viernes, 27 de mayo de 2011

AL MAL TIEMPO, BUENA CARA

Una vez pasada la resaca electoral, y todavía sin saber muy bien hacia donde llegará el movimiento 15M, es hora de retomar la actividad habitual de este blog. Y para ello vamos a hablar un poco de lo que se mueve entre bambalinas en el sector editorial, el estado actual en época de crisis y los diferentes proyectos que tengo en mente.

Creo que he comentado en alguna ocasión que estaba trabajando en un tema muy interesante para una posible obra de no ficción; hoy voy a dar algún detalle más. Este asunto surgió, de manera muy casual, a finales del año pasado. En esas fechas, prácticamente en Navidades, me topé con una historia que me llamó mucho la atención. Pensé en ella detenidamente en los días que pasé en Lanzarote a primeros de enero y decidí investigar un poco más una vez de regreso a la península. Así lo hice y me llevé una grata sorpresa. Creí intuir que con ese material, y con otra documentación que se podría obtener a través de terceras personas, podría desarrollar una idea que empezaba a germinar en mi cabeza.

Le di vueltas al asunto durante unos pocos días y al final me decidí. Pensé que con el mercado editorial de ficción en situación precaria y con las dificultades añadidas para un escritor novel, podría ser una buena manera de meter la cabeza en el sector aunque no hubiera escrito nunca una obra larga de no ficción. Preparé una propuesta lo más profesional que pude, desarrollé el índice sobre el que versaría la obra y contacté con personas que me podrían facilitar el avanzar con mis investigaciones. Me animaron con el proyecto tras interesantes reuniones tanto telefónicas como personales y decidí dar el salto. Sabía que en las propuestas de ficción lo normal es tener terminada la novela antes de buscar agente o editorial. Pero en la no ficción, por lo que pude colegir tras indagar un poco, se vendía más la idea en sí antes que la obra ya terminada.

Así lo hice, lanzándome a la piscina con la propuesta desarrollada mientras seguía buscando información y esbozaba los primeros capítulos de la obra, ilusionado por el cariz que estaba tomando el asunto. Contacté entonces con una gran empresa del sector que se mostró muy interesada. Hablé con una joven editora, muy profesional, que me tuvo al tanto en todo momento del desarrollo del proceso. Conociendo la especial idiosincrasia del tema el estudio del proyecto fue muy rápido, algo anormal en el sector. En una semana la editora presentó la propuesta a sus compañeros, pero lamentablemente tuvieron que declinar el proyecto ya que tenían el catálogo de no ficción ya cerrado para los siguientes doce meses y además la competencia sacaba en breve un libro con temática similar.

Esto sucedió a mediados de enero, para que veáis la rapidez del proceso. No me desanimé, en absoluto, pues vi que el interés había sido sincero y os puedo asegurar que es un tema del que se puede hablar largo y tendido. Mientras buscaba otras editoriales punteras en el ámbito de no ficción, decidí hablar con una agencia editorial bastante conocida. Y como ya llevo mucho tiempo en esto, y aunque me diera vergüenza, decidí obviar las conversaciones por mail y hablar directamente por teléfono. Así lo hice y la primera impresión fue muy favorable. Presenté de palabra las líneas maestras de mi propuesta antes de enviarla por mail y charlamos sobre el particular. Mis interlocutores se mostraron también muy interesados, pero cautos, más sabiendo las dificultades por las que está pasando el sector. Convenimos en que tantearían el mercado para ver las posibilidades de llevarlo a cabo y así se quedó la cosa.

Estuvimos así durante cerca de dos meses, con conversaciones casi todas las semanas. Fue la primera vez que escuché que una obra mía iba a ser estudiada en comité por los miembros de la agencia, aún sabiendo la cantidad de diferentes asuntos que tenían sobre la mesa. Fue un trato cordial y fluido, pero la respuesta finalmente fue la misma. Imagino que contactarían con diferentes editoriales y me confesaron, que aunque el proyecto era bueno y el mercado potencial interesante, sería difícil sacar el libro adelante en los meses siguientes dados los compromisos de las diferentes empresas, por lo que su viabilidad se vería bastante comprometida al pasar mucho tiempo desde que comenzó todo esto.

Todavía no había tirado la toalla, pero maldije para mis adentros los tiempos editoriales, la crisis y el haber llegado todo esto en un momento de lo más inoportuno. Hablé con otros sellos importantes pero no saqué nada en claro. Una de estas grandes editoriales me llegó a asegurar que ya tenían cerrado el catálogo, ¡¡para los próximos dos años!! No entendía nada, pero decidí seguir luchando.

Al final, y tras unas curiosas circunstancias, contacté con una de las editoras jefe en una editorial harto conocida. En apenas dos meses había hablado de manera directa, y con un interés claro por mi propuesta de no ficción, con más gente metida de lleno en el sector que en los tres años anteriores intentando sacar algo en claro de mis novelas. Me parecía estar en el buen camino, pero no quería lanzar las campanas al vuelo visto lo visto.

Con esta persona hablé también en repetidas ocasiones a lo largo de los tres meses siguientes. Interesados en la propuesta me pidieron los primeros capítulos para poder estudiarlo con más calma en Semana Santa. Escuché en diferentes ocasiones como el tema iba a ser tratado en comité de evaluación y mesa de contratación, términos totalmente desconocidos para mí hasta entonces. Pero el resultado fue igual de negativo. Las razones, similares a los casos anteriores, añadían otro matiz. Una gran empresa del sector tenía en mente sacar otro libro relacionado con el asunto, por lo que ya habría dos obras relacionadas, ambas de editoriales importantes. Casualmente, ésta última era en un sello del grupo que me comentó lo del catálogo cerrado para los siguientes dos años...

Esto fue a mediados de mayo, hace escasos días. El trato ha sido exquisito con todas las personas mencionadas a lo largo del presente año, pero me queda un regusto amargo tras todo el proceso. Puedo entender la lentitud del sistema, la burocracia y los diferentes procesos en el sector editorial. Pero claro, si en enero o febrero nos hubiésemos puesto a trabajar en serio con el proyecto podría estar prácticamente finiquitado y listo para imprenta. Yo hubiera puesto todo de mi parte, eso está claro, ya que creo en la propuesta y podía haber tenido un moderado éxito, aparte de conseguir meter la cabeza en el mundillo. Pero la flexibilidad no es el fuerte de este sector. Os podéis imaginar la desilusión que me llevé tras las buenas perspectivas planteadas en estos últimos meses.

He decidido olvidarme de este tema visto lo visto, aún sabiendo que era una oportunidad única. Pero eso no va a arredrarme, ni a impedir que siga creyendo en lo que hago. Nunca he sido una persona que haya tenido una suerte excepcional a lo largo de mi existencia, pero sé que llegará mi momento. De todo se aprende en esta vida, os lo aseguro, y en estos meses he conocido mucho mejor los mecanismos que mueven esta pesada maquinaria. Pero en mi mente siguen bullendo las ideas.

Así que decidi regresar a la ficción, tema que tenía bastante abandonado. En vez de propósitos del Año Nuevo yo los tomé de primavera. He comenzado con las correcciones de mi tercera novela, la misma que dejé guardada en ese cajón de sastre que es mi disco duro, dispuesto a avanzar en el pulido de sus afiladas aristas aún sabiendo las dificultades que conlleva. Me gustaría que antes de que acabara el 2011 pudiera dejar finiquitado ese manuscrito y avanzar lo que pudiera con la otra novela que dejé a la mitad, con casi 150 páginas escritas. Ya veremos después los progresos reales que consigo.

De ese modo tendría un bonito panorama de cuatro novelas terminadas, dispuestas para la guerra. Pero sigo trabajando en otros temas. Mientras mi opera prima sigue en los comités de lectura de alguna que otra editorial, hemos estado avanzando en otro proyecto que espero tener terminado en unas semanas. Se trata de mi nueva página web, una página de autor que pretendo sea más profesional, ya os iré avanzando detalles. También estoy embarcado en otras iniciativas que contaré cuando pueda, e incluso he tenido tiempo de hacer mis primeros pinitos para promocionar mis obras.

Algunos ya lo habréis visto ya que lo publiqué hace unos días en Facebook. Se trata de un booktrailer, un vídeo promocional que he hecho sobre mi novela "El color de la maldad", un thriller policíaco. He utilizando música del maestro Hans Zimmer, perteneciente a la BSO de una película de la que también hemos hablado aquí, y fotografías originales, la mayoría realizadas por mí en algunos de los escenarios reales en los que se desarrolla la trama de ficción. Espero que os guste.




Como veis, no dejo de moverme. Y lo seguiré haciendo, es el único modo que conozco para seguir avanzando, aprendiendo todos los días algo nuevo. Seguiré luchando por sacar mis sueños adelante, y por supuesto, los compartiré con todos vosotros. Y este fin de semana, de nuevo puntual a su cita, llega hasta nosotros la Feria del Libro de Madrid dispuesta a hacernos disfrutar de 17 días inigualables en los que seguro me veré atrapado de uno u otro modo.

23 comentarios:

Jesús dijo...

Saludos, Armando.

He leído esta entrada de principio a fin, y me quedo con una de tus últimas frases: "eso no va a arredrarme, ni a impedir que siga creyendo en lo que hago". Esa es la actitud. Imagino que en estos meses quizás has tenido momentos de desilusión, pero hay que quedarse con lo bueno, y es que tienes entre manos una idea magnífica. Además, los contratiempos que has sufrido no te han quitado las ganas de seguir luchando, así que sólo queda continuar caminando. ¡Ánimo!

Desde aquí, todo mi apoyo.

¡Un abrazo!

Armando Rodera dijo...

Bienvenido a este blog, Jesús, y gracias por tus palabras de ánimo.

Habrá que seguir trabajando, no queda otra solución. De todo se aprende, y lo que no nos mata nos hace más fuertes. Eso es lo que quiero creer y seguiré intentándolo aunque me fallen las fuerzas.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Maribel dijo...

Armando, me ha encantado el booktrailer, muy profesional, y me gusta mucho la portada del libro. Creo que con tu dominio de las nuevas tecnologías te vas a labrar un importante camino. Toda esta promoción de tus obras puede despertar el interés del público y movilizar entonces a esas editoriales dormidas que no se dan cuenta de tu talento. Todo un acierto. Sigue así, que es sumar puntos a tu favor.
En cuanto a tu obra de no ficción, de verdad que me dejas intrigada, me encantaría saber qué tema ibas a tratar, pero respeto el que no lo digas, pues es algo que quizás aún pueda salir adelante. Ojalá tengas suerte, no dejes de insistir y preséntalo a otras editoriales. Los tiempos son, malos no, peores, pero como tú dices no hay que dejar de trabajar.
Me alegro de que tu ánimo no decaiga.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Me alegra que te haya gustado el booktrailer y la portada, Maribel, agradezco tus palabras.

Hombre, no es que tenga un gran dominio de las nuevas tecnologías, pero me gusta estar enterado. Me he metido en redes sociales y más que lo voy a hacer, creo que son medios fundamentales para darte a conocer. También leo todo lo que cae en mis manos sobre marketing online, tema que me parece muy interesante, y además algo necesario en este mundo 2.0 en el que nos movemos.

El tema de no ficción os aseguro que es algo que merece la pena y me gustaría contarlo, pero como comprenderás ahora mismo es imposible. Es una lástima porque creía que había encontrado un resquicio por el que colarme con un proyecto atractivo, pero al final parece que no puede ser.

Sí, seguiremos trabajando, no queda otra. Y no pienso desanimarme, eso no lo van a conseguir porque creo en mi trabajo. Sólo así podré salir adelante y espero que algún día obtenga mi recompensa.

Un abrazo y feliz finde.

Alicia Uriarte dijo...

Estimado Armando, como en muchas otras ocasiones y tras leer tu texto, podría detenerme en comentar tu talento, dicho sea de paso todas tus frases emanan pincelada del mismo. Pero hoy no. Hoy me voy a explayar refiriéndome a tu talante. Ese que te permite seguir viendo la luz en los momentos que nos invaden las tinieblas. No todos en este mundo han de tener la energía y la fortuna del astro rey. Acaso, los satélites que brillan en la oscuridad son tan importantes para continuar en el camino. Así te veo yo tras la exposición de tus proyectos e ilusiones, a pesar de tantas puertas cruzadas sin obtener el ansiado empujón. Por que de veras es lo único que necesitas. Recurriendo a una de las frases de mi decálogo de supervivencia, “Más vale encender una vela que maldecir la oscuridad”, te diré que me seguiré prestando voluntaria a llevar una de esas velas que tú vayas encendiendo por el camino hasta que salgan definitivamente tus proyectos a la luz.
Te deseo que disfrutes de la Feria del Libro madrileña.

Un abrazo-

Alicia Uriarte dijo...

Por cierto que el booktrailer y la portada los había visto hace días siguiéndote por los entresijos de twitter a traves del cuadro de acceso de esta misma página. Me encantaron. Por cierto que, tras el visionado, nos dejas con la miel en los labios. Me parece estupendo que la difusión vaya por el mayor número de niveles diferentes que el tiempo y tus conocimientos te vayan permitiendo.

Anónimo dijo...

Esto es así, ya lo sabemos, una carrera de fondo, y desde luego tú lo tienes, así que a seguir en la brecha, amigo, que seguro que habrá frutos que recoger de esa energía desplegada
Yo también me veré atrapado por la Feria, seguro, aunque elegiré un momento donde no haya que llevar paraguas
El trailer, inquietante, sugerente, aterrador.....Brrr
Ya sabes que te debo unos dibujos
Un abrazo.JC

José Antonio López Rastoll dijo...

Admiro tu tesón, Armando. Estoy seguro de que llegarás a donde te propongas. Y esa novela tiene muy buena pinta.

Un abrazo desde Alicante.

Sergio G.Ros dijo...

Yo creo que el tesón te llevará lejos, Armando. Como has dicho, tu momento llegará. Quizá no sea hoy, ni mañana, pero llegará.
Un abrazo y mucha suerte, amigo.

Armando Rodera dijo...

Siempre tan generosa con tus comentarios, Alicia, que no sé si merezco realmente. Yo lucho por mis sueños, ya sabes, y lo hago lo mejor que puedo, pero a veces eso no es suficiente.

Creo en mi trabajo, si no no seguiría en la brecha. Sé que no es malo, aunque por supuesto puedo mejorar mucho y en eso estamos. Y lo del talante va por rachas. Antes me cabreaba más, pero tampoco sacaba ningún rédito, aún asumiendo que no he tenido demasiada suerte en determinados momentos. Ahora prefiero tomarme las cosas con más calma y no hacerme ilusiones, así cuando llegue algún momento bueno será muy especial para mí.

Desde luego que contar con el apoyo de gente como tú hace más llevadero este camino. No sabéis lo importante que es para mí, ya que insufla ánimos para seguir en esa senda tan difícil a veces de vadear.

Es verdad, Alicia, no tienes perfil en redes sociales pero puedes seguirme en Twitter a través de la pequeña ventanita en este blog. Unos días atrás había hablado del booktrailer en mis perfiles sociales, pero me parecía oportuno hacerlo también aquí.

Me alegra que te haya gustado el vídeo y la portada, están hechos con mucho cariño. Seguiré trabajando en esos y en otros temas, hay que multiplicar iniciativas en unos momentos tan difíciles para todos.

Gracias de nuevo por tus comentarios. Un abrazo y feliz semana.

Armando Rodera dijo...

Ya sabes, Juan Carlos, que esto es muy complicado. Una carrera de fondo en la que cada vez hay más participantes mejor preparados y la organización va recortando los premios, que es época de vacas flacas.

Si he conseguido dar esa sensación con el trailer me doy por satisfecho. Y sí, esos dibujos me vendrían bien para otras ideas que tengo, ya sabes.

Nos pasaremos más días por la Feria, claro que sí. A los amantes de la literatura es una cita que no se nos puede pasar.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

No me queda otra, José Antonio. Bien sabes tú lo difícil que es este mundillo. Hay mucho talento todavía por descubrir en este país, así que habrá que moverse si queremos asomar la cabeza.

Un abrazo y gracias por apsarte.

Armando Rodera dijo...

Eso esperamos, Sergio, que te voy a contar también a ti. Nos prepararemos para ese momento con nuestras mejores armas, y así no nos pillarán desprevenidos.

Un abrazo.

Mayte Esteban dijo...

Me encanta tu tesón, no te rindas nunca. Que esto está más que difícil lo sabemos bien, pero cualquier paso adelante, por pequeño que sea, nos acerca a la meta.
Ya sabes que tienes un montón de gente, a la que conoces y a la que sólo intuyes, que está esperando poder leerte. Y que te reservan un hueco en sus espacios virtuales para hacerte grande.
A seguir, que no queda otra.

Un abrazo.

Mayte.

Franciso José Jurado dijo...

Querido amigo Armando:

Tarde o temprano, no te quepa la menor duda, lo conseguirás. Porque puedes, porque lo vales y porque te lo mereces. Ojalá hubiera mucha gente como tú en este "mundillo".

Anxana dijo...

Hola, Armando.
Me encanta el booktrailer!!!
Respecto a lo demás, que te voy a decir que no hayan dicho los demás. Cada día es más complicado el mundo editorial, pero hay que mantener la ilusión y seguir intentandolo, sobre todo cuando el problema no reside en la calidad literaria, como es tu caso.
Armando, muchos escritores conocidos quisieran escribir como tu.
Un beso.

Armando Rodera dijo...

Ya lo sabes, Mayte, no podemos rendirnos. Nos encanta lo que hacemos y sólo queremos que nuestros escritos lleguen al mayor número de personas, de un modo u otro.

Muchas gracias por tus palabras de ánimo. Seguiremos luchando para alcanzar nuestros sueños.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Un placer verte por aquí, Paco. No sabes como agradezco tus palabras, me ayudan a creer en lo que hago y me animan a continuar en la brecha.

Ojalá llegue ese momento algún día y pueda compartirlo con todos vosotros.

Un fuerte abrazo.

Armando Rodera dijo...

Me alegra que te gusta el video, Anxana!! Ya sabemos que estamos en una época muy difícil para todos, pero hay que seguir intentándolo.

Muchas gracias por tus cálidas palabras, de verdad. Con gente como vosotros es imposible perder la ilusión, por muchos reveses que nos encontremos por el camino.

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Armando el vídeo es tan bueno que creo que deberías presentarlo junto con el manuscrito como apoyo.

Cuando el sendero caminado se vuelve trillado de tanto andar, lo mejor es buscar otros horizontes, ¿no has probado en enviar tus manuscritos a editoriales en México, Argentina, Uruguay? Tal vez por aquí estpe tu futuro, Amigo,

Besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Pues no lo había pensado, Blanca, pero quizás es una buena idea lo del vídeo. Me alegra que te haya gustado.

Lo de buscar otros horizontes e iniciativas diferentes ya lo estoy mirando, aunque no me había planteado lo que dices. Yo pensaba que las grandes editoriales españolas copaban también el mercado hispanoamericano, pero puedo estar muy equivocado. No sé, no conozco el tema, pero intentaré informarme.

Ya sabes que hay mucha gente que no suele ser profeta en su tierra y se da a conocer en otros sitios (sea en música, cine, literatura o lo que sea) antes que en su propio país.

Muchísimas gracias por tu consejo, es otra opción que habrá que considerar.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, sigo diciendome que yo tuve una buena dosis de fortuna, y que lo mismo que hace dos años y medio se fijaron en mí, a lo mejor hoy no me hubieran hecho ni caso.

Todo está horrible, etc,etc, y sin embargo, a veces hay buenas noticias, y a ellas nos aferramos.

Un abrazo, y ánimo

Armando Rodera dijo...

Ahora es una época mucho más difícil, Blas, eso es cierto, pero nunca se sabe lo que hubiera podido pasar. Tú ya estás dentro y eso es lo que cuenta.

Esperemos que el panorama mejore un poco en los próximos meses.

Un abrazo.