viernes, 6 de mayo de 2011

"EL BOLÍGRAFO DE GEL VERDE", DE ELOY MORENO

Hoy vengo a hablaros de una de las sensaciones literarias de la temporada: "El bolígrafo de gel verde", de Eloy Moreno. El libro ya te llama la atención con un título tan enigmático y esa portada con un hombre agachado, con la cabeza entre las piernas en una actitud aparentemente derrotista. Después, le das la vuelta al ejemplar y al leer la contraportada no nos podemos hacer siquiera una ligera idea de lo que esta obra guarda realmente en su interior.

Antes de leerlo ya me había llamado poderosamente la atención la intrahistoria de cómo esta novela llegó a las librerías. El autor, Eloy Moreno, escribió la historia que quiso y decidió olvidarse del circuito editorial tradicional. Conocía, como muchos de nosotros, las dificultades de entrar en el mismo para un escritor novel. Y se lanzó a la aventura de una manera admirable. Se autoeditó el libro y empezó su propia campaña de marketing y promoción. No sólo con el marketing viral: su página web (no os la perdáis, allí se cuenta toda esta historia más detalladamente) o su grupo en Facebook donde vendía la obra. Eloy cogió también el coche y una maleta llena de ejemplares, recorriendo librerías y centros comerciales para intentar convencer a los libreros de que debían darle una oportunidad a su novela. Se aprestaba en la puerta de los establecimientos y hablaba con los posibles clientes, repartiendo marca páginas, hablándoles de su historia. Y tanto esfuerzo dedicado tuvo su recompensa.


El boca a boca y los numerosos comentarios elogiosos en Internet hicieron el resto. El libro se empezó a vender bien y la editorial Espasa llamó a su puerta. Eloy consiguió un sueño largamente anhelado y su novela empezó a distribuirse en las librerías de toda España. Además se ha convertido en un fenómeno literario, con varias ediciones ya vendidas, siendo uno de los libros destacados en Sant Jordi y en las sucesivas ferias literarias que están teniendo lugar por toda España en esta primavera.

"El bolígrafo de gel verde" es la historia de un hombre que se ve atrapado dentro de su propia vida. Un hombre aparentemente feliz, que vive plácidadamente en su barrio de clase media-alta con todo lo que supuestamente la sociedad concibe como una vida de éxito. Tiene un buen trabajo en una empresa informática, una familia estupenda a la que quiere con locura y todas las comodidades posibles a las que un hombre de su posición puede aspirar. Pero no es oro todo lo que reluce.

El protagonista, del que no se desvela el nombre en ningún momento, se ve atrapado en ese bucle que todos conocemos tan bien: casa, trabajo, coche, colegio de la niña, restaurante, casa de padres o suegros, compras en centro comercial el fin de semana y vuelta a empezar. Una persona que se siente vacía por dentro, prácticamente muerta en vida, y que todas las noches se acuesta con una idea fija en mente, una ilusión por cumplir: cambiar esa rutina asfixiante que no le deja respirar.

El título de la obra hace referencia a esa búsqueda incesante del cambio por parte del personaje, representada en un hecho aparentemente trivial que transmutará su existencia. El protagonista, harto de que le desaparezcan sus bolígrafos dentro de la oficina, decide comprar uno diferente: un bolígrafo de gel verde. De ese modo cree que si le vuelve a desaparecer le será más fácil identificar al ladrón de material al tratarse de un ejemplar único. Este hecho, inocente en apariencia, le llevará por unos derroteros increíbles que son el verdadero leiv motiv de la historia. Un bolígrafo que se convierte en la metáfora de la búsqueda de la felicidad, ese camino inescrutable tan difícil de alcanzar.

Un camino tortuoso que recorreremos junto a este hombre, sintiéndonos atrapados con el devenir de la historia, sufriendo junto a él en sus desgracias e insuflándole ánimos en sus pocos éxitos. Una novela en la que te sumerges sin querer, porque te ves identificado en muchos de los pasajes de la obra. Como esa añorada infancia y juventud en un pueblo apartado de la gran ciudad, disfrutando con tus amigos mientras meriendas pan con nocilla, juegas en el monte, cazas lagartijas o construyes refugios que no sabes si aguantarán.

Y como no, todos podemos sentirnos identificados con esa gran mentira de vida que la sociedad quiere para sus hijos, todos aborregados sin salirse del camino recto: un trabajo estresante o mortalmente aburrido, una hipoteca castradora, la rutina de los atascos por la mañana y por la noche, llegar a casa tardísimo sin ganas de disfrutar de tu mujer o de tus hijos. Una existencia donde los sueños se aparcan y la gran mayoría deja pasar su mejor etapa añorando lo que siempre quiso ser o hacer, pero las circunstancias se lo impidieron.

Pero esta historia va mucho más allá. Lucharemos junto al protagonista para intentar cambiar esa rutina, aunque tenga que pagar un precio desorbitado. Sufriremos al acompañarle en la subida de su Everest particular, en una escena memorable que te dejará sin habla. Y pensaremos, claro que sí, que otra vida es posible.

La obra contiene pasajes maravillosos, escritos casi con cadencia poética. Y reflexiones profundas sobre lo que verdaderamente mueve al ser humano en su incesante búsqueda. Pero lo principal, lo que más te llena, es que se nota a la legua que está escrita con el corazón. El autor nos convierte en cómplices de esta historia, y ese es uno de los grandes aciertos de una trama que lees a grandes bocanadas, buscando ese aire que nos devuelva la libertad de ser nosotros mismos para disfrutar de nuestra existencia.

Una trama escrita con un lenguaje llano, sencillo, que te llega a lo más profundo. Un libro que me ha llegado a emocionar, y sí, lo admito, incluso me ha puesto un nudo en la garganta en algunos momentos, con las lágrimas a punto de derramarse en cascada angustiosa. Una obra narrada en forma de diario, en primera persona, huyendo de artificios ni fórmulas extrañas. Solo el alma puesta al servicio de la palabra escrita, consiguiendo su verdadero objetivo. Hacernos pensar una vez acabadas sus páginas, asumiendo que todos podemos y debemos cambiar algo en nuestras vidas. No tiene que ser un cambio radical, abandonarlo todo y empezar de cero. También los pequeños cambios pueden hacernos aumentar esas cotas de felicidad que son necesarias para mejorar nuestros quehaceres diarios.

En definitiva una novela magnífica con un subyacente ensayo filosófico sobre la vida dentro de su trama, narrada con fuerza por una nueva voz que dará mucho que hablar en el panorama literario español. Un libro que os hará reír y llorar, sufrir y disfrutar, pero sobre todo os hará plantearos la vida de otro modo. Una obra imprescindible que no os debéis perder.

Comprar la descarga en Todoebook

18 comentarios:

Cita dijo...

Ahora sí me he podido leer la reseña enterita, no como la otra vez, que con las prisas...
Lo que me falta es visitar la web del autor, que ahora en cuanto escriba este comentario le echaré un ojo porque me pica la curiosidad por conocer de forma detallada como consiguió vender su libro. Sin duda, el conseguirlo ha sodo todo un éxito (quizá también una pizquita de suerte)

En principio veo que la novela se dibuja como algo de lo más cotidiano, como bien dices, trabajo, colegio, coche, casa... pero me intriga conocer como, un bolígrafo de gel verde va a darle la vuelta a todo.
Si además, me dices que está escrito de una forma llana y sencilla, mas a mi favor para intentar hacerme con un ejemplar, porque últimamente no estoy eligiendo muy bien mis lecturas, me meto en novelas llenas de florituras y enrevesamientos literarios que en ocasiones me llegan a desesperar. Para mi la lectura debe ser algo que no me cueste trabajo, una balsa de aceite en la que disfrutar.
Lo dicho, que lo pongo en cola de la lista de libros que me esperan.
Un beso
Cita

Eloy dijo...

Hola, Armando, te confieso que has conseguido emocionarme con esta preciosa crónica de la novela.

Cada vez que leo este tipo de comentarios me doy cuenta de que ha merecido la pena todo el esfuerzo que hice para dar a conocer esta pequeña historia.

Me alegra saber que he sido capaz de emocionarte con las palabras, que he sido capaz de hacerte sentir, pues eso es lo que persigo cuando escribo, poder transmitir sensaciones.

Me quedo con esa bonita frase que has escrito: "Sólo el alma puesta al servicio de la palabra", maravillosa, me encanta!

Quería darte las gracias porque ésta ha sido, sin duda, una de las mejores crónicas que he leído de la novela.

Aprovecho para animarte en tus proyectos literarios!

Un gran abrazo.

Eloy.

Eloy dijo...

Ah, si no te importa he enlazado este artículo desde la página web de la novela:
http://www.elboligrafodegelverde.com/?page_id=154

Un abrazo!

Armando Rodera dijo...

Me alegra que hayas podido leer la reseña tranquilamente, Cita. Cuando tengas tiempo, puedes pasarte otra vez por la de Corteo, que han ampliado las funciones hasta Junio, por si te interesa.

Te recomiendo también la web de Eloy. Su historia es muy curiosa y nos enseña que a veces merece la pena esforzarte por algo en lo que crees.

Creo que este libro te gustará. Eloy huye de las florituras y dispara directo al corazón, que es lo que de verdad cuenta. Ya nos comentarás si al final lo lees.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Es un placer verte por aquí, Eloy. Me alegra mucho que pases a comentar por este pequeño rinconcito de amantes de la literatura, al que por supuesto estás invitado siempre que quieras.

Me llenan de orgullo tus palabras con respecto a la reseña. Yo también escribo desde el corazón y he hablado de tu novela recordando lo que me hizo sentir en el momento de leerla. Con determinado tipo de películas si me puedo emocionar más fácilmente, pero hacía mucho tiempo que una historia escrita no me hacía sentir de ese modo.

Te has quedado con una frase que resume perfectamente todo lo que estamos comentando. Y sí, puedes darte por satisfecho porque si perseguías el remover nuestras conciencias, el hacernos vivir sensaciones encontradas al leer tu obra, lo has conseguido con creces. Los lectores no son tontos y el éxito de tu novela está demostrando estas tesis.

Por supuesto es un honor que compartas la reseña en tu web o perfiles sociales. Y muchas gracias por tus buenos deseos sobre mis proyectos literarios. Ya sabes lo difícil que es entrar en este mundo, pero yo seguiré intentándolo porque ilusión e ideas no me faltan.

Gracias de nuevo por pasarte por aquí, Eloy. Y enhorabuena por todos tus logros.

Un fuerte abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Excelente entrada, Armando... me has dejado con muchas ganas de leerla. Gracias por compartirlo, amigo, un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, la verdad es que la presentación que realiza en autor en su Web no tiene desperdicio, porque es verdad. La famosa frase: "se me va la vida, del trabajo a casa, de casa al trabajo"

Te hace pensar, que el mundo esta loco. Y los más locos, los que intentan con valentía cambiar lo que no les gusta, puede que sean al final los únicos cuerdos.

Y lo más emocionante, su perseverancia en dar a conocer su libro, con sus propios medios. El propio escritor es una analogía de su libro, me parece.

Estaré atento al libro, ahora mismo tengo una pila pendiente de lectura y me he "prohibido" comprar más hasta que no lea lo pendiente. Lo anotaré.

Un abrazo

Alejandro Laurenza dijo...

Muy interesante, Armando, tanto el libro como la experiencia de vida. Voy a visitar la página del autor!

Un saludo,
Alejandro.

Armando Rodera dijo...

Muchas gracias, Sergio. Es un libro que merece mucho la pena leer, te lo aseguro. Y además, a los noveles nos enseña que los sueños también son alcanzables.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Es cierto, Blas. La novela nos enseña esa encrucijada de caminos en la que se encuentra el protagonista, hastiado de su vida. Pero es que la historia real de superación del autor para dar a conocer su obra es casi una novela en sí misma.

Puedes ponerlo sin duda en la lista y subirlo a los primeros puestos para cuando tengas tiempo, no te arrepentirás.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Agradezco tus palabras, Alejandro. La web de Eloy está muy bien y cuenta con detalle sus propia aventura hasta poder ver su libro publicado por una gran editorial.

Ahora mismo sólo está publicado en España, aunque imagino que dará el salto a América. Aunque sí está en ebook, para el que le interese. Tenéis un enlace directo para su compra y descarga al final de la entrada.

Espero que te guste si llegas a leerlo, ya nos contarás. Un abrazo.

MiánRos dijo...

Hola Armando,
Tenía un pequeño conocimiento de este autor y su novela, y la manera en la que se había basado para darse a conocer, aunque tú lo has contado de manera perfecta y concisa en esta entrada.
Tengo el libro y espero leerlo en breve; sólo el título ya me picó la curiosidad; para que luego digan de la importancia del título.
Un fuerte abrazo, amigo.
Mián Ros

Bruno Nievas dijo...

Gran reseña para un no menos gran libro. Inevitable, si uno piensa que se han juntado un escritor como Eloy, que está llegando al corazón de miles de lectores; y otro escritor, como Armando, que con su inteligencia y su escritura nos está enganchando a todos.
¡Un abrazo y enhorabuena a ambos!

Armando Rodera dijo...

El "boca a oreja" ha hecho que el libro de Eloy tenga un gran éxito, MiánRos, y yo creo que bastante merecido.

Sólo con su esfuerzo ya obtuvo grandes resultados, pero ahora con una gran editorial detrás todo es mucho más fácil. El título es llamativo, la promoción también y la obra deja un grans abor de boca. ¿qué más se puede pedir? Ya verás cuando lo leas, seguro que te gusta.

Gracias por tu comentario, amigo. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Anda, Bruno, no seas exagerado, ja, ja!! Ya fuera de broma, muchas gracias por tus palabras, creo que no se merecen.

El libro de Eloy es magnífico e invito a todo el mundo a leerlo. Yo sólo he contado mis sensaciones tras una lectura que me hizo pensar en lo verdaderamente importante en la vida.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Armando, buen trabajo de análisis del libro de Eloy así como tu granito de arena, con esta estupenda crónica, en la labor de difusión del mismo.

Siempre he pensado que si uno no apuesta por lo que cree ¿Quién lo va a hacer? Y Eloy ha demostrado, con su experiencia, que siempre hay un nuevo camino para llegar a dónde se quiere. No existen atajos para poder publicar libros, parece ser que hay que tragarse todas las curvas del camino. Sin embargo, acaso la opción alternativa sea tomar un itinerario distinto, tal como lo ha demostrado Eloy. Está claro que no es verdad lo de que todo está inventado.

Le deseo a Eloy muchos y buenos compradores de su libro. Armando, sabes que a ti siempre te deseo un buen editor para los tuyos. Sé que llegará el momento.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Agradezco tus palabras de apoyo, Alicia. El libro de Eloy me ha hecho reflexionar y he intentado plasmar en la reseña los sentimientos encontrados al leerlo.

Es cierto que el sector editorial es un ámbito muy cerrado, casi inmovilista. Pero la iniciativa de Eloy y de otros aventureros de las letras nos demuestran que todo se puede conseguir. Esto hace que te replantees las cosas de otra manera.

Esta novela ya ha triunfado, convirtiéndose en un best-seller, pero yo me arriesgo a vaticinarle un camino todavía mejor: el convertirse en long-seller. Son los lectores los que tienen la última palabra.

Gracias por pasarte. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Escribí un comentario para contestarte, Alicia,pero parece que blogguer me lo borró en estos días que ha estado haciendo cosas raras.

Gracias de nuevo por tus palabras. Es cierto que la historia de Eloy es diferente, casi una novela en sí misma. Pero también nos ha demostrado que hay otros caminos para alcanzar nuestros sueños. Y por supuesto, con su novela nos hace reflexionar sobre muchas otras cosas.

Un abrazo.