto para sacar alguna conclusión. Cuarenta mil descargas en poco más de dos meses es una barbaridad, pero siempre digo que es sólo una cifra. A mí me apasionan mucho más las personas que están ahí, «al otro lado», que son las que te escriben y te cuentan, transmitiéndote sensaciones y devolviéndote parte de lo que tú les has dado a ellos. Sin embargo, las agencias y editoriales, como es lógico, se mueven por números, como criterios de rentabilidad, comercialidad, etc. Algunas verán mi presencia en Internet como algo positivo, pero otras seguro que lo ven como negativo. El problema probablemente resida en que esta «revolución digital» está ocurriendo demasiado deprisa, y muchos no estaban preparados para ella. Lo malo es que un puñado de esos «no-preparados» siguen, a día de hoy, convenciendo a sus jefes y colaboradores de que esto son fenómenos aislados, y que el modelo actual va a durar aún muchos años. Y ojo que llevan razón. Su problema residirá en que hay otros que sí están viendo el cambio. Y, sin ser grandes o conocidos a día de hoy, ya están forjando, en sus casas o en sus despachos, el camino a seguir. Nada me haría más feliz que el saber que mi novela pueda haber ayudado a poner una pequeña piedra en ese camino.

P: Ya sea para esta novela en particular, o en el resto de obras en las que trabajes o tengas en mente, podrías explicarnos brevemente como afrontas el enfrentarte al desarrollo de la historia y sus personajes, el día a día de todo escritor que se precie. ¿Planificas tramas, subtramas y personajes, con un guión predeterminado antes de atacar la hoja en blanco? ¿O bien tienes una idea en la cabeza, que se va desarrollando mientras escribes y percibes como te lleva por derroteros inexplorados mientras los personajes toman vida propia al crecer la historia?

R: Mi experiencia hasta ahora es sencilla, porque se reduce… ¡a una novela! Para ser honesto del todo, a una y media, ya que estoy escribiendo la segunda. Y, dado que aún no he dado el «gran salto», tampoco sé si soy precisamente un ejemplo de cómo se escribe una novela… En ambos libros he seguido la misma técnica: buscar un tema sobre el que me gustase escribir, y ver si podía contar una historia interesante. En los dos casos, las historias se pueden resumir en apenas tres líneas. Luego, he desarrollado unos borradores o guiones que, en el caso de la segunda, ha sido mucho más largo que en Realidad Aumentada, ya que su trama es mucho más compleja. Luego, una vez desarrollada esa trama base, voy escribiendo, poco a poco, escena a escena. Normalmente, cuando escribes estas, te das cuenta de que hay cosas que serían mejor de otra forma. O personajes que deberían ser de otro modo. O que hay trozos enteros que no te cuadran, y que has de desechar o sustituir. En cuanto a los personajes, es fácil hacerse una idea de lo que esperas de ellos. Sin embargo, no es raro que conforme avanzas en la escritura… ¡ellos te sorprendan a ti! Lo hacen con reacciones diferentes a las que tú esperabas en una escena, y que ves que encajan mejor. Tanto, que puede que llegues a cambiar el destino del personaje y la historia… ¡por culpa de una reacción de uno de ellos!
Como ves, al menos para mí, es un proceso fascinante, vivo, complejo y estimulante que, al final, termina siendo una droga realmente «dura», y difícil de desengancharse…

P: Por último, nos gustaría saber si “Realidad aumentada” va a tener continuación en una segunda parte o si estás trabajando en algún otro proyecto. Y por supuesto, siéntete en plena libertad para añadir lo que creas conveniente, sea para tus lectores, presentes o futuros, o los responsables de la industria editorial.

R: Es cierto que "Realidad Aumentada" tiene un final muy peculiar y sorprendente, que, por cierto, tuve claro desde la primera línea. Pero, a pesar de lo que muchos lectores me preguntan o sugieren, es una historia cerrada. En teoría no está pensada para tener una continuación, aunque, quién sabe, ojalá algún día hubiera un «clamor popular» tan inmenso, que al final tuviera que escribirla, jajaja.

Sí que estoy trabajando en otro proyecto. Es un thriller, con apenas ciencia ficción (aunque aparece mucha tecnología, cómo no), ambientado entre el Nueva York del 11 de septiembre de 2010, y el Auschwitz de 1945. Es mucho más amplio y ambicioso que Realidad Aumentada en todos los sentidos, y de hecho me está costando mucho más tiempo y esfuerzo escribirla. Mi mayor miedo, como es lógico, reside en el día que, sea de la forma que sea, llegue a manos de todo el mundo… ¡como no guste, me pego un tiro, jajaja! No, en serio, ojalá que pueda completar un buen libro que de verdad guste a quien decida prestarme su tiempo para leerlo. Que, al fin y al cabo, es lo más valioso que tiene una persona.

Muchas gracias por todo, Bruno. Un placer haber charlado contigo.

18 comentarios:

Blas Malo Poyatos dijo...

Qué cosas, de verdad. Sorprendente. Alucinante. Queda la duda: ¿entonces los filtros que suponen las agencias y las editoriales (y que en teoría promueven productos de calidad) no sirven, están obsoletos?¿Se puede un dar a conocer sin tales filtros, y ser leído?

Los autores... ¿dejarán de vivir de sus escritos, y la escritura se convertirá en un ocio sin más, que no paga facturas? (aunque dé múltiples satisfacciones)

Al final, como todo, quedará en manos del lector, decidir. Se avecinan tiempos interesantes, sí..

Gracias por tan estupenda entrevista, Armando. Como ves, me voy con más respuestas que preguntas, ¡genial!

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Al revés, quiero decir: con más, más preguntas que respuestas... Los jueves a estas horas ya no carburo

B. Miosi dijo...

Pues yo lo veo de otro modo, Blas, Armando, lo que hizo Bruno Nievas es una operación de marketing arriesgada y muy productiva. En este momento al menos cuarenta mil personas lo conocen. Esas personas tienen amistades, supongo, y el nombre BRUNO NIEVAS va quedando en la memoria. El día de mañana, cuando él logre terminar su próxima novela, la podrá vender a un euro, y recibirá más de lo que cualquier escritor principiante recibe de adelanto.

Interesantísima entrevista, Armando,

Besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Claro que sirven los filtros editoriales, Blas, pero actualmente se encuentran prácticamente cerrados y siempre es bueno buscar otras alternativas.

Tú tienes una poderosa agencia y una importante editorial que están haciendo una gran labor con tu libro. Pero todos conocemos buenos libros relegados al olvido por falta de promoción o distribución.

¿Un escritor tiene sólo queescribir o también tiene que saber de marketing para promocionarse? En circunstancias normales sería la primera opción, pero en la época actual entiendo que la segunda también es una opcion razonable.

Y no tiene por qué dejar de ganar dinero con sus escritos el autor, mira el caso de la chica de Amazon con un millón de libros vendidos. Seguro que hay agencias y editoriales tirándose de los pelos...

Gracias a ti por tu comentario, Blas. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Estamos de acuerdo, Blanca, yo lo veo más como tú. La campaña de marketing ha sido genial, la respuesta de la gente fantástica, pero si no hay una buena obra detrás, el boca a boca no hubiera funcionado.

Y como dices, Bruno ya va a ser bastante conocido para sus siguientes obras. Habrá que permanecer atento a su evolución.

Me alegra que os haya gustado la entrevista. Un abrazo y feliz fin de semana.

Oniria dijo...

Yo también estoy de acuerdo con Blanca. Llegados a cierto punto, la diferencia entre vender o no vender depende únicamente de la publicidad que consigas, del marketing que puedas llegar a organizar. Y en esto, la suerte es básica, porque lo que más cuenta es la gente que puedas contactar ya metida en el mundillo y que pueda hablar bien de ti.

Es así: un autor hablando de su propia obra, poniendo frases de "la mejor novela de la década", no inspira ninguna confianza en el océano de publicaciones que ofrece Internet, en el que hay peces de todos los colores. Pero si alguien conocido habla de ti... amigo, te abre puertas a otra dimensión.

Publicidad, publicidad, publicidad, que las editoriales raramente te van a hacer caso, si estás empezando. Tienes que moverte, si no te mueves tú, nadie te va a ir a buscar a casa.

Pero, Blas, el filtro de calidad que mencionas pienso que siempre es necesario: ya sea por editorial, ya sea por una "cata" de lectores cercanos, como en el caso de Bruno. Porque, la facilidad a la hora de publicar que ofrece Internet (culturalmente fabulosa, por supuesto) tiene como contrapartida que realmente pueda publicarse cualquier cosa. Y en los mundos de la autopublicación, al igual que hay obras realmente estupendas, como la novela de de Bruno, tan profesionales como cualquiera que pudiera publicar una editorial, sobre otras es mejor pasar un tupido velo. Ocurre como en todo, hay bueno, malo, y todo el campo intermedio de la escala de grises. No quiero parecer desagradable, pero la verdad es que, aunque nunca me he autopublicado, vivo rondando en ese mundillo muy de cerca desde hace años y a estas alturas creo que he visto de todo. ;D

pd No niego que el caso de la chica de Amazon da un rayito de esperanza. Pero no hay que olvidar que (al menos que yo sepa) es un caso aislado entre muchísimos miles. Como no conozco la obra, no puedo valorarla.

Abrazos a todos ;D

José Ferrandis Peiró dijo...

Hola a todos! Creo que dentro de unos años, cuando echemos la vista atrás y veamos a lo que pudimos asistir, nos parecerá increíble haber vivido el momento en el que, por fin y de verdad, la literatura en particular y la cultura en general, se convirtieron en universales.

En la literatura pasa como con la música (el cine lo veo algo diferente). Cada vez más creadores buscan hacer un buen trabajo con el que darse a conocer (aunque sea regalándolo) para abrirse las puertas a poder vender de verdad sus próximos trabajos.

Viendo cómo está el mundo editorial es una práctica de lo más acertada (y también arriesgada). y sí, hay que saber un poquito de marketing para no depender de otros a la hora de ir abriéndose puertas.

Un saludo a todos. Buen debate.

Armando Rodera dijo...

Bienvenida al blog, Oniria, y gracias por enriquecer este apasionante debate.

Estoy bastante de acuerdo con tus tesis. Me parece muy bien que haya posibilidades de buscarse la vida fuera de los circuitos editoriales. Como bien dices si alguien conocido habla bien de ti mucho mejor, pero también tus escritos tienen que tener buena calidad y pasar numerosos filtros antes de tener una mínima oportunidad de darte a conocer.

Es posible que a partir de ahora no veamos estos casos como meras anécdotas y el sector se revolucione, aunque no sabemos hasta dónde llegara todo esto.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Puede ser verdad, José, que realmente estemos a las puertas de un cambio radical en este mundillo. Quizás sea así y luego podamos contar que nosotros lo vivimos. No lo sabemos con exactitud, pero siempre es bueno poder estar dentro y tener la oportunidad de aportar tu granito de arena para que la evolución prosiga.

Nos tendremos que poner las pilas con el marketing. Ya sabéis que el saber no ocupa lugar, y si encima nos ayuda, pues mucho mejor.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Bruno Nievas dijo...

Muchas gracias por las palabras de apoyo y de ánimo.

Tal y como dice Armando, creo que la labor de agencias y editoriales no está agotada, ni mucho menos. Lo que creo es que estamos viviendo un cambio de modelo, y tan rápidamente, que unas cuantas de ellas se van a ver devoradas, antes incluso de plantearse qué es lo que estaba pasando.

Curiosamente, parte de la culpa de ese cambio se debe a esa negativa a apostar por autores noveles, comprensible por otro lado. Es comprensible, pues el coste de equivocarse es alto. Pero, gracias a herramientas como Internet (que es sólo eso, una herramienta), los autores pueden abrirse paso; igual que lo hace un río por muchos diques que pongas: el agua termina llegando al mar.

Por eso estoy convencido de que los buenos autores, ahora más que nunca, llegarán a buen puerto. Mientras, muchas agencias y editoriales seguirán pensando que el nuevo modelo aún está lejano, o que esto es una moda pasajera. Pero las que se adapten, descubrirán las múltiples ventajas que ofrecen la edición digital, Internet, los autores noveles y la pasión por escribir y leer.

Que es, al fin y al cabo, lo que nos une a todos los que estamos aquí.

Creo firmemente -ya lo sabéis-, que un nuevo modelo es posible. Y personas como Armando, y los que leéis esto, estáis contribuyendo a ello. Con mi libro, sólo espero haber puesto una pequeña piedra en ese camino que estamos construyendo entre todos.

Dentro de algunos años, estaremos orgullosos de "haber estado aquí".

Muchas gracias, Armando, por la genial entrevista. :)

Armando Rodera dijo...

Gracias a ti, Bruno, por prestarte para la entrevista. Se me ocurrió de repente, pensé que era una buena idea y ya veo que no me equivocaba.

Y por supuesto gracias por aportar también aquí tu comentario para avivar el ya de por sí interesante debate.

Creo que tienes razón, entre todos podemos lograr que esto evolucione para bien. La labor de editoriales y agencias seguirá ahí, y será necesaria, pero también hay otros medios.

Mentiría si dijera que no quiero ver uno de mis libros publicado, expuesto en las vitrinas de las grandes librerías. Pero si se nos cierran los caminos para llegar ahí, es bueno saber que existen alternativas, aunque tengamos que trabajar y sacrificarnos mucho más. El reto está delante nuestro, y cada uno puede forjarse su propio destino.

Permaneceremos atentos a la evolución de esta revolución silenciosa, aunque creo que ya no tiene marcha atrás.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Alejandro Laurenza dijo...

Armando,

Es una entrevista muy interesante. La leí intentando aprender, :-).

Un abrazo,
Alejandro.

Alicia Uriarte dijo...

Armando, te comentaré los previos a la lectura de esta entrevista. Primeramente te diré que estoy sorprendida por el hallazgo de un nuevo concepto, LA REALIDAD AMPLIADA (RA). Ese nuevo avance tecnológico que hace interactuar lo que vemos de forma real con el mundo virtual. Sorprendente. Todavía estoy flipando con las aplicaciones a la medicina, la arquitectura, el ocio, la medicina, el arte… A continuación, he ido a investigar por los blogs sobre medicina y por la web oficial de la novela y el blog de Bruno Nievas. Quería saber mejor con quién y con qué me iba a encontrar. Como de ti ya sé lo que se puede esperar, mucho y seguro que me quedo corta, con toda la información me he dispuesto a leer la entrevista. Sabía que no me iba a defraudar.

Armando, como te he dicho en otras ocasiones, cuando uno lee una entrevista hecha por ti, literariamente te creces. La precisión en las preguntas y la dirección de la entrevista, para no dejar nada sustancioso en el tintero, es buena prueba de ello. Pero además consigues definir y hacer grande al entrevistado. De veras me ha encantado el tándem.

Respecto a la decisión de Bruno de permitir que se descargue gratis-bueno por un euro solidario-me parece que ha sido acertadísimo. El boca a boca y el blog a blog estoy segura que harán el resto. Yo ya me la he descargado. Será la primera novela entera que lea en el escritorio del ordenador. La desentrañaré en Semana Santa. Ahora ando muy pillada de tiempo.

Armando, gracias de nuevo por tu continua labor de difusión. Es un placer venir a leerte y encontrar que siempre andas rodeado de buena gente y con mucho talento.

A Bruno desearle que le crezca bien esta primera criatura.

Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Me alegra que te haya gustado la entrevista, Alejandro. He podido hablar con Bruno de asuntos muy interesantes y eso se refleja en la entrevista.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Yo sí había oído hablar de la realidad aumentada, Alicia, pero desconocía sus múltiples aplicaciones. Ya verás cuando leas la novela...

Me alegra que pienses así de mi trabajo, Alicia, pero exageras un poco, je, je. Debo decirte que me sueles sacar los colores con tus comentarios, que obviamente agradezco una barbaridad, y esta es una de esas ocasiones.

Tanto cuando escribo reseñas, crónicas, artículos o entrevistas lo hago del único modo que sé, escribiendo lo que yo siento, lo que me sale de dentro. Es cierto que en las entrevistas intento hacer preguntas al entrevistado para que se pueda lucir con las respuestas, y luego el resultado está ahí.

Estoy muy contento por la acogida de esta entrada, que ha sido compartida en gran medida en Facebook y Twitter, mencionándose en muchos sitios. Así que encantado con todo esto y más con comentarios como el tuyo.

Ya nos contarás cuando leas la novela de Bruno, espero que te guste.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

A ver, descargué la novela y la leí. Aparte de ser una forma original de marketin como habéis comentado, habría que hacer varias consideraciones.
La primera de ella es que se trata de un autor novel, con los fallos de un primero, repetición de palabras, clichés clásico y una alarmante redondez en el perfil de sus personajes. El autor tiene mucho por mejorar, su propio protagonista adolece de los mismos problemas en el perfil, su léxico es bastante plano y las descripciones se hallan desprovistas de la mínima profundidad.
Observo en los blogs un compañerismo exacerbado que adultear la realidad. No pasó los cortes de editorial alguna porque no es un manuscrito publicable, cualquiera que lo lea lo sabe. Siento ser quien abra la carpeta de las críticas pero es verdad. Ninguna editorial se tira de los pelos por no publicarla, las 40.000 descargas se han hecho sobre el formato del tutto gratis que impide extrapolarla al concepto de novela concurrente a un mercado.
Las editoriales tienen restringida su oferta por la crisis y, eso es cierto, por el amaneramiento en confiar más en la popularidad del autor que en la calidad del escrito, pero este manuscrito adolece de esos mismos defectos. Siento decirlo pero es así. No se puede esconder la frustración de no publicar en la supuesta creencia de unas editoriales ciegas y estúpidas, señores, porque eso no es así.

ranjits dijo...

Hello
En nuestra empresa venimos realizando diseño e implementaciones de juegos serios para la Formación de Recursos Humanos, desde hace varios años. Involucramos diversas tecnologías, nivelando la cuota de juego versus la cuota de conocimientos que deben adquirirse, optimizando los resultados

realidad aumentada

pravesh dijo...

Hello,
Estamos trabajando y entregando proyectos de Realidad Aumentada, pero utilizando un motor no basado en Flash, obteniendo excelentes resultados a nivel gráfico.