miércoles, 18 de mayo de 2011

YES, WE CAMP

Tenía pensado escribir este pasado fin de semana sobre algunos detalles de lo que se cuece en el interior del sector editorial, pero la caída general de Blogger me lo impidió y luego me ha estado funcionando bastante mal la página unos días más. Pero voy a esperar todavía un poco para escribir esa entrada, ya que hoy quiero hablar de otro tema. Y no es un asunto baladí, ya que nos concierne a todos. Ya sé que este blog trata sobre literatura, pero por encima de todo somos personas y en estos momentos hay cosas mucho más importantes que un simple rechazo editorial por las que preocuparse de verdad.

Muchos sabréis a lo que se refiere el título de esta entrada, pero otros muchos quizás no. Intentaré poneros en antecedentes, ya que esta bitácora también es leída fuera de España y me gustaría, con este pequeño granito de arena, que la iniciativa que está prendiendo en los corazones de muchos españoles franquease nuestras fronteras para convertirse en un movimiento global.

En España parecía que la gran masa social dormitaba mientras se sucedían las revueltas árabes o las diversas protestas por los recortes en distintas ciudades europeas. Mientras tanto Islandia daba una lección al mundo, silenciado durante mucho tiempo por autoridades y medios de comunicación, obligando a dar con sus huesos en la cárcel a los autores de esta crisis económica mientras sus habitantes se negaban a pagar los desmanes de sus dirigentes en forma de deuda histórica y de forma pacífica empezaban a cambiar su sistema, dándole la vuelta como un calcetín, empezando por una asamblea constituyente que reformaría su Constitución.

Pero en nuestro país, con cinco millones de parados y una situación cada vez más precaria para muchísima gente, parecía que todo esto daba igual. Surgieron pequeñas iniciativas, casi todas a través de redes sociales, como el Nolesvotes, abogando por cambios en la Ley Electoral, que siempre favorece a los mismos grandes partidos. Pero todo esto no fue mucho más allá. Hasta el pasado 15 de Mayo, día elegido por diversas asociaciones para convocar manifestaciones en diferentes ciudades españolas contra un sistema corrupto que ahoga a la clase media, dejándola cada vez más cerca del umbral de la pobreza mientras unos pocos siguen enriqueciéndose pese a la crisis. Colectivos alejados de partidos políticos o sindicatos que intentan aglutinar a un gran número de ciudadanos hartos de la clase política y financiera.

No fueron manifestaciones con un seguimiento masivo, (recuerdo otras imborrables con millones de personas tomando las calles), pero fue un canto a la esperanza. En Madrid demasiada gente hubo siendo el día grande de sus fiestas, por lo que parecía que las conciencias de la gente empezaban a agitarse. Pero lo mejor estaba por llegar.


El lunes 16 de Mayo, gracias a la movilización por redes sociales, se dio el pistoletazo de salida. Para el que no conozca Twitter le diré que ese día, gracias a los Tweets o mensajes de miles de personas en la red incluyendo términos clave como #acampadasol o #spanishrevolution, se consiguió movilizar a mucha gente. Esos hashtags o términos clave de búsqueda en la red social se convirtieron en Trending Topic, siendo tendencia no sólo española, sino mundial en muchos momentos del día. Esa noche se concentró la gente en la Puerta del Sol de Madrid, abogando por un cambio en esta sociedad injusta que cada vez nos aprieta más la soga al cuello.

Allí se dieron cita jóvenes sin futuro, amas de casa, ejecutivos que han perdido su empleo, jubilados que ven recortados sus derechos, hipotecados que no llegan a fin de mes, becarios que nunca se podrán ir de casa de sus padres, familias con todos sus miembros en paro que luchan por subsistir y otras muchas clases de personas que no se ven representados por la clase dirigente. De las miles de personas que se concentraron quedaron unas pocos cientos que decidieron pasar la noche del lunes al martes en la plaza, pero la policía lo impidió. Hubo desalojo y algunos detenidos, cuando allí no hubo ningún conato de violencia. Para muestra, este vídeo.



La indignación subió de nivel y ayer la movilización fue masiva a través de las redes sociales. Los medios de comunicación se hicieron eco (el desalojo de la noche anterior se realizó cuando la prensa se había marchado) y diversas ciudades españolas se sumaron a la iniciativa de convocar asambleas y acampadas en apoyo a este movimiento. Y fue entonces cuando el término #yeswecamp se convirtió en tendencia mundial en Twitter. La llama había prendido. Se sucedieron movilizaciones similares en otros países europeos y los periódicos de otros países empezaron a informar sobre la revolución pacífica que estaba teniendo lugar en España.

Yo estuve allí. Sí, ayer por la tarde fui a la Puerta del Sol, emocionado ante el momento que estaba viviendo, quizás contemplando en directo el primer paso para cambiar un sistema que está caduco. A lo mejor es algo utópico, pero desde luego sin hacer nada no conseguiremos cambiar lo que está hundiendo esta sociedad.

Miles de personas se apiñaban en una plaza a rebosar, en un ambiente festivo, pero sereno y tranquilo. Personas que por su apariencia pertenecían a muy diferentes extractos sociales. Jóvenes universitarios, chicos de instituto, trabajadores, jubilados, niños con sus padres, gente con una pizca de ilusión en sus rostros castigados por una crisis cruel con los más desfavorecidos.

En mi paseo por dónde se podía caminar, cosa imposible en muchos tramos de la Puerta del Sol debido a la avalancha de personas, escuché todo tipo de conversaciones y gestos que me hicieron creer que otro mundo es posible. Un chaval de unos 25 años contándole a un jubilado como era incapaz de encontrar un trabajo siendo licenciado con idiomas y algún que otro máster a sus espaldas. Parejas preocupadas ante el hecho de perderlo todo si los desahuciaban, agravado por el hecho de que la ley española obliga a seguir pagando al banco tu hipoteca, aunque te hayan embargado la casa, si con su venta no se cubre la deuda inicial. Mujeres despedidas de sus trabajos por el simple hecho de quedarse embarazadas. Personas que trabajan en fábricas, e incluso en oficinas, por un mísero sueldo que oscila entre 500 y 700 euros, sin contrato ni seguridad social. Parados que les sale a pagar en la declaración de la renta al haber tenido dos empleadores en el año en curso y un sinfín de casos más, plenos de injusticias sociales, que te ponen los pelos de punta.

Vi pancartas en las que los manifestantes se alejaban de cualquier tendencia política ("Ni fascismo, socialismo, comunismo o capitalismo. No nos gustan los ...ismo"). Otras como "Violencia es cobrar 600 euros" y otras muchas reivindicando la falta de ilusiones ("Sin trabajo, sin casa, sin futuro"). Los allí reunidos cantaban a voz en grito "No tenemos casa, nos quedamos en la plaza", asegurando que aguantarían allí hasta el próximo domingo, fecha de las elecciones municipales y autonómicas. Mientras, más de diez vehículos blindados de la policía y 300 efectivos plantados delante de la sede de la Comunidad de Madrid escrutaban con seriedad lo que allí estaba sucediendo. Aunque claro, esta pasada noche no ha habido desalojo ni carga policial contra el grupo más reducido que ha aguantado allí sin moverse. No les conviene a los dirigentes, ayer había numerosas cámaras.

Piensan además seguir con sus reivindicaciones, convocar asambleas todas las tardes y preparar movilizaciones justo antes de las elecciones. No sé hasta dónde llegará esto, pero quizás estemos viviendo uno de los grandes momentos de la democracia española. Los partidos políticos están asustados y no saben cómo reaccionar. Desde medios de prensa reaccionarios se acusa en algunos momentos de ser movimientos antisistema para luego descalificarlos de pijos o progres. Pero no, es mucho más que todo eso. Es una sociedad harta de que los políticos, sindicatos, empresarios y banqueros hagan y deshagan a su antojo. No hace falta más que ver el fantástico documental "Inside job" para ver la clase de gente que controla nuestros designios. Una clase dirigente enriqueciéndose a ojos vista y fomentando que cada vez haya más pobres. Ellos hunden la economía, la reflotamos entre todos, nosotros nos abrochamos más el cinturón y ellos se llenan los bolsillos a manos llenas. Eso se tiene que acabar a la voz de ya. Otro mundo es posible y creo que entre todos lo podemos conseguir.

20 comentarios:

un ratón dijo...

No se como acabará la cosa ni si conseguiremos algo o no, pero no pienso perdermelo!!!

Armando Rodera dijo...

Bienvenido a este blog, Ratón. Pues de momento tiene mala pinta el asunto. La Junta Electoral ha prohibido la concentración de esta tarde, manda narices...

Saludos.

B. Miosi dijo...

Armando, te felicito por dar a conocer al mundo tu visión de lo que es España en estos momentos. Desde aquí nos llegan noticias, pero siempre tras la cortina de humo de los medios que favorecen a ciertos bandos políticos, como en todas partes. Creo que se está dando una verdadera revolución en España y ya era hora que se dejaran de hablar de tonterías y perseguir a la familia real para saber qué desayunaron y con quién, que son los cotilleos que nos llegan desde allá, dando una pobre imagen de la sociedad española.
Hace tiempo el mundo ha cambiado, pero la gente está alienada por programas de tele baratos, por el facilismo de quedarse en sus casas y ver todo a través de una pantalla, es necesaria la movilización y te felicito por haber participado, que si siguen en sus trece algo tiene que cambiar. La injusticia social que enriquece a unos pocos cada vez más, mientras los que verdaderamente hacen el país lo pasan tan mal.
Felicitaciones por esta entrada, querido Armando, te doy mi solidaridad y apoyo desde aquí, y a todos los españoles: "YES WE CAMP"

Besos,
Blanca

martikka dijo...

Es que ya era hora...y me alegro de que hayas formado parte aunque sea un poco de lo que espero sea una revolución. El problema es que habría que refundar totalmente el sistema. Pero ¿hacia cuál vamos? Quizás el más interesante es el que proponía Platón: el gobierno del filósofo-rey. Que sea un filósofo el que nos gobierne, por cuanto un filósofo no ha de estar movido por el dinero ni por el poder. ¿Sería eso posible en nuestro mundo?

Armando Rodera dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras, Blanca. Por eso quería hacer esta entrada, para dar a conocer lo que está sucediendo, ya que hasta este momento las noticias eran bastante sesgadas.

Pero esto ha cambiado ya, y la "Spanish revolution" no es sólo cabecera de periódicos y telediarios nacionales, sino que otros países europeos empiezan a tener iniciativas similares. Y grandes medios como el Washington Post, Le Figaro o la CNN hablan de nosotros. Por fin me siento orgulloso de ser español y poder participar en algo que espero lleve a cambiar el sistema desde dentro.

Otro mundo es posible y no van a poder con nosotros. La gente se ha cansado de estar aborregada, del famoso "pan y circo", y la gran masa social se da cuenta que no tiene nada que perder al unirse a la causa, bastante hemos perdido ya con la crisis y este sistema corrupto.

Quizás el mayo de 2011 sea estudiado en un futuro como un movimiento singular, pacífico y ciudadano, donde todos pudiéramos dar nuestra opinión para cambiar el mundo. Y nosotros estamos ahí para hacerlo posible.

Gracias por tu apoyo. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Yo aportaré mi granito de arena, Martikka. Ya sea con mis escritos o mensaje en redes sociales animando a la gente a unirse. O participando en las asambleas que están teniendo lugar en la Puerta del Sol. Todos deberíamos hacer lo mismo, para que nuestros dirigentes se den cuenta de que deben contar con nosotros.

De momento los políticos tienen mucho miedo. En los medios ya no se habla de la campaña electoral, sino del movimiento del 15M. El sistema habría que cambiarlo de arriba a abajo, eso es cierto. Lo difícil será conseguirlo y en ello debemos colaborar todos.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Armando, esto no tiene vuelta atrás. Con el lema “ante la indignación, reacción” y otros varios, también en Bilbao cientos de personas están secundado la convocatoria inicial de Democracia Real Aquí no cuenta con la prohibición de la Junta Electoral, como ha ocurrido en otras ciudades. Así las cosas, la gente ha respondido al llamamiento y ha llenado la plaza del teatro Arriaga, que tú tan bien conoces. La intención es, como en todas las capitales, demostrar su repulsa a los políticos.
Hay como unas 400 personas acampadas en la plaza de forma pacífica. En los corrillos hay opiniones para todos los gustos, y se muestran todo tipo de dudas y de consignas sobre cómo seguir el proceso a partir del 22, además de estar atentos a lo que ocurre el resto de España.
Los ciudadanos que pasan por la zona no ocultaban su curiosidad inicialmente. Además, como en Madrid, hay quienes se ofrecen para echar una mano a los reunidos e, incluso, para traerles comida. Otros, como algunos abogados, hablan con los asistentes para ofrecerles su ayuda en caso de ser necesaria. En fin, una fotografía de lo que nos cuentas de Madrid pero en tamaño más pequeño.
Me ha encantado la información de lo vivido en vivo y en directo que nos has dado.
Armando ya hay un antes y un después del 15M y de alguna manera eres testigo de excepción y parte activa de este proceso. Enhorabuena.
Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Hola Armando,

Esto se tenía que haber hecho mucho antes. Parece un tópico, pero es así. Lo que pasa es que ahora España escuece y mucho.
Estoy convencido de que si los españoles saltáramos a la calle con más frecuencia, los políticos no nos torearían de la forma como lo hacen.
Ya basta de signos políticos, de bandos, ahora el único signo con significado es la dignidad.


Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Armando,

Las leyes del capitalismo salvaje siempre apuntan al ajuste, es decir a que las crisis las pague el pueblo. Se reducen así salarios, se recortan subsidios, se achican las empresas generando más y más desempleo. El resultado está a la vista: la gente tiene cada vez menos plata, entonces consume menos, y se genera más crisis.

De este lado del mundo se empezó a salir, allá por el 2003, desoyendo al FMI con sus recetas de probada ineficacia. Se puso el foco en que la gente tenga más dinero. ¿Cómo? Entregando asignaciones familiares por hijo a los más pobres, aumentando las jubiliaciones, tratando siempre de generar empleo (asistiendo incluso desde el Estado a las empresas, para que puedan hacerlo), protegiendo la industria nacional, favoreciendo la sustitución de importaciones, permitiendo la renegociación continua de los salarios de los trabajadores. En fin, todo para que la gente esté un poco mejor (aunque todavía falta mucho), y por lo tanto tenga mayor poder adquisitivo, lo cual se transforma en consumo: con lo cual crecen todas las empresas en general, y en consecuencia el país.

Estas medidas suelen ser tachadas de populismo. Pero dan mejor resultado que el neoliberalismo económico sin restricciones.

Un abrazo y espero que pronto puedan empezar a salir,
Alejandro.

Armando Rodera dijo...

Efectivamente, Alicia, sabía de las concentraciones al lado del Arriaga gracias a mensajes de Twitter. También mis sobrinos políticos han pasado por allí e imagino que, como en el resto de ciudades españolas, cada día hay más gente.

Dentro de un rato me iré de nuevo a Sol y mañana pienso ejercer mi jornada de reflexión donde me venga en gana, diga lo que diga la Junta Electoral. Y quizás otros muchos piensen como yo.

Los ojos de todo el mundo están puestos en España y eso ya es algo. En los telediarios se tiran más de medio programa hablando de este movimiento y luego pasan a comentar la campaña electoral, arrinconada por la fuerza del 15M. Algo está cambiando y tienen que escucharnos porque somos muchos y estamos muy cabreados con esta situación.

Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Llevas toda la razón, José Antonio, pero parecía que aquí sólo nos manifestábamos por la ley antitabaco o nuestro equipo de fútbol. Ya está bien de tanto aborregamiento. Nunca es tarde para reaccionar.

Ojalá todo esto sirva para avanzar en pos de un futuro mejor para todos. Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Me parecen muy buenas ideas, Alejandro, pero dudo mucho que en Europa siguieran vuestro ejemplo. Y de España mejor no hablar, con nuestra especial idiosincrasia no sé lo que ocurriría si intentaran implantar esas medidas.

Lo que está claro es que el capitalismo salvaje nos ha llevado a esta situación. Pero a los que mandan parece que les da igual, no han cambiado el sistema. Las famosas agencias de calificación siguen ahí, haciendo y deshaciendo a su antojo, asustando a los mercados con sólo mover un dedo. Eso no puede seguir así, el mundo tiene que evolucionar. Y tantos millones de personas no pueden estar equivocados a la vez.

Esperemos que esto sirva para algo y los que mandan se den cuenta de que tienen que contar con el pueblo.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Armando, te invito a ti y a los compañeros que te visitan a unas pinceladas de lo que fue mi jornada de reflexión en la Plaza del Arriaga en Bilbao con la entrada que he hecho en el foro de Literatura La nieve. Nunca en distintos y distantes sitios llegamos a estar en un mismo camino como en esta ocasión.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Armando, no tengo nada que decir a ti reportaje. Veo que haces un inciso en los temas literarios para mostrarnos una visión social
Yo simpatizo con toda iniciativa que se movilice para prrtestar por las injusticias, y con éste colectivo también, porque no hay que escarbar mucho para saber que detrás hay juventud, ideales, ganas de construir y de un mundo mejor
Lo que cuestiono y pongo en duda es

1. Los medios empleados: No estoy seguro de que sea la mejor forma la de la sentada

2. La falta de cohesión: Mucha gente lo tiene claro, pero mucha otra está ahí por estar, por apuntarse al sarao, y es libre de hacerlo, pero le resta credibilidad y crea un ambiente festivalero que no cala lo suficiente

3. la solidaridad: El colectivo de comerciantes de la zona está viéndose seriamente perjudicado. En ellos nadie pensó, pero están realmente jodidos

4. El respeto a los valores de la democracia es para todos. Si para bien o para mal hay una prohibición y la sentada es ilegal, el no respetarlo es una muestra de estar por encima de todo y de promulgar "el todo vale" que tanto daño nos está haciendo a todos en muchos aspectos de la vida política de este país.
Por esta regla de tres, cualquiera que no esté de acuerdo con algo se pasa por el forro la ley. Si esto ocurre se acabó el respeto, la convivencia pacífica y se vivirá en un mundo de yo mismo con mi mecanismo

Desde mi profundo respeto por el movimiento y algunas de sus reivindicaciones , que me parecen muy acertadas y que quizá por otra vía deberían llevarse a aprobación en el parlamento, no quería dejar pasar la ocasión para no sólo regalar los oidos con qué guais somos si no para invitar a la reflexión de estos aspectos que creo que también hay que tener en cuenta
Un abrazo a todos.JC

Armando Rodera dijo...

He estado estos días con otras cosas, Alicia, pero ahora me paso por La nieve para ver lo que ocurrió en la explanada anexa al emblemático Arriaga.

Me alegra saber que esta iniciativa ha cuajado en numerosos sitios de España y del mundo.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Sabes que en todo debate son bienvenidos los diferentes puntos de vista, Juan Carlos. Se puede entrar a concretar sobre el fondo o la forma, pero cada uno tiene su opinión, faltaría más.

Es evidente que esta sociedad necesita un cambio y que prefiero ver a los jóvenes manifestándose por algo con sentido que haciendo botellón o sin hacer nada, como la famosa generación Ni-Ni, que también existe. Pero también se puede puntualizar lo que comentas.

1- La sentada. Quizás no sea la mejor opción, pero al final resultó efectiva, y tampoco tenían muchas más pciones, ya que todo fue espontáneo. Empezaron protestando por el desalojo del lunes, las redes sociales llegaron a ebullición y los medios de comunicación, aparte de las prohibiciones, hicieron el resto.

2- Hablas de la falta de cohexión. No sé si has estado allí, yo te hablo de lo que he visto dentro de Sol. El viernes noche fue imposible pasar más allá del Corte Inglés por la marabunta de gente, pero el sábado noche nos metimos en el centro de las jaimas instaladas, viendo con calma lo que allí había instalado.

Un sitio con tan heterogénea cantidad de gente diferente (jóvenes universitarios o de secundaria, familias con niños, ejecutivos cuarentones, ancianos y jubilados, parejas y grupos de treintañeros, etc), sin contar sus diferencias ideológicas o de cuna (allí había gente de izquierdas y de derechas, ateos y católicos, españoles e inmigrantes) tenía una cohesión fuera de lo común, con un grado de organización alucinante.

Allí estaban formadas sus comisiones y cada zona de la miniciudad está dedicada a una cosa: comida, seguridad, comunicación y prensa, biblioteca, guardería, asesoría legal, huerto, lavabos, etc. Más quisieran muchas empresas tener esa organización, te lo aseguro. Y de ambiente festivalero nada. Se hacían llamamientos para que eso no se convirtiera en un botellón y la gente era supercívica. Nada de estar de cachondeo con los amigos, bebiendo y con música. Allí se iba a escuchar, debatir y abogar por un buen número de propuestas que deben escucharse para cambiar esta sociedad.

3 - Hablas de los comercios. Es cierto que en los últimos días han salido en medios al verse afectados y ya se han tomado medidas al quitar carteles y alejarse de determinadas tiendas. Ya se ha aprobado alargar las acampadas pero en otros sitios de la capital, cosa que me parece bien. Que yo sepa los de Sintel, aquella contrata de Telefónica, estuvieron meses acampados en el 2001 en plena Castellana reivindicando sus derechos laborales, y nadie pretendió desalojarlos.

Como hay un límite de carácteres, continúo en el siguiente comentario...

Armando Rodera dijo...

Sigo lo que estaba comentando...

4-Lo del respeto a la legalidad es discutible, por supuesto. Yo estuve allí y no se estaba haciendo nada ilegal. No se protestó contra ninguna persona en particular ni partido político, porque todos tienen la culpa. ("Que no nos representa, que no", grito unánime todos los días). No se obligó a nadie a nada, ni se coartó al que quisiera exponer su postura. La JEC lo prohibió, cierto, pero la gente no lo vió como algo legítimo y se hizo fuerte al ver que ni políticos, jueces o autoridades decían a las claras que allí no se podía estar. Nadie quería salir movido en la foto.

No es que se pasen la democracia por el Arco de Triunfo, ni es el todo vale. Podríamos hablar largo y tendido de lo que es realmente ilegal. Por ejemplo, la cantidad de políticos de todo pelaje que están imputados y siguen viviendo del cuento pasándose la ley por donde yo te diga (algunos como Camps o Fabra son incluso aclamados en sus feudos, cosa que nunca comprenderé). O la cantidad de detalles políticos que quizás sean legales, pero rallan la amoralidad, como los que publicaré en el siguiente comentario para no extenderme demasiado.

Sin hablar, claro está, de esas cosas ilegales que la mayoría de la gente ha hecho alguna vez, aunque suene demagógico: conducir por encima del máximo permitido o hablando por el móvil, saltarnos cualquier tipo de prohibición (bares, ruidos, basuras, obras, etc) o incluso descargarnos cualquier contenido de Internet. Todas esas cosas van contra la legalidad vigente y ni todos vamos a la cárcel, ni nadie se rasga las vestiduras por ello.

Sólo el tiempo nos dirá hacia donde avanza esto, pero está claro que la gente ya se ha hartado y busca soluciones más allá de colores e ideologías. Yo también estoy en paro y puedo entender a mucha gente que está desesperada. Me quedan unos meses de prestación pero la preocupación empieza también a afectarme, como a otros muchos miles de personas. Algunos han perdido la casa, otros, como el millón y medio de familias con todos sus miembros en el paro, no tienen ningún sustento económico. Y te pones a buscar trabajo, pero la realidad te golpea con fuerza. No hay nada. No es de recibo, y te lo digo yo que miro todos los días el infojobs y otros portales de empleo, que te pidan licenciatura o ingeniería, saber de no se cuantas tecnologías distintas, tener varios idiomas o máster, disponibilidad para viajar incluso a otros continentes, flexibilidad horaria, etc, etc, y ofrecer entre 18000 y 21000 euros de sueldo bruto anual. Me parece una auténtica vergüenza, por no llamarlo tomadura de pelo. O en diferentes actividades como el marketing, comunicación, etc, que tienes que saber de todo para que te ofrezcan trabajar de 9 a 7 por 600 euros al mes. Brutos. Muy triste, pero es la realidad. Es lo que hay, y ni aún queriendo lo puedes obtener, porque hay miles de personas como tú, quizás mejor preparadas, quizás más jóvenes y guapas, o quizás con menos escrúpulos que tú a la hora de bajarse los pantalones para obtener un trabajo.

Todo esto debe hacernos reflexionar, sí, pero también nuestros dirigentes deben ver que no pueden mirar para otro lado. En otros países europeos las protestas han sido violentas, por lo que estoy orgulloso de nuestros compatriotas y su civismo. Aunque es evidente que esto tiene que fraguar en algo si no se quiere perder la verdadera esencia del movimiento, intentar que esas reivindicaciones lleguen a buen puerto. Ya sea a través del Congreso o de otra manera todavía por ver. Entre todos debemos hacer un mundo más justo, aunque dependemos de la voluntad de las clases dirigentes. Pero creo, sinceramente, que otro mundo es posible.

Armando Rodera dijo...

Está corriendo por Internet un texto supuestamente escrito por Pérez-Reverte, que no es suyo y que ya había visto anteriormente ligeramente cambiado. Casi todo es sobre los políticos, pero habría mucho que hablar también sobre los empresarios. Como los amigos de Timofónica, actual Movistar, que en su año de beneficios récord aumentan el ERE de 5000 a 9000 personas. Vergonzante.

Dice lo siguiente:

TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes €30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35/40 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados)

INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE, No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que NO se lo bajen.

INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno "derecho de pernada" mientras no se cambien las leyes que lo regula.
¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já."

Anónimo dijo...

Poe supuesto Armando. Empiezo y termino mi entrada manifestando mi simpatía y mi respeto por la iniciativa. No estoy en contra. Mi intención sólo era también reflexionar en tu blog sobre la otra cara de la moneda, que en mi opinión, existe. Mi intención era sólo focalizar concretamente en esta iniciativa, no debatir de los problemas de la sociedad que los hay y muchos,como tú explones, y todos los sufrimos
Yo también creo en un mundo mejor y lo importante es estar ahí y no pasar.
Así que mi entrada no era para criticar si no para debatir
Por cierto, empieza la feria del libro, a ver si vamos a darnos un voltio
Un abrazo.JC
Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Claro, Juan Carlos, tanto tu comentario como el mío ayudan a que este debate no muera, no son críticas hacia las opiniones de nadie. Sabes que la palabra escrita, sin ver a la otra persona delante, puede dar lugar a equívocos, pero no es el caso.

Tenemos muchísimos problemas, eso es cierto, y no veo la solución ni a corto ni medio plazo. Parecía que lo peor había pasado en el 2010, pero este año es catastrófico y lo que nos queda por sufrir. Tendremos que poner todos de nuestra parte, está claro, aunque a mucha gente ya no le queden fuerzas ni ganas.

Habrá que dar tiempo al tiempo, y estar al tanto de lo que ocurra. Mientras tanto intentaremos seguir sobreviviendo sin sufrir demasiado, que no es plan.

Y para ello, como bien dices, habrá que pasarse por la inminente Feria del Libro de Madrid. Siempre es una buena opción para disfrutar de un escenario único que nos visita una vez al año.

Un abrazo.