jueves, 29 de mayo de 2014

"EL COLOR DE LA MALDAD", BESTSELLER INTERNACIONAL EN AMAZON

Faltan escasos días para el lanzamiento a nivel mundial de mi primera obra en inglés con la editorial Thomas & Mercer. El próximo día 24 verá por fin la luz “COLOR OF EVIL”, la versión anglosajona de mi thriller policial “El color de la maldad” y los nervios se van apoderando de mí poco a poco.


En estos días previos a su salida al mercado he visto como iba creciendo el interés por este nuevo proyecto al otro lado del Atlántico. Tras crearme un perfil de autor en Goodreads (si sois usuarios de dicha plataforma os invito a agregarme a vuestros contactos), he comprobado que casi cien personas marcaban mi libro dentro de las obras que estarían interesados a leer en sus próximas lecturas. El famoso "Want to read" que espero siga in crescendo en los próximos días en lo que sería una buena señal para el lanzamiento.

Y no sólo eso. Estoy todavía familiarizándome con dicha plataforma, pero allí me encontré también con el sorteo organizado por el grupo editorial de Amazon Publishing. Entre otros libros, la editorial americana sortea 20 ejemplares físicos de esta novedad entre los usuarios de Goodreads. El único requisito es residir en los Estados Unidos y apuntarse a esta iniciativa. Una iniciativa que cuenta ya con bastantes participantes teniendo en cuenta que yo soy un autor prácticamente desconocido para el gran público anglosajón. Tenéis de plazo hasta el próximo día 3 de Junio, por si estáis interesados.

Con los nervios a flor de piel espero que llegue el ansiado día 24 de junio. Pero mientras tanto el libro original ha querido sumarse a la fiesta, proporcionándome un par de sorpresas muy agradables en estos días finales de mayo. Y es que “El color de la maldad”, casi tres años después de su publicación digital, sigue dándome grandes satisfacciones. De hecho en el día de ayer, 28 de Mayo de 2014, batió todos los registros obtenidos hasta ahora en lo que se refiere a mi andadura con la plataforma de Amazon. Tanto en ventas diarias, como en ranking oficial, ya sea a nivel general o en el particular por categorías, este thriller policial ha alcanzado unos hitos que nunca hubiera imaginado.

Además de recuperar posiciones entre los primeros puestos en la lista de thrillers de Amazon España, lleva también varios días en el Top 10 global de la nueva tienda Kindle mexicana. Allí ha alcanzado incluso en diversas ocasiones el Número 1 total, convirtiéndose en el libro digital más vendido en México. Y en Estados Unidos también ha seguido cosechando éxitos. Después de 634 días en el Top 100 general de Amazon.com, en su plataforma de libros en español, en las últimas horas ha alcanzado sus cotas más altas en sus listas.

      Amazon Best Sellers Rank: #1,890 Paid in Kindle Store
        #1 in Books > Libros en español > Misterio > Suspenso
 
 
Lo que quiere decir, que aparte del Kindle Flash de turno, “El color de la maldad es en estos momentos el libro en español más vendido en Amazon.com, y junto a los resultados de México, lo convierten en bestseller en toda América.

Estos magníficos resultados, y la considerable subida en el ranking general dentro de los millones de libros que contiene la plataforma Kindle, ha supuesto también para mí un hito nunca hasta hoy alcanzado: la entrada en la élite de los autores de la plataforma, aupándome al Top 100 dentro de la categoría de autores destacados en “Police Procedural”. Una increíble sorpresa que me he llevado al ver mi perfil personal, con mi nombre, fotografía y portadas de mis libros en dicha categoría, junto a verdaderas leyendas del género: Michael Connelly, Jo Nesbo, James Patterson, Donna Leon, Henning Mankel y muchos otros de mis ídolos como lector habitual de thrillers.
 
 
Amazon Author Rank

Como comprenderéis estoy en una pequeña nube. Si la versión en español de mi novela más internacional ha conseguido colarse en dichas listas a nivel mundial, espero que su versión anglosajona tenga por lo menos la misma o mejor acogida entre los lectores de habla inglesa. Quedan tan sólo unos días para poder comprobarlo. Hasta entonces seguiremos contando los días y deseando que llegue de una vez el ansiado día 24 de Junio...

Actualización a 30 de Mayo

Esta noche pasada el libro ha seguido subiendo en los rankings americanos, deparándome otras dos grandes sorpresas que quiero inmortalizar en imágenes y compartir con vosotros, ya que no sé si alguna vez volverá a suceder. Y es que por fin, y por primera vez en mis tres años en Amazon, uno de mis libros alcanza el Número 1 global de todos los libros en español de Amazon.com.
 

  
Pero no sólo eso, todavía me he llevado otra agradable sorpresa en esta mañana. Aunque no aparezca en la ficha del libro en español, he considerado que con un ranking general tan bueno en Amazon.com, quizás el libro hubiera entrado también entre los destacados de su categoría en inglés, aunque la novela esté escrita en nuestro idioma. Me he puesto a buscarlo y voilà: "El color de la maldad" se encuentra en el Top 20 dentro de la categoría en inglés de "Police Procedural".
 
 

Y por si fuera poco, me acaba de llegar desde Seattle una caja con mis libros recién impresos. Me gusta mucho el acabado final, estoy muy contento con el resultado. Ahora sólo queda que comience su venta en todo el mundo y el público anglosajón se anime a leer este trepidante thriller.


 

jueves, 8 de mayo de 2014

HISTORIAS DE NUEVA YORK (II)

Nuestro primer fin de semana en la Gran Manzana llegó a su fin, y el lunes comenzó con el tiempo algo revuelto. El cielo amenazaba lluvia, pero eso no iba a arredrarnos. Cogimos el metro hasta Washington Square, dispuestos a patearnos algunos de los barrios más conocidos de Manhattan.

Comenzamos por Greenwich Village, partiendo de la plaza de Washington Square con su famoso Arco de Triunfo. Ya nos habíamos percatado de las diferencias entre el centro de Manhattan y zonas como Brooklyn o Queens, pero en el Village, por mucho que pertenezca también a Manhattan, se distinguen también importantes diferencias con el Midtown.

Casas más señoriales, calles mucho más tranquilas y menos ruidosas, edificios con solera, iglesias victorianas, jardines de corte británico... Ésta fue la zona más bohemia de la ciudad, lugar donde muchos artistas vivieron y trabajaron: actores, escritores, músicos y otras profesiones en las que el talento es una parte primordial del día a día.
 
Recorrimos sus hermosas calles, impregnándonos de esa magia que todavía no ha abandonado el entorno. Pasamos por la casa donde vivió Mark Twain, con una placa que recuerda al gran escritor. El ambiente invitaba a evocar esos tiempos lejanos gracias a una atmósfera especial que nos envolvía por doquier.

Nunca he sido demasiado mitómano, pero no podía marcharme de Nueva York sin verlo con mis propios ojos. Y es que mi serie preferida de todos los tiempos, “Friends”, se rodó en el Village. Tras averiguar en foros la dirección exacta de la famosa fachada de la casa donde vivían los protagonistas, nos dirigimos hacia allí para verla con nuestros propios ojos. He de decir que nos costó encontrarla, pero por fin dimos con ella. Para los interesados, está en la esquina de Bedford Street con Grove Street.
 
Seguimos nuestra ruta recorriendo el Soho, plagado de fastuosas tiendas en locales a la última moda, con buenos precios en algunas marcas americanas que pueden hacer las delicias de los amantes del shopping. Y acabamos en la zona de Chinatown, un lugar que has podido ver en las películas, pero del que no te haces una verdadera idea hasta que no te encuentras inmerso en él. Fascinante en muchos sentidos, aunque a mí no fue de lo que más me gustó de la ciudad.

Nos dimos cuenta de que el barrio chino había fagocitado Little Italy, la antigua zona donde se asentaron los primeros inmigrantes italianos de Nueva York. Ahora queda supeditada a un par de calles y varios locales típicos para turistas, pero todavía conserva su encanto. Allí paramos para comer y reponer fuerzas después de toda la mañana andando.

Las nubes hicieron al final acto de aparición y la jornada se torció, ya que no dejó de llover en toda la tarde. Así que, para no mojarnos demasiado, decidimos invertir el tiempo en visitar centros comerciales. Algunos nos sonaban mucho como los famosos Macy’s o Bloogmindale, pero otros como la cadena Century 21, descubierta gracias a foros de viajeros, fueron todo un descubrimiento. Otro sitio recomendable para comprar grandes marcas a precios muy rebajados: ropa, complementos, regalos y otras muchas cosas.

El martes decidimos visitar nuestro primer gran museo de la ciudad: el Museo de Historia Natural. Una visita alucinante que nos encantó. Tiene exposiciones increíbles como la de los dinosaurios (aquí trabajaba el televisivo Ross Geller, el paleontólogo de “Friends”), la de los meteoritos; las de grandes mamíferos de África o América, escenas de la vida cotidiana de pueblos y tribus de los cinco continentes, etc. Allí estuvimos más de tres horas recorriendo sus inmensas salas, pero te puedes tirar todo el día sin mayor problema, es una visita altamente recomendable.

Nada más salir de allí, en la zona oeste de Central Park, te encuentras con el famoso edificio Dakota, lugar donde vivió y fue asesinado John Lennon. A escasos metros, ya dentro del parque, se encuentra Strawbery Fields con el famoso emblema de “Imagine” en el suelo, plagado de turistas de todo el mundo que querían verlo con sus propios ojos.
 
 

Antes de perdernos por Central Park miré en perspectiva a los dos edificios recién mencionados, comprobando la escasa distancia entre ellos. Mi mente hizo una extraña asociación de ideas y recordé entonces los libros de Douglas Preston y Lincoln Child, con el inefable agente Pendergast como protagonista, una de mis sagas preferidas de ficción. El agente tenía un apartamento en el Dakota y se vio involucrado en numerosas aventuras dentro del Museo, así que el paseo por lo menos le resultaba corto para efectuar sus pesquisas... Tonterías que se le ocurren a uno en medio de la gran ciudad.
 
Recorrimos esa zona del parque, atravesando el Paseo de los Escritores con las estatuas de ilustres como Walter Scott. Más tarde, tras coger el metro, nos acercamos de nuevo a uno de los emblemas de la ciudad con intención de hacer la visita completa subiendo al mirador del Empire State. Aunque antes, también le echamos un vistazo al no menos impresionate Chrysler Building.

Llegamos a la calle 34 y el famoso Empire State nos recibió con su imponente presencia. Tras comprar la entrada y recorrer varios pasillos y ascensores, por fin alcanzamos el piso 86 del inmortal rascacielos. Serían las 6 de la tarde, todavía era de día, y multitud de turistas se agolpaban en la superficie abierta de 360 grados desde la que se ve toda la ciudad y, gracias a la buena visibilidad de la jornada, también los estados cercanos: Nueva Jersey, Masachussets y otros. Ráfagas de aire frío se levantaban de vez en cuando, pero las impresionantes vistas te hacían olvidarlo todo. Unas imágenes impactantes que siempre recordaremos.

Hicimos tiempo, esperando que llegara la noche. El crepúsculo cayó sobre Nueva York y las luces de los edificios se fueron encendiendo poco a poco. Un espectáculo que vivimos extasiados, mientras cada vez iban llegando más visitantes, atraídos por esas vistas que no dejan indiferente a nadie.

Allí arriba me asaltaron también las imágenes de diversas películas donde el Empire State ha sido protagonista: las de King Kong, una comedia romántica con Tom Hanks y Meg Ryan, y sobre todo, la película de cuyas fuentes bebe la anterior: “Affaire to remember”, con los espléndidos Cary Grant y Deborah Kerr. Una de mis películas preferidas de todos los tiempos, en España titulada “Tú y yo”, de la que muchos recordarán la eterna espera del protagonista en lo alto del emblemático edificio, suspirando por la llegada de una mujer que nunca pudo llegar a su destino...

Mitomanías aparte, el martes fue un día para recordar. La tarde terminó con un paseo por Times Square de noche, una zona bulliciosa llena de gente de todo tipo y condición,
con todos los carteles iluminados en una amalgama de luces y colores que pueden incluso llegar a aturdir a los viandantes. 

Pero el miércoles tampoco se quedó atrás. Amaneció buen día y decidimos ir en metro hasta Battery Park, dispuestos a coger el ferry que nos llevaría hasta Liberty Island y Ellis Island. Queríamos visitar la Estatua de la Libertad y la isla de Ellis, lugar al que eran destinados los inmigrantes de principios del siglo XX nada más llegar a Nueva York. 

Quizás fue el único sitio donde esperamos algo de cola en todo el viaje. Y he de añadir que los neoyorkinos organizan muy bien ese tipo de esperas, que no tardaron nada ni en la aduana del aeropuerto JFK, ni en la subida al Empire State.

En menos de media hora compramos las entradas, esperamos la primera cola para el ferry, pasamos los arcos de seguridad, y nos dirigimos hacia nuestra primera parada de la visita turística: la Estatua de la Libertad. El viaje en ferry es cortito pero intenso. Abandonas Manhattan por su lado sur, divisando cada vez más lejano el skyline de los rascacielos de la zona financiera, con la Torre Freedom en lugar destacado.
 

Nos subimos a la parte de arriba del ferry para ir al aire libre y tener mejores perspectivas. Y si increíble es ver alejarse el perfil de la ciudad, más increíble aún es ver como la mole de 96 metros de la estatua se va acercando cada vez más. Otro símbolo de la ciudad que quería conocer in situ, y os aseguro que la visita mereció la pena. Desembarcamos en la isla y recogimos la audioguía que te explica detalles del monumento en varios idiomas.
 
Tras un paseo por la isla, las consiguientes fotos y demás, embarcamos de nuevo en el ferry con destino a nuestra segunda parada: la isla de Ellis. El antiguo edificio de aduanas ha sido convertido en un interesante Museo que merece la pena conocer. Y de nuevo, las imágenes de películas como “El padrino” te asaltarán sin dudarlo...
 
Muchos turistas deciden coger el gratuito ferry a Staten Island, desde el que se ve de lejos la Estatua de la Libertad. Yo aconsejo hacer la ruta que recorrimos nosotros. Sólo cuesta 18 dólares y es muy recomendable. No os arrepentiréis.

Regresamos a la zona de Wall Street, recorriendo el centro financiero del mundo tras reponer fuerzas en un restaurante mexicano: el edificio de la Bolsa de Nueva York, el Federal Hall con la estatua de George Washington, la Zona Cero, Torre Libertad, Trinity Church y otros lugares del imaginario colectivo, como el famoso toro de Wall Street. Un día muy aprovechado en el que acabamos derrotados pero felices tras una nueva jornada maratoniana en la ciudad de los rascacielos.
 

La semana avanzaba, y los sitios indispensables por visitar en nuestro viaje iban siendo tachados de la lista. Todavía quedaban sorpresas por descubrir, pero eso será en el próximo post, el último dedicado a Nueva York. Por lo menos de momento...

sábado, 3 de mayo de 2014

"COLOR OF EVIL" IS COMING SOON!!


He querido comenzar este post con el encabezado en inglés para anunciar una noticia que llevaba mucho tiempo esperando: la publicación de mi primer libro en inglés. Se trata de la versión anglosajona de “El color de la maldad”, que llevará por título definitivo “COLOR OF EVIL”.

Una noticia que me llena de orgullo compartir con todos vosotros después de muchos meses de duro trabajo. Y es que este proyecto no se ha desarrollado como una traducción al uso, en la que al autor le dan ya el libro traducido y no tiene nada más que añadir. Al contrario, he estado involucrado en su proceso, a lo largo de muy diferentes etapas durante más de un año.


Todo comenzó a principios de 2013 gracias a los primeros contactos con la gente de adquisiciones dentro del conglomerado editorial de Amazon Publishing. Tras semanas de conversaciones llegamos a un acuerdo y firmé mi primer contrato internacional en ese primer trimestre del año. Quedaba todavía lo más difícil, pero yo en esos momentos no tenía mucha idea del proceso final.

Me preguntaron si quería trabajar con algún traductor en particular, pero yo no conocía a ninguno. Y la editorial se decidió por el inglés Simon Bruni, un excelente traductor con el que he trabajado muy a gusto durante todo este tiempo, y que recomiendo encarecidamente a cualquier empresa o particular que necesite unos servicios de traducción español-inglés de garantías. Un magnífico profesional que ha realizado un arduo trabajo que espero sepan reconocer los lectores anglosajones. Hace unos días he tenido la suerte de conocerle en Madrid, y juntos recorrimos algunos de los lugares reales de la ciudad que me inspiraron para narrar diversas escenas de la novela original.

Tras la consecución de ese primer borrador traducido se sucedieron numerosas etapas de edición y revisión por parte de diferentes departamentos editoriales, hasta alcanzar el mayor grado de perfección en ese producto final. Meses de conversaciones a tres bandas entre los editores, el traductor y yo, ya que me incluían en todas las conversaciones.

Y es que realmente no han tratado este libro como una traducción al uso, sino que a partir de ese primer borrador han trabajado conmigo como si se tratara de un autor anglosajón. De hecho, he tenido que revisar las diferentes etapas del proceso, todo en inglés, para pulir el texto y revisar cualquier detalle que se nos hubiera podido pasar. En definitiva, que he realizado varias galeradas en un idioma que no domino, un trabajo realmente agotador.

Y es que mi nivel de la lengua de Shakespeare no llega para captar al milímetro todos esos detalles en un manuscrito que se está editando, por lo que el trabajo a tres bandas se antojaba indispensable para llegar a buen puerto. Hasta estos momentos, en los que el libro ya ha sido definitivamente terminado, y se enviará a maquetación e imprenta para su lanzamiento oficial a nivel mundial el próximo 24 de Junio.

Este sello editorial cuenta con Amazon Crossing, que es la editorial que suele publicar los trabajos traducidos de otras lenguas. Pero en mi caso, y es algo que me llena de verdadero orgullo, han decidido apostar por mí e incluir este trabajo en el catálogo de Thomas and Mercer, su editorial especializada en thrillers y novelas de misterio. De hecho, voy a ser el primer autor no anglosajón que publica bajo ese sello. Podéis ver el libro ya incluido entre los próximos lanzamientos dentro de su propia web.


Como he comentado, el libro saldrá a la venta (en papel, ebook y audio-libro) el próximo 24 de Junio a unos precios más que competitivos, tanto en Europa como en América. De hecho, el libro ya está en preventa y se puede adquirir en cualquier formato a través de las diferentes tiendas Kindle.

Como comprenderéis, deseo que llegue cuanto antes el próximo día 24 de Junio, a escasos días de mi cumpleaños. Sólo espero desembarcar con buen pie en el inmenso mercado anglosajón y que “Color of evil” tenga tan buena aceptación en inglés como ha tenido a lo largo de estos últimos tres años entre los lectores en mi idioma, donde se ha mantenido siempre en el podio de los policiales en español más vendidos en toda América. Sería un regalo magnífico que recordaría siempre.

He creado también una página de Facebok en inglés sobre esta novela, en la que iré contando novedades y todos los detalles relativos al lanzamiento del libro y su posterior publicación. Si os apetece uniros a la página y compartir vuestros comentarios con los demás usuarios seréis más que bienvenidos.

Hasta entonces seguiré con los nervios del estreno, deseando que llegue ese día que espero marque un punto de inflexión importante en mi carrera literaria. Y por supuesto, espero que todos vosotros sigáis apoyándome como habéis hecho desde el principio.